El imán y la brújula, de Juan Ramón Biedma

compartir

El imán y la brújula, Juan Ramón Biedma, 2017. por Graziella Moreno

Ediciones B SA, para el sello B de Bolsillo.

AUTOR: Juan Ramón Biedma, nace en Sevilla. Entre otras actividades, ha trabajado como locutor de radio, guionista, crítico musical y cinematográfico. Sus relatos han aparecido en diversas publicaciones y antologías (La lista negra, Libertad condicionada y otros relatos, Guernika variaciones, Aquelarre, Lava negra, Obscena…). Su primera novela es El manuscrito de Dios (2005), a la que siguen El espejo del monstruo (2006), El imán y la brújula (2006), El efecto Transilvania (2008), Riven. La ciudad observatorio (novela gráfica, 2009), El humo en la botella (2010), Antirresurrección (2011) y La lluvia en la mazmorra (2016)). Sus obras han sido traducidas al portugués, ruso, griego, alemán y turco. Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado (Lengua de Trapo, 2015) ha sido galardonada con el Premio Valencia de Novela Negra en su segunda edición.

SINOPSIS: En la Sevilla de 1926, Éctor Mena es requerido para recuperar dos películas tipo snuff que constituyen una trilogía filmada catorce años atrás. Los responsables eran siete jóvenes transgresores, admiradores que cualquier forma de malditismo en el arte y pertenecientes a lo más alto de la sociedad de la época, hasta el punto de que la Casa Real está interesada en su recuperación. En su búsqueda Éctor recibe la ayuda de Piancastelli, un individuo enigmático capaz de extraños prodigios, así como de Séptima, sobrina de uno de los miembros del grupo de realizadores de las películas. El recorrido que se hace por el Madrid de los años veinte, mientras se reconstruye la vida de cada integrante del grupo, muestra el cambio en el país y nos enfrenta a los bandos que han terminado por hacer de las películas una cuestión de estado. En paralelo vemos a Jacinto Ortega, quien aparentemente se dedica a degollar niños para extraer su sangre…

RESEÑA: A pesar de que abordo las historias de Juan Ramón Biedma con la intención de paladear cada frase, el ansia por saber más, por llegar al final, ha hecho que las páginas hayan girado veloces hasta la 331, para inmediatamente volver a empezar, y ahora sí, para disfrutar en el sentido más extenso de la palabra.

Biedma hace un retrato crudo de la degradación más profunda que se esconde en las calles y en los palacios. Una Sevilla a finales de noviembre, fría, recorrida por “una niebla amarillenta desconocida, oxidada”. Un Madrid, gris, lluvioso, en pleno cambio político con el general Primo de Rivera en el poder. Un protagonista, Éctor, que sobrevive metiéndose en el cieno que le rodea, que recorre un camino de autodestrucción a la caza de tres películas malditas: Donatien, Alphonse y François, hechas por un grupo, los saturninos, “que pretendía arrancarse la necesidad de Dios, de cualquier dios, usando los métodos más abominables”. Un grupo de jóvenes ricos, inteligentes, de la alta sociedad, que llevan su deseo de innovar el arte (y por qué no decirlo, de paliar su hastío y su aburrimiento) hasta las últimas consecuencias en películas en las que dan rienda suelta a la imaginación más nauseabunda, con escenas capaces de repugnar hasta al más endurecido. Y por encima de todos los personajes, planea la sombra del poder que mueve los hilos, para demostrar que la convicción de que somos dueños de nuestros actos no es tan acertada, que por mucho empeño que pongamos, siempre hay quien nos pone palos en las ruedas.

Capítulos breves, escenas medidas en las que el autor muestra, exhibe las conductas. Cada paso que da el protagonista y los que le acompañan supone bajar un escalón más en la inmundicia, en la miseria humana que no sabe de clases sociales. Y conoceremos también a quien comete actos execrables por amor, por desesperación, que llegará a sacrificar su propia vida por un bien mayor. ¿Hasta dónde es capaz de llegar el ser humano? Es una pregunta que planea sobre toda la novela, en la que los silencios, los gestos, las verdades a medias, dicen mucho más que los discursos. Una historia para reflexionar, para entender y para entendernos. Imprescindible para los amantes del género y del autor.

Comprar: El imán y la brújula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *