Archivos de la categoría Reseñas novela negra

En Somnegra puedes encontrar las mejores reseñas de la novela negra

Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, de Juan Ramón Biedma

Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, Juan Ramón Biedma, 2015. por GRAZIELLA MORENO

Lengua de Trapo SL

AUTOR: Juan Ramón Biedma, nace en Sevilla. Entre otras actividades, ha trabajado como locutor de radio, guionista, crítico musical y cinematográfico. Sus relatos han aparecido en diversas publicaciones y antologías (La lista negra, Libertad condicionada y otros relatos, Guernika variaciones, Aquelarre, Lava negra, Obscena…). Su primera novela es El manuscrito de Dios (2005), a la que siguen El espejo del monstruo (2006), El imán y la brújula (2006), El efecto Transilvania (2008), Riven. La ciudad observatorio (novela gráfica, 2009), El humo en la botella (2010), Antirresurrección (2011) y La lluvia en la mazmorra (2016)). Sus obras han sido traducidas al portugués, ruso, griego, alemán y turco. Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado (Lengua de Trapo, 2015) ha sido galardonada con el Premio Valencia de Novela Negra en su segunda edición.

SINOPSIS: Londres, 1891. Una oleada de secuestros de niñas, algunas de ellas relacionadas con las primeras personalidades políticas, resulta ser solo un signo más de la cadena de acontecimientos que amenaza con el desplome del país más importante del mundo. Rambalda, hija del lord canciller, está dispuesta a sumergirse en lo más profundo de los bajos fondos por encontrar a su hija, para lo que contacta con un viejo conocido, Cox, que se gana la vida robando en las tumbas, para que encuentre a un compañero de oficio relacionado con el rapto de la niña.

Juntos recorrerán un mundo victoriano que se nos había ocultado hasta ahora: el Jardín Zoológico de Aclimatación Hagenbeck, en el que se exhiben nativos de todo el mundo como si fueran animales en reclusión, el más perverso de los teatros de variedades, cementerios de prostitutas, la primera huelga de berlinas de alquiler, las singularidades de la prisión infantil de Newgate, las infernales jornadas de los obreros de la fábrica de gas de Westminster, el interior de algunos de los más míseros hogares, pero también los primeros grandes almacenes y sus servicios exclusivos para las clases más acomodadas.

Al mismo tiempo el profesor James Moriarty deberá usar los hábitos investigativos de Sherlock Holmes para encontrar a un cómplice desparecido, mientras el detective consultor empieza a considerar la posibilidad de usar los métodos coercitivos del profesor James Moriarty para hacer frente al más extraño de los casos a los que se haya enfrentado.

RESEÑA: Esperaba mucho de esta novela de Juan Ramón Biedma y mis expectativas se han visto superadas con creces: “Siendo primer ministro, Benjamín Disraeli, sostuvo que Londres es una nación, no una ciudad”. Totalmente de acuerdo con ello. La ciudad, la niebla y la llovizna son personajes por sí mismos. La cita inicial de Oscar Wilde (que da título a la novela), es perfecta, nos prepara para lo que vamos a encontrar en esas 432 páginas intensas, de capítulos cortos, una obra coral, equilibrada, en la que los personajes muestran su yo interior, sus luchas internas y especialmente, sus demonios. El estilo del autor es muy visual, las frases justas y necesarias para crear la atmósfera y tu imaginación hace el resto. El recorrido por esta ciudad sucia, gris, en la que la desigualdad social es brutal, tiene la virtud de estremecerte en más de una ocasión. Las prostitutas maltratadas, el drama de los leprosos, la violencia sin sentido, los zoológicos humanos, el espiritismo, el hambre y la miseria profunda, están expuestas al lector sin tapujos, sin paños calientes. En definitiva, la hipocresía de toda una época, la victoriana, que el autor clava en este párrafo: “En aquella maldita nación, las clases bajas son masacradas, y callan, las clases medias procuran distraerse y callan, la clase dominante no necesita callarse, pero mantiene el escenario en perfectas condiciones con toda discreción”. La moral es algo reservado a los salones elegantes y ni siquiera allí es real, los ricos usan a los pobres para satisfacer sus necesidades y especialmente, sus vicios. Frases que golpean: “Todos están descalzos. Todos pálidos. Todos famélicos. Todos enfermos. Cada familia tiene su propio estilo”.

He disfrutado con dos personajes fantásticos, Sherlock Holmes y James Moriarty, la vieja lucha del bien contra el mal, recuperados para dar forma a los días previos al relato original de “El problema final”, del que el autor ha transcrito los pasajes necesarios. Fantástico Moriarty, maldad en estado puro, pero con los matices que le da el autor para que podamos entender el por qué de su conducta. Un Holmes mesurado, el cerebro deductivo que creó Sir Arthur Conan Doyle, en una carrera contra reloj para detener al mayor criminal de todos los tiempos.

Debe hacerse también una mención a la portada, estremecedora, de las que te hacen alargar el brazo para coger la novela y leer la sinopsis. A mi juicio, una historia merecedora del premio que se le otorgó y de muchos más. Los que quieran disfrutar de una novela diferente, vivir ese siglo XIX con intensidad, y transportarse a un Londres que ya no existe, tienen la oportunidad al alcance de sus manos. Yo no la dejaría escapar.

COMPRAR: Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado

El misteri del bressol buit, de Montse Sanjuan

El misteri del bressol buit – Montse Sanjuan – Novel·la policiaca – Pagès editors per DAVID GÓMEZ

A aquestes altures de la pel·lícula cada vegada em costa més llegir un llibre policial purament procedimental. Necessito que tingui alguna cosa més, algun ingredient més, alguna narració paral·lela que enriqueixi el simple cas.

Això és una cosa meva, ja que si t’agraden les novel·les de procés investigador El misteri del bressol buit pot ser una bona elecció, ja que es podria enquadrat dintre del gènere clàssic policial.

Després de llegir La sergent Anna Grimm, la primera novel.la de la mossa d’esquadra lleidatana, volia continuar coneixent a la sergent i veure si el personatge anava creixent per convertir-se en un personatge de referència en el panorama negracriminal català.

És per això que he afrontat aquesta segona lectura, però m’he trobat quasi a la mateixa sergent. Crec que s’ha treballat poc la seva privada per aportar nous ingredients i fer créixer el personatge.

Com deia al principi, la novel.la, pel meu gust, està massa centrada en el cas i l’Anna Grimm continuar sent massa freda per generar la suficient empatia amb el lector. Fins i tot el cas sembla massa quirúrgic, molt A-B-C sense gaire sorpreses ni sobresalts.

A més, la Montse Sanjuan continua fidel al seu estil de compartir els pensaments de la sergent Anna Grimm amb els lectors. A la passada ressenya ja us vaig explicar que a mi no m’agradava aquesta tècnica. Sempre prefereixo que sigui el lector qui es faci les preguntes i no que vinguin induïdes, ja que a més, pel meu gust, talla el ritme de la narració.

Amb tot, el cas entreté i per això recomano la seva lectura als amants del procediment policial, això sí, passant per la primera entrega.

COMPRAR: El misteri del bressol buit

 

 

El cazador de la oscuridad, de Donato Carrisi

El cazador de la oscuridad – Donato Carrisi – Duomo ediciones por GERMÁN GONZÁLEZ

En Roma, el mal sólo puede estar en un lugar: El Vaticano. Esta premisa, que puede ser considerada una alegoría del libro y que para nada desvela la trama de la obra de Donato Carrisi, ofrece una idea del tipo de novela negra que nos propone el autor. La mezcla de misterios ocultos por la Iglesia con elementos de intriga, crímenes espeluznantes, un asesino en serie que sigue su particular código de conducta y unos investigadores atípicos siempre han dado los mejores resultados para explicar una historia y tener éxito de público y sino que se lo cuenten a Dan Brawn.
Se nota que Carrisi no sólo es un apasionado de su ciudad sino que la conoce a fondo, lo que le permite ubicar espacios inquietantes. El libro es una muestra de lugares perdidos en los que ubicar crímenes, como unos jardines en el Vaticano o una antigua ‘escuela’ para niños con tendencias homicidas. Y es que ‘El cazador de la oscuridad‘ demuestra que la fascinación y la justificación del mal siempre ha existido desde el punto de vista más práctico, ya que sin la maldad no puede existir la bondad. Carrisi sigue con la estela de su primera obra de esta saga, ‘El tribunal de las almas‘, para seguir escarbando en dos instituciones que han permanecido en un segundo plano en la Iglesia, este tribunal y los penitenciarios, y que han permitido crear personajes atractivos.
Y es que uno de los principales aciertos de la novela entre numerosos tópicos está en crear una atípica pareja de investigadores dotados de una especial capacidad de observación que permite entrar a fondo en el misterio mientras que el resto daba palos de ciego. Los dos comparten la opresión de que deben alcanzar la expiación por algún pecado cometido en el pasado, aunque no aparece de forma explícita, o la sensación de haberlo cometido.
Por un lado está Sandra que pese a ser policía tiene una tarea que podría ser considerada como secundaria: es fotógrafo forense y de las primeras en llegar a la escena del crimen para detallar los indicios y las pruebas antes de los técnicos. Gracias a ella nos enteramos de que es fundamental ver más allá de lo evidente así como a hacer caso de cualquier persona, ya que nunca se sabe quien te puede ofrecer un detalle clave. Pese a que el ímpetu de Sandra por atrapar al asesino resultará fatal, Carrisi nos muestra una mujer decidida que es capaz de enfrentarse a sus miedos para alcanzar su objetivo.
Pero el atormentado por excelencia de la novela es Marcus, el penitenciario (cargo que no se puede aclarar aquí sin desvelar secretos de la obra), que emprende su cruzada personal no sólo para atrapar al asesino que aterroriza Roma sino también por buscar un sentido a su existencia. Su rebeldía le obligará a enfrentarse a sus superiores y a confirmar que toda su vida ha sido, hasta el momento, un cúmulo de pruebas para afinar su don: ser capaz de detectar el mal. De hecho, parece que el protagonista deba transitar por el grueso de la novela para justificar la prueba inicial a la que le someten y que no les desvelada hasta el final.
Junto a ellos Carrisi comete la torpeza de no perfilar numerosos personajes secundarios que podrían ofrecer un complemento ideal para desarrollar todavía más los misterios de la Iglesia o la razón del mal y, sin embargo, le quedan bastante planos . A tenor de la resolución no se entienden ciertas conexiones que hacen los investigadores ni ofrece la explicación plausible a ataques, algunos mortales que sufren varios secundarios personajes. Ni siquiera la razón de obligar al protagonista a aprender una valiosa lección sirve como excusa para estas grandes lagunas.
Nacido en Martina Franca en 1973, Donato Carrisi es un especialista en Derecho, Criminología y Ciencias de la Conducta. Su experiencia le ha servido para ser escritor y guionista de televisión, lo que demuestra que sus novelas tienen una impresionante facilidad para ser imaginadas, como si te detallaran un fotograma de una película. En este sentido ‘El Cazador de la Oscuridad‘ se convertirá en una serie televisiva, que podría unir varios títulos de la saga. También es autor de ‘La hipótesis del Mal‘ o ‘Lobos‘. Los libros de Carrisi han recibido premios como Bancarella de Italia, el Prix Polar o el Livre de Poche.