Archivo de la categoría: Reseñas novela negra

En Somnegra puedes encontrar las mejores reseñas de la novela negra

Noche, de Bernard Minier

Bernard Minier

Noche – Bernard Minier por Fernando Terrádez.

“Éste (Servaz) tuvo la sensación de que entre bambalinas había un demiurgo que los manipulaba como marionetas a los tres, tirando de unos hilos invisibles…Una sombra cuya identidad adivinó, antes de que se pronunciara su nombre, con el convencimiento de que iba a agrandarse y a envolverlos en sus tinieblas.”

Bernard Minier, Noche

Comprar: Noche

Biografía

Bernard Minier (Béziers, 1960) pasó su infancia en Montréjeau, al pie de los Pirineos franceses y estudió en Tarbes y Tolouse, donde se ambientan sus novelas. En la actualidad vive en el departamento de Essonne, en la Isla de Francia. Estudiante frustrado de Medicina, trabajó para el Servicio de Aduanas de Francia antes de dedicarse por completo a la escritura. Su primera novela, Bajo el hielo (2011), obtuvo un gran éxito siendo traducida a una docena de idiomas. En ella aparece por primera vez el personaje principal de su obra, el capitán Martin Servaz, un policía de Toulouse de gran humanidad y con una pasión por las sinfonías de Mahler que comparte con su antagonista, el psicópata Julian Hirtmann. En cada una de las novelas de Minier, Martin se ve obligado a resolver una serie de crímenes horrendos obra de la mente privilegiada y enferma de Hirtmann. La segunda novela de Minier, El Círculo(2012) es la continuación de Bajo el hielo. Nos encontramos con la misma ambientación, los mismos personajes y la misma obsesión de Martín Servaz por el asesino en serie Julian Hirtmann. Dentro de la misma saga ha escrito No apagues la luz(2014), Noche(2017) y Soeurs(2018), pendiente de publicar en España. Además de la serie de novelas del comandante Servaz, ha escrito otro thriller ambientado en Estados Unidos, pero que no ha sido traducido en España,Une putain d’histoire (2015). Su obra ha recibido el Premio Polar en el Festival de Cognac en dos ocasiones, el Premio de l’Embrouchure y el Premio de las Bibliotecas y las Mediatecas Cognac.

Noche, de Bernard Minier

Sinopsis

La cuarta entrega de la serie del comandante Martín Servaz se inicia con el asesinato de una joven en la iglesia de Santa María en Bergen. Hasta allí se desplaza para investigar el caso la policía de Oslo Kirsten Nigaard. El rastro del asesino le lleva hasta una plataforma petrolífera noruega donde encuentra unas fotos de Servaz tomadas por el asesino, y entre ellas las de un niño, Gustav, que se convertirá en uno de los elementos claves de la novela. Paralelamente, en Toulouse, Servaz entra en coma después de ser disparado en el corazón por Jensen, un depredador sexual, cuando intentaba detenerlo junto con su compañero el teniente Vincent Espérandieu. Tras despertar del coma, Servaz y Kirsten iniciarán una investigación que llevará de nuevo al policía de Toulouse a enfrentarse al asesino en serie Hirtmann. Esta vez, sin embargo, Servaz tendrá que lidiar con giros inesperados fruto de la mente analítica y obsesiva del psicópata

 

 

Reseña

Noche es un thriller psicológico francés o novela polar, como se llama ahora en la época de las etiquetas. Es un libro para leer junto al fuego en un día de tormenta o de nevada, o incluso en la terraza del apartamento de la playa. Tiene todos los ingredientes de un bestseller: un policía atormentado por un crimen mal resuelto que según la opinión de los que le rodean ha padecido un cambio de personalidad después de volver de un coma, un depredador pervertido que instiga constantemente a sus víctimas, una policía noruega con una vida secreta un poco turbia, una pareja de profesores universitarios cuyas juegos sexuales rayan el morbo, un niño enfermizo, y por supuesto el antagonista, un psicópata con una mente privilegiada dedicada a asesinar por placer, un personaje similar al Hannibal Lecter de El silencio de los corderos. Todos ellos actuando en un ambiente invernal, desde una gélida plataforma petrolífera noruega hasta los pequeños pueblos nevados del pirineo francés o de las idílicas poblaciones de montaña austríacas.

La trama de Noche engancha desde el primer momento por todos los elementos que se van añadiendo, configurando una red de la que no puedes perder detalle. En cualquier momento aparece un elemento sorpresa, un argumento secundario que te lleva de un lado a otro sin ningún tipo de misericordia. Todos los finales de cada uno de los capítulos acaban en momentos de suspense, lo que te obliga a querer seguir leyendo. Con cada uno de estos ingredientes se irá cocinando un plato de lo más exótico e inesperado, a un fuego a veces demasiado lento, pero que el lector siempre querrá ir saboreando, probando pequeñas cucharadas, aunque a veces les falte un poco de sal o por el contrario sean demasiado amargas.

Sin embargo, la novela también tiene sus puntos débiles. Uno de ellos son las situaciones poco creíbles que aparecen desde el inicio de la novela y que son narradas como verosímiles, como cuando la policía de Oslo es insultada en el tren a Bergen por su compañera de vagón, hasta casi al final con una operación quirúrgica de lo más improvisada. Además, no añade nada nuevo a novelas del mismo estilo como la que he citado antes, ya que incluso el doctor Hannibal Lecteres un personaje más complejo que el siniestro fiscal y asesino en serie Julian Hirtmann. Excepción hecha de una serie de asesinatos que le hacen brillar a lo largo de la novela, los personajes como la agente de la Kripos, Kristen Nigaard, los ayudantes de Hirtmann, Rolandy Aurore Labarthe, o incluso el propio depredador sexual Jensen, están más perfilados que el antagonista de la novela.

Tampoco creo que juegue muy a su favor el exceso de estadísticas, de datos, que en mi opinión son innecesarios en la novela. Al lector no le hace falta saber el número de helicópteros accidentados al intentar llegar a una plataforma petrolífera, ni que se le dé una definición aclaratoria de alguna institución judicial o policial europea.

Por otra parte, la novela tiene una ambientación que engancha desde el primer momento:la nieve, el frío, la lluvia que te cala hasta el alma, y que te persigue a lo largo de toda la trama. Los fragmentos de la novela que transcurren en ese paisaje invernal son las más brillantes, desde el refugio donde se alojan unos excursionistas al caer la noche en la montaña hasta la muerte acontecida en un bosque nevado a las afueras de un hospital.

Resulta también interesante el juego de pistas mediante nombres falsos del ex fiscal Hirtmann o las constantes referencias culturales que van desde Mahler hasta Guns N’Roses o Airplane Man en lo musical y Edgar Allan Poe, Jack London y Rimbaud en lo literario.

Para terminar, el atractivo de Noche radica en dos elementos clave. Por un lado, la maldad que domina, que mueve los hilos, por mucho que el personaje principal crea que controla las situaciones. Una maldad fría, sin escrúpulos, que no se mueve por impulsos. Por otro lado, Servaz, un policía humano, torpe como nosotros, al que le ocurren acontecimientos paralelos que desconoce, como a nosotros, pero que siempre está por encima del antagonista gracias a su perseverancia.

 

 

 

Las mejores reseñas de novela negra: Mis rincones oscuros, James Ellroy

Mis rincones oscuros, de James Ellroy

Mis rincones oscurosJames Ellroy por Ramona Solé

Comprar: Mis rincones oscuros

Lee Earle Ellroy, más conocido como James Ellroy, nació en Los Ángeles, California, el 4 de marzo de 1948. Es un escritor estadounidense, autor de las novelas en las que se basan los éxitos cinematográficos “L.A. Confidential” o “La Dalia Negra”.

Su madre, Geneva Odelia, era enfermera y su padre, Armand, era contable y antiguo gerente de la actriz Rita Hayworth. Después del divorcio de sus padres, Ellroy se fue a vivir a El Monte (California) con su madre. Cuando Ellory tenía solo 10 años, su madre fue violada y asesinada. La policía nunca encontró al responsable de los hechos, y el caso quedó sin resolver. 

James Ellroy ha alcanzado gran notoriedad tanto por sus libros, como por lo especial de su personalidad. Esta novela o biografía, parte de un hecho trágico que forzosamente tuvo que marcar la vida del escritor. No ha de resultar fácil relatar la crónica del asesinato de tu propia madre, quizás por eso lo hace desde cierta distancia. 

En la primera parte, “La pelirroja”, nos relata el hallazgo del cadáver, la investigación, nos muestra el entorno, el valle de St. Gabriel, formado por una fauna muy diversa y peligrosa, aunque en la zona no había casi asesinatos. El monte “La ciudad de las divorciadas”. Ellroy escribe sobre ello con una redacción que se asemeja más a los informes policiales que a una novela. Paso a paso, seguiremos los hechos y las investigaciones que llevaron a la policía a un punto muerto. 

En la segunda parte, “El niño de la foto”, con aires más novelísticos, nos relata su vida partiendo des del asesinato, cuando solo tenía diez años. Nos abre las puertas a su intimidad, no solo nos muestra lo que paso a lo largo de los años,  nos abre la puerta a sus pensamientos, deseos, obsesiones oscuras y perturbadoras, probablemente a causa de la no resolución y todas las incógnitas que acompañan a la muerte de su madre.

Viviendo con una figura paterna, que más que permisiva estaba llena de despropósitos, crece sin guía, rodeado de suciedad y pobreza. Su infancia y adolescencia marcada por la obsesión por los asesinatos de mujeres, robos, radicalismo, racismo, voyerismo, drogas… Una trayectoria vivida a trompicones, sin figuras adultas de referencia estables, a veces con malas compañías, a veces siendo él una pésima influencia para sus amigos. 

Tiene miedo a la locura, pero también a estar demasiado consciente y tener que enfrentarse al análisis de su vida. Cuando la vida es un trauma continuo: “La cárcel no resultaba algo tan jodidamente traumático

Durante todo el libro nos habla de muchos otros casos de asesinato. La tercera parte, “Stoner”, lleva el nombre del detective del caso de su madre, y es un cúmulo de casos y más casos diversos, también con una narración directa, estilo documental.

En la última, “Geneva Hillikeer”. Empieza cuando el autor, con cuarenta y seis años, decide ver el expediente de su madre. En esta parte nos abrirá otra ventana a la vez que la abre para él.

Un libro especial, una biografía llena de tragedia y dolor anestesiado.

Morir en California, de Newton Thornburg

Newton Thornburg

Morir en CaliforniaNewton Thornburg por David Gómez

Comprar: Morir en California

Newton Thornburg comenzó bastante tarde a publicar su primera novela, fue en 1967 y tenía treinta y ocho años; quizá por eso su biografía no sea muy extensa, once novelas. Morir en California es su tercera novela y la segunda traducida por la editorial Sajalin que hace un trabajo encomiable a la hora de recuperar novelas que podíamos llamar clásicos de la novela negrocriminal y que, en el caso de Thornburg, retratan a la perfección una época convulsa.

No me gustaría olvidarme de Inga Pellisa que con su traducción consigue que la novela envejezca bien, sabemos en qué tiempo estamos, pero no notamos el olor a rancio que algunas veces destilan ciertas novelas.

Por cierto, según he podido leer, los derechos para el cine de Morir en California permitieron a Newton Thornburg poder comprarse un rancho en el que se dedicó a escribir y vivir la vida. Si ese dato es correcto, está claro que no estamos hablando de una obra menor.

«La gente que encuentra algo en lo que creer se engaña a sí misma. La gente que cree en la iglesia. O en la bandera. O en el arte. En lo que sea».

Newton Thornburg inicia la novela con un angustioso primer capítulo en el qué nos veremos envuelto en un entierro viviendo todos los sentimientos de un padre al perder a su hijo.

Oficialmente la muerte es un suicidio, pero el padre nunca cree la versión oficial y por ello iniciará una investigación por su cuenta para llegar a esclarecer que sucedió realmente.

Un primer capítulo muy arriesgado de inicio por su peso, por su lentitud. Lo digo para los inquietos.

Morir en California, de Newton Thomburg

La novela comienza muy bien y se podría decir que también acaba bien, pero por el camino, si una pega le tengo que poner a la lectura, es que se hace un tanto larga, pues Hook, el protagonista, se pasa gran parte de la novela picando roca, preguntando una y otra vez. Quizás esa fuera la intención del autor que viviéramos la pesadez-tozudez de un padre intentando buscar la verdad, pero yo llegué a un punto que quería algo más.

Con todo, como he dicho, cuando retoma el camino para encarar el final se te olvidan esos momentos de parón.

«En ese momento comprendió que morir en California era morir no solo en suelo extraño sino en un tiempo extraño, un futuro ignoto, brutal y desalmado que despreciaba tanto como temía».

Como ya sucedía en Cutter y Bone, su siguiente novela que reseñé a principio de año, durante la lectura podremos disfrutar de un excelente retrato de la California de principios de los setenta cuando la Guerra del Vietnam estaba dando sus últimos coletazos, cuando la población se sentía perdida, cuando las drogas corrían por las calles y el movimiento hippie estaba en su cénit, movimiento que no sale muy bien retratado en la novela e incluso lo tacha de falso movimiento.

Pero si de una cosa habla la novela es del tiempo perdido. Cuando un ser querido se marcha para siempre es inevitable pensar en todo lo que habíais pasado junto y todo lo que hubierais tenido que hacer y no habíais hecho y más cuando el que se va es un hijo.

En muchos momentos de la novela podemos vivir el lamento de un padre por esos momentos perdidos, por esos momentos que no se ha aprovechado, por ese tiempo que ya no está. Todo ello hace que se reafirme en su desesperada búsqueda por encontrar la verdad de lo que sucedió aquella noche.

Quizás no sea tan redonda o intensa como Cutter y Bone, pero tenéis que tener en cuenta que Morir en California es justo la novela anterior y quizás si las hubiéramos leído en otro orden notaríamos que el mundo Thornburg va creciendo.

Lo que está claro es que estamos ante un escritor con un estilo muy marcado y que si una de sus novelas te ha gustado es complicado que no te gusten las demás.

 Sinopsis

David Hook, granjero de Illinois orgulloso de las tierras y del ganado que posee, sufrió un duro golpe cuando su mujer falleció en un accidente de coche siete años atrás. Ahora, frente al ataúd de su primogénito de dieciocho años, Hook tiene el corazón y los ojos secos. Christopher Hook murió lejos de casa, en California, y la policía afirma que se suicidó. David está seguro de que su hijo no se quitó la vida, y para demostrarlo y averiguar la verdad de lo ocurrido viaja a Santa Bárbara. Allí conocerá a las dos testigos de la muerte de su hijo: La atractiva y autodestructiva Liz Madera, y la señora Rubin. La primera mantiene una relación con el aspirante a congresista Jack Douglas, y la segunda trabaja para él. Furioso y ávido de venganza, Hook se convertirá en su peor pesadilla y los acosará sin tregua para limpiar el nombre de su hijo.

Publicada por primera vez en 1973, Morir en California deja al descubierto la corrupción y la degradación que se escondían tras el glamour y la opulencia de la Costa Oeste en los años setenta.Mo