La cajita de rapé, de Javier Alonso García-Pozuelo dedicado por el autor.

La cajita de rapé – Javier Alonso García-Pozuelo – Maeva

Esto es un no parar!!! otra promoción que os traemos, y es que cuando decimos que SomNegra es la casa de la novela negra es por algo.

Esta vez y con la colaboración de la editorial Maeva os traemos La cajita de rapé una historia  del inspector Benítez, un policía en el Madrid del siglo XIX dedicada por Javier Alonso García-Pozuelo.

¿Como conseguir el tuyo? 

Bien sencillo, haz tu reserva desde ya y hasta el 24 de marzo e indica en tu pedido a nombre de quién quieres la dedicatoria, un gran regalo para el día del padre.

¿ A que estás esperando? haz tu reserva ya.

COMPRA DEDICADA: La cajita de rapé

LEER PRIMER CAPÍTULO: inicio-la-cajita-de-rape

El cazador de la oscuridad, de Donato Carrisi

El cazador de la oscuridad – Donato Carrisi – Duomo ediciones por GERMÁN GONZÁLEZ

En Roma, el mal sólo puede estar en un lugar: El Vaticano. Esta premisa, que puede ser considerada una alegoría del libro y que para nada desvela la trama de la obra de Donato Carrisi, ofrece una idea del tipo de novela negra que nos propone el autor. La mezcla de misterios ocultos por la Iglesia con elementos de intriga, crímenes espeluznantes, un asesino en serie que sigue su particular código de conducta y unos investigadores atípicos siempre han dado los mejores resultados para explicar una historia y tener éxito de público y sino que se lo cuenten a Dan Brawn.
Se nota que Carrisi no sólo es un apasionado de su ciudad sino que la conoce a fondo, lo que le permite ubicar espacios inquietantes. El libro es una muestra de lugares perdidos en los que ubicar crímenes, como unos jardines en el Vaticano o una antigua ‘escuela’ para niños con tendencias homicidas. Y es que ‘El cazador de la oscuridad‘ demuestra que la fascinación y la justificación del mal siempre ha existido desde el punto de vista más práctico, ya que sin la maldad no puede existir la bondad. Carrisi sigue con la estela de su primera obra de esta saga, ‘El tribunal de las almas‘, para seguir escarbando en dos instituciones que han permanecido en un segundo plano en la Iglesia, este tribunal y los penitenciarios, y que han permitido crear personajes atractivos.
Y es que uno de los principales aciertos de la novela entre numerosos tópicos está en crear una atípica pareja de investigadores dotados de una especial capacidad de observación que permite entrar a fondo en el misterio mientras que el resto daba palos de ciego. Los dos comparten la opresión de que deben alcanzar la expiación por algún pecado cometido en el pasado, aunque no aparece de forma explícita, o la sensación de haberlo cometido.
Por un lado está Sandra que pese a ser policía tiene una tarea que podría ser considerada como secundaria: es fotógrafo forense y de las primeras en llegar a la escena del crimen para detallar los indicios y las pruebas antes de los técnicos. Gracias a ella nos enteramos de que es fundamental ver más allá de lo evidente así como a hacer caso de cualquier persona, ya que nunca se sabe quien te puede ofrecer un detalle clave. Pese a que el ímpetu de Sandra por atrapar al asesino resultará fatal, Carrisi nos muestra una mujer decidida que es capaz de enfrentarse a sus miedos para alcanzar su objetivo.
Pero el atormentado por excelencia de la novela es Marcus, el penitenciario (cargo que no se puede aclarar aquí sin desvelar secretos de la obra), que emprende su cruzada personal no sólo para atrapar al asesino que aterroriza Roma sino también por buscar un sentido a su existencia. Su rebeldía le obligará a enfrentarse a sus superiores y a confirmar que toda su vida ha sido, hasta el momento, un cúmulo de pruebas para afinar su don: ser capaz de detectar el mal. De hecho, parece que el protagonista deba transitar por el grueso de la novela para justificar la prueba inicial a la que le someten y que no les desvelada hasta el final.
Junto a ellos Carrisi comete la torpeza de no perfilar numerosos personajes secundarios que podrían ofrecer un complemento ideal para desarrollar todavía más los misterios de la Iglesia o la razón del mal y, sin embargo, le quedan bastante planos . A tenor de la resolución no se entienden ciertas conexiones que hacen los investigadores ni ofrece la explicación plausible a ataques, algunos mortales que sufren varios secundarios personajes. Ni siquiera la razón de obligar al protagonista a aprender una valiosa lección sirve como excusa para estas grandes lagunas.
Nacido en Martina Franca en 1973, Donato Carrisi es un especialista en Derecho, Criminología y Ciencias de la Conducta. Su experiencia le ha servido para ser escritor y guionista de televisión, lo que demuestra que sus novelas tienen una impresionante facilidad para ser imaginadas, como si te detallaran un fotograma de una película. En este sentido ‘El Cazador de la Oscuridad‘ se convertirá en una serie televisiva, que podría unir varios títulos de la saga. También es autor de ‘La hipótesis del Mal‘ o ‘Lobos‘. Los libros de Carrisi han recibido premios como Bancarella de Italia, el Prix Polar o el Livre de Poche. 

Sarna con gusto no pica, de César Pérez Gellida

Sarna con gusto, César Pérez Gellida, 2016. por GRAZIELLA MORENO

Suma de Letras.

Autor: César Pérez Gellida nació en 1974. Es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Desarrolló su carrera profesional en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que en 2011, decidió dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor. César irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el Premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, que continuó con Dies irae y se cerró con Consumatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 por su ardua labor de documentación. En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre y en 2015 publicó Khimera su cuarta novela. Actualmente publicará A grandes males y colabora en El Norte de Castilla.

Sinopsis: Lastrado por los efectos nocivos que le ha dejado la obsesiva persecución de Augusto Ledesma, el pelirrojo inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho, vuelve al Cuerpo con la esperanza de retomar las riendas de su vida anterior. Nada más lejos de la realidad. Una adolescente ha desaparecido y las primeras pesquisas apuntan a que podría tratarse de un secuestro.

César Pérez Gellida aborda su novela más negra desde una óptica global con el objeto de ofrecer al lector una visión de 360º sobre un delito sumamente cruel como es la privación de libertad. Y lo ejecuta de una forma tan real que compartirá la angustiosa incertidumbre de la familia, tan estremecedora que saboreará el miedo desde la oscuridad de un lugar desconocido, tan veraz que se ajustará el pasamontañas para meterse en la piel del secuestrador y, como no, tan cercana que participará en el proceso de negociación en investigación en primera persona.

Sarna con gusto es la evidencia irrefutable de que existe un género singular en nuestro país que se define como narrativa audiovisual. Vuelve el género Gellida.

Reseña: Estamos ante una novela intensa, de estilo directo y visual, ambientada en Valladolid y centrada en la actuación del Cuerpo Nacional de Policía en el secuestro de una menor. El temperamental e impulsivo inspector Ramiro Sancho, no conseguirá despojarse de un pasado reciente que va a condicionar sus acciones futuras. Existen constantes referencias a tramas anteriores que los seguidores reconocerán con facilidad. El horror, la angustia y la impotencia de la víctima, familia y policía nos van a acompañar a lo largo de 502 páginas El autor analiza los hechos desde el punto de vista no solo policial, sino también de los propios delincuentes y describe con detalles las etapas del sufrimiento de la familia. La galería de personajes (un total de 42) desconcierta en algún momento por lo que debe abordarse la lectura con atención. Refranes y música salpican toda la narración. El autor incluye además de la trama principal, otra más oscura que amenaza al protagonista y a personajes cercanos a él, que se concreta hacia el final y que sin duda, el autor desarrollará en la siguiente entrega.

Un thriller cargado de tensión en el que el autor consigue transmitir al lector las dolorosas y graves consecuencias de un delito tan grave como es un secuestro.

COMPRAR: Sarna con gusto