El cazador de la oscuridad, de Donato Carrisi

compartir

El cazador de la oscuridad – Donato Carrisi – Duomo ediciones por GERMÁN GONZÁLEZ

En Roma, el mal sólo puede estar en un lugar: El Vaticano. Esta premisa, que puede ser considerada una alegoría del libro y que para nada desvela la trama de la obra de Donato Carrisi, ofrece una idea del tipo de novela negra que nos propone el autor. La mezcla de misterios ocultos por la Iglesia con elementos de intriga, crímenes espeluznantes, un asesino en serie que sigue su particular código de conducta y unos investigadores atípicos siempre han dado los mejores resultados para explicar una historia y tener éxito de público y sino que se lo cuenten a Dan Brawn.
Se nota que Carrisi no sólo es un apasionado de su ciudad sino que la conoce a fondo, lo que le permite ubicar espacios inquietantes. El libro es una muestra de lugares perdidos en los que ubicar crímenes, como unos jardines en el Vaticano o una antigua ‘escuela’ para niños con tendencias homicidas. Y es que ‘El cazador de la oscuridad‘ demuestra que la fascinación y la justificación del mal siempre ha existido desde el punto de vista más práctico, ya que sin la maldad no puede existir la bondad. Carrisi sigue con la estela de su primera obra de esta saga, ‘El tribunal de las almas‘, para seguir escarbando en dos instituciones que han permanecido en un segundo plano en la Iglesia, este tribunal y los penitenciarios, y que han permitido crear personajes atractivos.
Y es que uno de los principales aciertos de la novela entre numerosos tópicos está en crear una atípica pareja de investigadores dotados de una especial capacidad de observación que permite entrar a fondo en el misterio mientras que el resto daba palos de ciego. Los dos comparten la opresión de que deben alcanzar la expiación por algún pecado cometido en el pasado, aunque no aparece de forma explícita, o la sensación de haberlo cometido.
Por un lado está Sandra que pese a ser policía tiene una tarea que podría ser considerada como secundaria: es fotógrafo forense y de las primeras en llegar a la escena del crimen para detallar los indicios y las pruebas antes de los técnicos. Gracias a ella nos enteramos de que es fundamental ver más allá de lo evidente así como a hacer caso de cualquier persona, ya que nunca se sabe quien te puede ofrecer un detalle clave. Pese a que el ímpetu de Sandra por atrapar al asesino resultará fatal, Carrisi nos muestra una mujer decidida que es capaz de enfrentarse a sus miedos para alcanzar su objetivo.
Pero el atormentado por excelencia de la novela es Marcus, el penitenciario (cargo que no se puede aclarar aquí sin desvelar secretos de la obra), que emprende su cruzada personal no sólo para atrapar al asesino que aterroriza Roma sino también por buscar un sentido a su existencia. Su rebeldía le obligará a enfrentarse a sus superiores y a confirmar que toda su vida ha sido, hasta el momento, un cúmulo de pruebas para afinar su don: ser capaz de detectar el mal. De hecho, parece que el protagonista deba transitar por el grueso de la novela para justificar la prueba inicial a la que le someten y que no les desvelada hasta el final.
Junto a ellos Carrisi comete la torpeza de no perfilar numerosos personajes secundarios que podrían ofrecer un complemento ideal para desarrollar todavía más los misterios de la Iglesia o la razón del mal y, sin embargo, le quedan bastante planos . A tenor de la resolución no se entienden ciertas conexiones que hacen los investigadores ni ofrece la explicación plausible a ataques, algunos mortales que sufren varios secundarios personajes. Ni siquiera la razón de obligar al protagonista a aprender una valiosa lección sirve como excusa para estas grandes lagunas.
Nacido en Martina Franca en 1973, Donato Carrisi es un especialista en Derecho, Criminología y Ciencias de la Conducta. Su experiencia le ha servido para ser escritor y guionista de televisión, lo que demuestra que sus novelas tienen una impresionante facilidad para ser imaginadas, como si te detallaran un fotograma de una película. En este sentido ‘El Cazador de la Oscuridad‘ se convertirá en una serie televisiva, que podría unir varios títulos de la saga. También es autor de ‘La hipótesis del Mal‘ o ‘Lobos‘. Los libros de Carrisi han recibido premios como Bancarella de Italia, el Prix Polar o el Livre de Poche. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *