Recomendaciones navideñas, No ficción negra y criminal

compartir

Nos adentramos en el mundo de la no ficción, quizá uno de los hermanos pequeños del género negro y criminal pero que no pasa desapercibido por nosotros.

Felices lecturas en negro.

sangre-en-los-estantes

Sangre en los estantes – Paco Camarasa

Simplemente hay que tenerla, hay leerla y hay que disfrutarla. Si eres amante de este magnífico género es una guía imprescindible que te servirá de brújula para empezar a navegar.

Además te la ofrecemos dedicada por Paco Camarasa ( info para pedirla dedicada ) para redondear un magnífico regalo de navidad.

CARTA A LOS REYES: Sangre en los estantes

 

el-intruso

El intruso – Frederick Forsyth

«Todos cometemos errores, pero dar comienzo a la tercera guerra mundial habría sido casi imperdonable. A lo largo de la vida he logrado escapar de la ira de un traficante de armas en Hamburgo, he sido ametrallado durante la guerra civil nigeriana y he aterrizado en Guinea Bissau durante un sangriento golpe de Estado. La Stasi me arrestó, los israelíes me agasajaron, el IRA me amenazó y tuve que salir de Irlanda y me relacioné con una atractiva agente secreta checa. Y todo esto solo como aperitivo. Todo lo vi desde dentro, pero todo el tiempo fui, sin embargo, un observador.»

Apasionate historia la que nos cuenta Frederick Forsyth autor tan próximo al espionaje y en la que sus obras han retratado como nadie este misterioso mundo.

CARTA A LOS REYES: El intruso

 

arte-salvaje

Arte Salvaje – Robert Polito

¿ En serio necesitáis que os convenza para regalar este libro?

La biografía de uno de los mejores autores de novela negra de todos los tiempos escrita por Robert Polito. Obra imprescindible en vuestra biblioteca si queréis ser un buen amante del género negro y criminal.

CARTA A LOS REYES: Arte Salvaje

 

la-educacion-de-un-ladron-ed-bunker

La educación de un ladrón  – Edward Bunker

“La rebeldía del joven Edward Bunker, criado en hogares de acogida, escuelas militares y reformatorios de los que continuamente escapaba por su visceral rechazo a una autoridad a menudo arbitraria, lo convirtió con dieciséis años en el preso más joven de la tristemente célebre prisión de San Quintín. Ni un coeficiente intelectual muy por encima de la media, ni la ayuda de Louise Wallis, esposa del magnate de Hollywood Hal Wallis, lograron encauzar a un joven impulsivo fascinado por los bajos fondos y la noche de Los Ángeles”

Simplemente apasionante

CARTA A LOS REYES: La educación de un ladrón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *