Tiempo de ratas, Marc Moreno

Tiempo de ratas, de Marc Moreno

TIEMPO DE RATAS de Marc Moreno por Ramona Solé

Comprar: Tiempo de ratas

“Todo esto empieza con un tío que tiene que largarse porque se lo quieren cargar. Tiene casi ocho kilos de cocaína en casa y solo ve una salida posible. Si deja la droga en su piso, ya se puede despedir de ella. Si se la lleva, corre el riesgo de que lo pillen con el marrón encima. Así que piensa en el chaval de diecinueve años que vive en la puerta de al lado. Cruza el rellano, llama al timbre y, cuando el vecino abre, le enchufa la mochila negra con los ocho kilos de droga.
-Esconde la mochila debajo de la cama hasta que pueda volver a buscarla. Y de esto, ¡ni una palabra!”
Novela ganadora del VIII premio Crims de Tinta. Un premio bien merecido, por la novela más negra escrita hasta el momento por el autor.
Marc Moreno nos habla sin rodeos de drogas, prostitución, maltratos, pobreza… Con diálogos perfectos y, algunos toques de humor atravesando pensamientos y sentimientos. Un conjunto de elementos que nos engancharán y harán que estemos sufriendo constantemente por los protagonistas. Empatizamos con Eloy Des del minuto cero. Un chico que quizás habría podido aspirar a un futuro diferente, si aquel día, no hubiera abierto la puerta.
Seres marginales viviendo entre ratas y convirtiéndose en una más. Violencia, a veces con escenas crudas e impactantes, pero creíbles en todo momento, debido al entorno y las circunstancias en que se mueven los personajes.
El autor ha trabajado muy bien la manera de hablar y actuar de los protagonistas, y de los que los rodean. Conoce bien los escenarios en que los sitúa, el barrio barcelonés de la Verneda, y en consecuencia retrata lugares y personas con toda precisión, nos da una idea muy exacta de la situación personal de cada uno y de las pocas salidas que tienen.
Leeremos el libro como si estuviéramos viendo la película, de la voz de un narrador muy especial. Nos absorberá la consecución de obstáculos a los que se han de enfrentar unos chicos, que parece que estén destinados a la catástrofe. Seguiremos también los movimientos de la mochila durante todo el libro, y nos tendrán tan enganchados como los mismos protagonistas. El conjunto hará que el ritmo de lectura vaya acelerando al compás Pulp que nos marca el autor. Viviremos intensamente, con Eloy y sus amigos, la desesperación de una vida sin objetivos a largo plazo, la tentación al alcance de la mano, y los problemas que muchas veces provocan ellos mismos, guiándose por la tendencia a la autodestrucción que cargan inconscientemente. Adicciones, amor, sexo, odios, venganzas… Los pronósticos no son muy favorables, pero los lectores no podemos, ni queremos, perder la esperanza.
El autor nos muestra una realidad dura que nos esforzamos en ignorar, como si eso pudiera hacerla desaparecer. Leyendo esta novela, nadie podrá quedar indiferente. Nos garantiza momentos de rabia, de tensión, de sufrimiento, y nos abre los ojos a una verdad que tenemos más cerca de lo que imaginamos, y que es muy distinta a la Barcelona turística que venden en los folletos.

Marc Moreno

Marc Moreno, nacido en Barcelona en 1977. Es periodista, escritor y editor. Ha creado la editorial Llibres del Delicte, donde publica obras de novela criminal, y a partir de la que también ha abierto la línea DeLite, y otra de ensayos.
Ejerció como redactor jefe de la revista Evasión, y colabora habitualmente en diferentes medios de comunicación.
Como escritor ha publicado las novelas Cabdills (2011), Independència d’interessos (2013), Els Silencis dels pactes (2014), La Reina de Diamants, coautor con Sebastià Bennasar, Lluís Llort i Salvador Macip (2014), Contra l’Aparador (2015), y Temps de Rates, ganadora del VIII premio Crims de Tinta, convocado por la editorial RBA.

