La pelirroja, de Roberto Estrada

La Pelirroja, de Roberto Estrada (Atmósfera literaria) por Jack Brown

Hacía tiempo que quería leer esta obra del veterano novelista Roberto Estrada Burgeois, un autor cubano que ha explorado diferentes subgéneros literarios a lo largo de las últimas tres décadas. A su pluma debemos novelas como Trenco (1986) y La puerta del mar cuántico (2008), y novelas históricas como Modigliani (1999) La Condesa de la Habana (2009) y la reciente Metamundo/Willy Capote (2017). Con La pelirroja, publicada por Atmósfera Literaria en 2016, Roberto Estrada se ha dado una peculiar zambullida en la novela negra.
Digo peculiar porque Estrada ha querido explorar el tema del asesino en serie como una importación europea, y sumergiendo al psicópata de turno en la Cuba posterior al periodo Especial en Tiempos de Guerra, una suerte de estado de sitio civil singular que se inició en los años 90 tras la caída del bloque comunista y que, de algún modo, presuntos aperturismos incluidos, subsiste hasta la actualidad.
La pelirroja narra la historia de dos personajes: Juan Luis Higuera, un empresario de origen Vasco, locuaz en la descripción de sus compulsiones y pintoresco asesino en serie que mata para saciar su apetito sexual, y Pedro Anduz, el atribulado ex soldado de la guerra de Angola, que regresa a la decadencia nacional con una mutilación que lo convierte en un marginal de casi todo su entorno. Como puente argumental y detonador dramático entre ambos protagonistas, tenemos a Nilda, una joven y atractiva pelirroja que ejerce la prostitución y que resulta ser la antítesis de la femme fatale –fatale solo para sí misma–, pero que dispara y mancha de rojo escarlata el pavimentado camino de buenas (y vengativas) intenciones del desesperado Pedro Andux.
Llama la atención la crueldad de esta novela. Hay crueldad en el vacío existencial de su protagonista, abandonado en su limbo personal después de una contienda que lo ha roto de manera singular. Hay también extrema crueldad en el asesino en serie que se ceba con las prostitutas de esa ciudad (la Habana) que de pronto ha dado un salto al pasado para convertirse en un paraíso tropical para el turismo sexual donde casi todo vale y la causa que refresca parece nublar las mentes progresistas. Pero, sobre todo, hay crueldad en el desánimo que exhiben los personajes a lo largo de toda la obra. No es una cuestión de sangre y asesinatos extravagantes, sino de la desidia que exuda de la gente de una isla atrapada en la perenne filosofía gubernamental de Plaza sitiada y el braceo de supervivencia diaria de la gran mayoría de la población.
Estrada recorre las calles de la Habana, poniendo en juego sus desalentadas piezas humanas, buscando ángulos sociales a destacar con sus diálogos, hermanando hábilmente su ficción crítica con la obra de otros autores tan interesantes como Leonardo Padura (autor de la serie Las cuatro estaciones), Amir Valle (serie de Alain Bec) y las novelas neopoliciales de Lorenzo Lunar.
La pelirroja es una novela ágil, incisiva, que no merodea, cuya dinámica multifocal de personajes funciona muy bien a la hora de cubrir los diferentes niveles de la propuesta argumental. Hay un mínimo de retrospectivas y la narrativa fluye en el avance, solventada por la picaresca criolla y un lenguaje salpimentado de hermosura vernácula. Es una historia que se lee muy rápido y que atrapa nuestro interés desde el principio
Quizás, como contrapunto a lo que nos tiene acostumbrado la retórica del héroe del pueblo encarnado en casi cada protagonista de la literatura neopolicial cubana, es la primera vez que un autor de esos lares nos muestra un psico-killer mucho más empático que el propio investigador. Es, probablemente, parte de ese tufo de cadáver urbano que desprende cada rincón de esa novela, como un mensaje que nos recuerde el error de la soberbia ideológica y los destinos truncados que han conducido a toda una sociedad a un oscuro cul-de-sac histórico, despojándola de esperanza.
COMPRAR: La pelirroja

El enigma de la calle Sallent, Laurentino Vélez-Pelligrini

El enigma de la calle Sallent, Laurentino-Vélez Pelligrini, 2016. por GRAZIELLA MORENO

Serial Ediciones.

AUTOR: Laurentino Vélez-Pellegrini (1969). Sociólogo de la cultura y ensayista, es autor de “Minorías sexuales y sociología de la diferencia” (Ed. Montesinos, 2008) y de “Sujetos de un contradiscurso” (Ediciones Bellaterra, 2011). En los últimos años evolucionó desde las ciencias sociales al ámbito de la teoría y crítica literaria.

Es coordinador de las “Mesas negras” del Centro Cultural “La Bóbila”. Por otra parte fue colaborador de la desaparecida revista digital “Bearn Black”, donde ejerció como comentarista literario. En la actualidad forma parte de la revista Calibre38, en la que se ocupa de la sección “Interrogatorios”, dedicada a entrevistas a autores de novela negra y policial.

También gestiona el blog, el Dietario Cultural de Laurentino Vélez-Pelligrini.

Esta es su primera novela y el inicio de una trilogía con el mismo protagonista.

SINOPSI: Dos Unidades Móviles de Acuda de una importante empresa de seguridad privada, la APS, son requeridas para acudir a los archivos de la entidad de crédito Financial Corporation, situados en la calle Sallent de Rubí. el sistema de alarma de Financial Corporation indica que la compañía ha sufrido la entrada de un extraño. Personados en el lugar, los equipos de vigilancia descubren que su compañera, Susana Lardeira, ha sido asesinada.

El detective de los Mossos d´Esquadra,Conrado Buitrón, un policía de carácter agrio y sin vocación, repleto de dudas sobre sí mismo y la conducta humana es asignado al caso en calidad de refuerzo a los responsables de la investigación: el sargento Jorge Rus y el cabo Sergio Caballero. A través de la narración en primera persona, el detective Bruitrón nos lleva por el opaco mundo de la seguridad privada, sus reglas, no escritas y sus grandes intereses económicos, al tiempo que va surgiendo a la superficie el drámatico pasado de los personajes que dominan la trama y el origen de sus peores actos. La novela nos habla, no solo de los males de una sociedad dominada por las altas tecnologías y las redes sociales, sinto también del compañerismo y de la amistad.

RESEÑA: A lo largo de 365 páginas el autor desarrolla una trama compleja en la que valores como la compasión, la solidaridad, la camaradería y los sueños incomplidos de los personajes, dibujan un mapa de sentimientos. No se trata únicamente de la resolución de un asesinato, sino de exponer realidades personales y sociales que explican los actos de los tipos humanos que aparecen en la historia. En palabras del propio autor: “De cómo a veces nos encerramos en nosotros mismos, sin preocuparnos demasiado de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor”. Estamos ante una obra coral, en la que Conrado Buitrón, miembro de los Mossos d´Esquadra narra en primera persona su experiencia profesional y personal, un protagonista que evoluciona a lo largo de la trama. El resto de la narración, en tercera persona, nos lleva a conocer los entresijos de la seguridad privada, uno de los puntos fuertes de la novela y nos deja frases como ésta: “El mundo de la seguridad privada es el primero interesado en que no se pueda caminar por la calle y que quienes más tienen, pretendan proteger lo suyo”. Intriga, corrupción y un asesinato. Real como la vida.

COMPRAR: El enigma de la calle Sallent

Demasiado ruido, de Javier Abásolo

Demasiado ruido – José Javier Abásolo – Novela negra – Erein por DAVID GÓMEZ

Tenía pendiente leer a José Javier Abasolo, pues había publicado muchas de sus novelas como novedades en el blog, pero todavía no había tenido la oportunidad de enfrentarme a una de ellas. Además, había leído varias reseñas de sus anteriores novelas y en casi todas le dejaban muy bien. Era un autor negrocriminal que debía leer y por fin he tenido la oportunidad y el resultado ha sido óptimo.

Lo primero que salta a la vista cuando les al autor vasco es su gran sentido del humor, un humor negro, ironía en estado puro. El autor no pierde la oportunidad de regalarnos una sonrisa y eso hace que la lectura sea un poco más cómoda y también una buena forma de hablarnos de duros temas, pero con un poco más de distancia, para que no duele tanto.

Lo segundo, se podría llamar el perfume negrocriminal vasco o quizás vea similitudes en el hacer de los autores por encontrarse muchas de las tramas situadas en Bilbao y recorrer la famosa calle San Francisco foco muchas veces de problemas.

Pero la conexión vasca no acaba aquí en Demasiado ruido, ya que José Javier Abasolo conecta en esta novela con, Touré, uno de los  personajes principales de las novelas de Jon Arretxe, otro de los autores de la editorial Erein, que aprovecho para recomendar.

En Demasiado ruido os encontraréis con una trama muy trabajada con continuos saltos en el tiempo que, en un primer momento, podríamos pensar que nos descolocaran, pero que no es así por el buen hacer del escritor.

Como podréis comprobar el centro de la novela será el asesinato de un mendigo y a partir de ahí se irá deshilachando la novela, con los mencionados saltos en el tiempo, en días anteriores y días posteriores a ese asesinato aportando al lector los suficientes datos para ir completando la narración global de la novela.

Un detalle, o como mínimo yo lo he vivido así. No me ha resultado fácil congeniar con el protagonista de la novela, un antihéroe de tomo y lomo. Me ha parecido un tipo bastante especial e incluso al principio de la novela me produjo rechazo, aunque luego con sus acciones fue mejorando mi relación con él, pero sin quererlo en mi mesa.

Como punto negativo el epílogo (último capítulo). Creo que las explicaciones sobran y hacen que la intensidad del final sea menor. A mí personalmente me gusta más dejar algo de trabajo a los lectores.

Y dejo un gran momento para el final. ¿Por qué la novela se titula Demasiado ruido? ¿Cómo se pueden liar las cosas así? Como siempre dejo que lo descubráis, pues es un momento de esos que los lectores negrocriminales aman por lo fuera de juego que está todo.

COMPRAR: Demasiado ruido

Editorial: Erein

Páginas: 424