Muerte helada, Ian Rankin

Muerte helada – Ian Rankin – RBA

Pocos inviernos en Edimburgo han sido tan largos y fríos como este. Pero la temperatura no es lo único que deja helado al inspector John Rebus. De la nada, surgen una serie de extrañas incógnitas para las que Rebus no encuentra respuesta y todas ellas conducen a las altas esferas políticas de la ciudad y del país. Esta vez, el pesimismo teñido de sarcasmo del inspector Rebus puede estar más justificado que nunca. Esta vez, los culpables pueden encontrarse fuera del alcance de la justicia.

Comprar: Muerte helada

Probaréis el frío acero de mi venganza, Pascual Ulpiano

Probaréis el frío acero de mi venganza – Pascual Ulpiano por David Gómez

Es todo un placer comprobar que existen editoriales de nuevo corte como 66 rpm que apuestan por publicaciones como la de antaño. Os estoy hablando de esas publicaciones que le cogíamos prestadas a nuestros abuelos, novelas de a duro, novelas de vaqueros, novelas policiales, pequeñas, de pocas páginas, muchas escritas bajo pseudónimo y que tantas buenas tardes nos habían hecho pasar.

Quizás los más jóvenes no las conozcan o no las recuerden, pero para que os hagáis una idea el formato sería como la mitad de una novela convencional. En concreto, Probaréis el frío acero de mi venganza mide 19 por 12,5 cm y como buena novela de a duro escrita bajo pseudónimo, Pascual Ulpiano.

No es ningún misterio que Alberto Valle es quién se “esconde” detrás de dicho pseudónimo. Colaborador en diversas publicaciones musicales, dirige su propio programa de radio, El Aperitivo del Ritual y con Probaréis el frío acero de mi venganza continua la Serie Palop después de Palop juega sucio (Base, 2015) y Malas noticias, es Palop (Base, 2016) y por lo que he podido ver también publicadas en el mismo formato.

El pasado Sant Jordi era una de las novedades que había en la mesa de la librería Somnegra y fue una de las más vendidas ese día confirmando que a los lectores les gustan las novelas con ese perfume a años ochenta, directas y con un único objetivo: entretener.

También debería añadir que la mayoría de esas novelas estaban destinadas a un público masculino y que Probaréis el frío acero de mi venganza no se esconde de ello advirtiendo en la portada: Sólo adultos. Al ver esa dos palabras han corrido miles de imágenes por mi cabeza de esos años de mi juventud en la que la muerte de Franco también sirvió para llenar las estancos, como el de mi pueblo, de revistas Sólo para adultos.

No había leído ninguna de las anteriores entregas y tenía curiosidad por ver cómo se las gastaba Palop. Y no ha defraudado al no dejar títere con cabeza desde el minuto uno. No apta para estómagos delicados por su extrema violencia, por otro lado, típica de esas novelas de antaño en la que se buscaba impactar a los lectores, puro pulp.

Dicen los entendidos que Palop se ha dulcificado un poco respecto a sus anteriores entregas. No me quiero ni imaginar cómo debería ser.

Me ha gustado una frase que he leído para definir de forma definitiva la novela: que bestia, que divertida y que bien me lo estoy pasando.

Yo de vosotros no me podría mi mejor traje para iniciar la lectura.

Comprar: Probaréis el frio acero de mi venganza

 

 

 

Título: Probaréis el frío acero de mi venganza

Editorial: 66rpm

Páginas: 124

 

Un nido de víboras, Andrea Camilleri

Un nido de víboras – Andrea Camilleri por Germán González

El último caso del comisario Salvo Montalbano, el que hace número 26 de la serie si se incluyen los libros de relatos cortos, es un caramelo envenenado. Nadie como Andrea Camilleri con su pluma sencilla y refrescante para tejer con paciencia una telaraña que atrape al lector en unas páginas con complicidades, diálogos ingeniosos, misterio, humor y ese carácter tan hospitalario que garantiza cualquier novela del genio siciliano. Pero cuando menos te lo espera el autor, en este caso como una araña, clava su aguijón y te muestra una historia dura, áspera y atroz, que sorprende, repele y admiras.

Sin duda ‘Un nido de víboras‘, escrita hace más de ocho años pero que llega ahora a España, nos muestra a un Montalbano que pese a dar ejemplos claros de su decadencia como detective aún puede permitirse dar lecciones a cualquier investigador de papel que asome por las estanterías. El comisario está acompañado de todo su habitual repertorio de peleas con Livia, comidas en el restaurante de Enzo, mujeres arrebatadoras, la perversión del lenguaje de Catarella y la eterna eficiencia de sus colaboradores Mimí y Fazio. Pero la resolución del caso de asesinato de un contable que no es lo que parece enseña al lector que Camilleri no es siempre un autor amable sino que sabe ofrecer la peor cara del delito y dejarle con una duda filosófica sobre si existen razones para entender el mal.

Montalbano investiga un crimen cometido en una casa de veraneo de un jubilado. A medida que se conocen más detalles sobre su vida y la de su familia se nos muestra, como capas de cebolla, que hay mucho oculto. En este caso para resolver el asesinato antes deberá entender las pasiones ocultas que hay en cada persona. Esta vez Sicilia no será un personaje más en el devenir de la trama pero sigue de fondo, como el paisaje ideal para que el autor vuelva a dar una lección universal de los motivos que mueven a la mujer o al hombre para desprenderse de su humanidad y convertirse en mensajeros de la muerte.

Camilleri nació en Porto Empedocle, en Sicilia, una ciudad que adoptó el nombre de Vigata por la popularidad de sus novelas. En 1994 crea el personaje de Montalbano que le ha granjeado fama internacional, no sólo en las listas italianas. Sin duda es el padre de la novela negra contemporánea en su país y está reconocido como uno de los más importantes e influyentes en Europa. Ha ganado numerosos galardones como el Premio Pepe Carvalho en Barcelona.