Reseña: Cuatro letras, de Esther Chinarro

Cuatro letras, de Esther Chinarro

Cuatro Letras de Esther Chinarro. Editorial Universo de Letras por Germán González

Para los amantes de las novelas de misterio clásicas no hay mejor escenario para un crimen que una biblioteca. Será por la liturgia del escenario, con su escalera de caracol, sus estanterías llenas de libros o su suelo de madera. O tal vez por la complicidad en el guiño de hacer aparecer un cadáver en el lugar donde duermen ejemplares como el que leemos. Lo que está claro es que todas las bibliotecas con muertes tienen su encanto, ya sea una en una casa victoriana perdida en la campiña inglesa, entonces habría que poner en la decoración un mueble bar con botellas de vino dulce, o bien una pública abarrotada de estudiantes como son las universitarias.

Es precisamente una biblioteca de estas características la que juega un papel fundamental en la nueva novela de Esther Chinarro (Madrid 1972). Se trata de un libro ameno, con pocas páginas, ágil y bien resuelto, principalmente gracias al conocimiento que tiene la autora de la naturaleza humana y su forma de interactuar con los demás. La actualidad que rebosa la obra, en el que se pueden encontrar problemáticas que afectan hoy en día a la sociedad, junto con su capacidad de recomponer como un puzzle todas las pistas que van saliendo a lo largo de su historia, permite que el lector disfrute un rato entretenido y demuestra, de nuevo, que no hace falta escribir novelas de misterio con miles de páginas y crímenes rocambolescos para garantizar una buena lectura.

En su anterior novela, ‘Lección mortal’, Esther Chinarro nos presentaba con una sencillez incontestable una sólida historia de crimen y misterio. Era su primera incursión en este género y ya reseñamos aquí que su éxito radicaba simplemente en su originalidad y singularidad. Su segundo libro demuestra que Chinarro ha perfeccionado su método de escribir novela negra. Lejos de una trama más pretenciosa que la primera, en la que se buscaba a uno de los asesinos en serie más prolíficos de la historia criminal española, la autora narra simplemente una investigación centrada en una muerte en una universidad, con un trasfondo relacionado con tráfico de estupefacientes. Y lo hace a partir de una novela coral en la que ofrece una enorme variedad de puntos de vista de la acción a partir de varios personajes sin que se resienta en el ritmo o la evolución de la historia.

Sin duda el gran acierto de la nueva novela negra de esta autora está en la definición de unos personajes que mantienen el máximo suspense a lo largo de la historia, son capaces de sorprender en algunos momentos (sigue con su particularidad de mostrar algunos que no son lo que parecen) y aguantan una historia que queda resuelta bastante pronto. Pese a que a veces peca de describir demasiado los antecedentes vitales de algunos de los protagonistas o hacerlos caer en algunos estereotipos (como el jefe policial desencantado o el agente que ve peligrar ser la mano derecha de su superior por una nueva compañera), la autora demuestra su buen conocimiento de la psicología humana para hacer empatizar al lector con sus personajes y ser capaz de hacerlos evolucionar con todas sus sensaciones.

En la narración de Chinarro se nota su pasión por la literatura además de saber explotar su amplio dominio de la actualidad gracias a su profesión de periodista. De esta forma, la historia gana en muchos matices de autenticidad sin perder en ningún momento su carácter de ficción. Cuatro letras es la segunda novela policíaca tras Lección mortal que se autoeditó en Amazon en 2014. Además, publicó en 2016 la colección de relatos titulada Nombres de Mujer y prepara otro bajo el nombre de Siluetas.

Club de lectura A Quemarropa

Club de lectura A Quemarropa

Comunicado importante!!!

SomNegra y sus secuaces se han reunido para dictaminar que se necesitan colaboradores para nuevos atracos. Así que si eres un amante del género negro y te gusta leer tu sitio como siempre es SomNegra.

Estamos montando banda de criminales que le apetezca un club de lectura con las mejores novelas negras. Así que si te apetece envía mail a mado@somnegra.com o pásate por SomNegraBCN (C/Aragó,108) e inscríbete.

En estas reuniones contaremos con muchos de los más peligrosos autores para que podáis compartir vuestras lecturas con ellos.

En cuanto la banda esté completa comenzamos los atracos.

Felices lecturas en negro.