Reseña Alacrán, de Salva Alemany

compartir
Alacrán

Alacrán – Salva Alemany

“Por supuesto, piensa Santos. Sin embargo, no puede evitar acordarse de la cantidad de veces que, pedagógicamente hablando, a él le robaron, le pegaron y le humillaron cuando era chico. Incluido su propio padre. Y no recuerda ni una sola vez en la que alguien fuera a disculparse, ni mucho menos a resarcirle. Nunca hubo ninguna jodida directora Jenkins para impartir justicia. Ni siquiera su madre se atrevía a abrazarlo, por miedo a ser el objeto de las iras de su padre. Así eran las cosas en su casa. Y así han sido siempre las cosas en su vida.”Salva Alemany Alacrán

Comprar: Alacrán

Biografía

Salva Alemany (Valencia, 1968) compagina su trabajo para la administración con su dedicación a la escritura. Tiene además otras inquietudes, o pasiones, como los viajes y la música. Las experiencias de sus viajes y las continuas referencias a sus preferencias musicales son una constante de la que se nutren sus novelas. En todas ellas hay un arduo trabajo de investigación y documentación que sustenta la ambientación de la trama. Así por ejemplo, el polémico Informe Ferns, que desvelaba una trama de abusos a menores en la iglesia católica irlandesa, le sirvió como punto de partida para su segunda novela Éire (2014), finalista del Premio La Trama de Ediciones B. Su primera novela, La suerte no existe(2010), fue finalista del II Premio de Creación Literaria Bubok. Tiene además una obra de teatro inédita, Cena de Navidad(2011). Alacrán, una novela negrahard-boiled” que transcurre en la frontera entre México y Estados Unidos,  es su tercera novela.

Sinopsis

El gringo Santos es dueño de un taller de reparación de motocicletas en Alburquerque,  ciudad  fronteriza con México. Junto con su taller de motos, Santos tiene otro gran amor, su esposa Lupe, la mejicanita, por quien haría lo imposible para aliviarle esa pena que él conoce y comparte. Lupe quiere un hijo con Santos, pero no pueden tenerlo. Santos también tiene un pasado unido al todopoderoso Don Dimas, quien controla los negocios de la droga y el crimen organizado en esa zona de México. Ahora Santos quiere cambiar su vida junto a Lupe, y para ello acepta un último encargo del jefe. Convencido de que este trabajo le servirá para pasar página, una pequeña debilidad en su ejecución, un niño recién nacido, será el origen de toda la trama. Nunca se puede dejar atrás el pasado si se cometen errores y se dejan cabos sueltos.

Reseña

Alacrán no es una novela policíaca, es una novela negra dura, terrible, sin ningún tipo de concesiones al lector, a la historia o incluso a los personajes. Sin embargo, el sentido trágico de la historia está envuelto por un tono irónico, cáustico, humorístico, que permite algún que otro respiro en la narración.

El personaje principal, Santos, es un tipo duro, una especie de sicario que quiere dejar de serlo, pero que en la novela se nos presenta como un héroe solitario, al que le acompaña la música de Johnny Cash y la voz rota de Tom Waits, y que lucha contra un destino, e incluso una personalidad, que le vienen dados por su pasado. No es un asesino sin alma, y en ese aspecto radica uno de los pilares de la novela. Tiene una carácter fuerte, curtido, pero también muestra ternura con sus seres queridos, su esposa Lupe y el niño Roy. Este es uno de los puntos fuertes de la novela: Santos no es un personaje plano, sin sentimientos, no es solamente un asesino despiadado como en cualquier relato de acción.

Otro de los aspectos interesantes es la narración de unos hechos dentro de un marco realista. Es una novela muy documentada, una crónica de los acontecimientos que suceden en el territorio fronterizo de Estados Unidos y México. Además de estar ambientada en el mundo del narcotráfico, se nos describe con todo detalle el territorio, las costumbres y los individuos que pueblan esa parte del mundo, e incluso se revisa la guerra sucia de los paramilitares y la guerrilla contra los campesinos en Centroamérica.

Si bien en algunos momentos la novela puede parecer muy detallista, el desarrollo de la acción y de los personajes necesitan ese estilo descriptivo, pero al mismo tiempo ágil y rápido. Hay cambios de ritmo y de emociones constante, un poco exagerados en su dureza, pero perfectos para ejemplificar el carácter del personaje principal. Si la realidad es violenta y despiadada, la ficción no puede quedarse atrás. Es la ficción llevada al límite o el límite de la ficción.

No obstante, tal vez uno de los mayores aciertos de la novela es la relación que se establece entre los personajes principales. Santos quiere dejar atrás su pasado con don Dimas, quiere olvidar una infancia de malos tratos, necesita empezar una nueva vida con Lupe y su hijo Roy. Confía en su amigo Chucho para que le ayude, pero el juego de lealtades va unido al poder en el mundo del narcotráfico. Chucho aprecia a Santos, pero don Dimas le ofrece algo más valioso que la amistad. Para Santos, Lupe y Chucho el pasado está siempre ahí, no se puede borrar, y cuando vuelve a aparecer se muestra despiadado como el filo de un cuchillo bien afilado.

En Alacrán encontramos todos los elementos del “country noir”, el desierto y la carretera, el narcotráfico y los sicarios, el crimen organizado y los asesinatos despiadados, pero además un final inesperado y brutal. Es una novela que se disfruta desde la primera página. Aviso: hay que tener cuidado con las picaduras de las serpientes de cascabel porque son mortíferas.

Fernando Terrádez  

Un pensamiento sobre “Reseña Alacrán, de Salva Alemany”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *