Queremos que vuelvan, Miguel Ángel Santamarina.

compartir

Queremos que vuelvan – Miguel Ángel Santamarina – Thriller (Editorial Círculo Rojo. 2016) por JOSÉ RASERO BALÓN

Primera novela de Miguel Ángel Santamarina, y también, el estremecedor grito que lanza la madre de uno de los chicos desaparecidos en un plató de televisión, en plena emisión en directo de un programa de máxima audiencia. A todos nos suena. Todos podemos pensar en Diana Quer. O rememorar una larga lista que va desde Marta del Castillo hasta las niñas de Alcàsser.

En este caso, los desaparecidos son Bruno y Mario, dos adolescentes sin –en apariencia– mayores problemas que los propios de la edad, cuyo rastro se pierde el 15 de agosto de 2012, tras la celebración del cumpleaños de Mario. El periodista Javier Redondo pone todo su empeño en descubrir el paradero de los chicos y, en su obsesión por resolver el caso, se verá inmerso en dificultades cada vez más comprometidas. Por otro lado, dos meses después de la desaparición, Lisandro Meneses, estrella televisiva, convierte el suceso en materia mediática. El presentador irá descubriendo ante la opinión pública aquellos elementos de los que se nutre la telebasura. Básicamente, los trapos sucios. Así, las desavenencias entre los familiares y, también, entre los propios desaparecidos, pasarán a formar parte del guion televisivo.

Los personajes que desfilan por Queremos que vuelvan responden a arquetipos fácilmente reconocibles: la estrella televisiva y sus colaboradores, sin escrúpulos y dispuestos a todo por reventar los índices de audiencia; los adolescentes que coquetean con las drogas y las malas compañías; el juez, el banquero, el político y el policía, todos corruptos y “compinchados”; los malvados delincuentes de la Europa del Este…

Los más desarrollados son el periodista Javier Redondo, sublime en la torpeza con que hace todo, su exnovia Lucía –contrapunto y cómplice en la distancia del plumilla–, y Severino, el policía retirado que ofrece a Redondo una carpeta con información explosiva, en la que –quizás– esté lo mejor –y lo peor– de la novela.

El autor nos va proporcionando la información en pequeñas dosis, saltando de unos personajes a otros y alternando el presente con los días previos a la desaparición de los adolescentes. Emplea un lenguaje sencillo, ágil, con mucho diálogo. Se lee fácil. El ritmo, veloz, se mantiene a lo largo de casi toda la novela. Santamarina hilvana una trama (acertado esbozo –con tintes de parodia– de nuestra sociedad actual) que se mueve en los límites entre la realidad y una ficción en la que asoma la teoría de las mafias dedicadas al secuestro de jóvenes.

Un thriller que enganchará a más de uno.

Miguel Ángel Santamarina (Burgos, 1972), es responsable digital en el grupo editorial de prensa laguiaGO! y travel blogger en elviajedesofi.com.

COMPRAR: Queremos que vuelvan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *