Reseña, El caso Malaussène 1. Me mintieron, de Daniel Pennac

compartir

El caso Malaussène, de Daniel Pennac

El caso Malaussène 1. Me mintieron,  Daniel Pennac, 2018. 

Por Grazielle Moreno

Literatura Random House. 

Autor: Daniel Pennac nació en Casablanca, Marruecos, en 1944. Hijo de un militar francés, después de una infancia transcurrida en varios países de África y del sudeste asiático se licenció y comenzó a trabajar como profesor de lengua y literatura en un liceo parisino. Sus primeras incursiones en la escritura se produjeron en literatura infantil, pero su gran éxito fue Como una novela (Anagrama, 1994), un apasionado homenaje a la lectura sin complejos. Finalmente, a raíz de la popularidad que alcanzó la saga Malaussène, dejó la enseñanza para dedicarse a la literatura. Esta saga incluye los títulos: La felicidad de los ogros, El hada carabina, La pequeña vendedora de prosa, El señor Malaussène, Entre moros y cristianos y Los frutos de la pasión. En 2007 obtuvo el prestigioso Premio Renaudot con Mal de escuela (Literatura Random House, 2008), obra que en España obtuvo un gran éxito de crítica y ventas. Sus libros más recientes publicados en Literatura Random House son: Señores niños (2011), Diario de un cuerpo (2012) y la pieza teatral El 6º continente (2015). Con la publicación del primer volumen de El caso Malaussène, Daniel Pennac retoma su célebre saga. 

Sinopsis: Después de casi dos décadas, regresa Benjamin Malaussène, el carismático héroe de Daniel Pennac. A pesar de haber envejecido, este escéptico y bonachón alter ego del autor se encuentra en plenitud de facultades y vuelve bien arropado por los célebres miembros de la estrambótica “tribu” Malaussène, así como por un nuevo coro de personajes que se incorporan a la legendaria saga. 

La noticia del secuestro de un empresario llamado George Lapietà incendia las redes sociales y deja desconsolada a su explosiva viuda. Este suceso es el punto de partida de una extravagante investigación policial que sirve de excusa para una alocada sátira social y política. Pennac evidencia los males y las paradojas de un mundo en el que la policía y la justicia, que deberían ir de la mano, se obstaculizan constantemente, o en el que una sabia editora ha de proteger a un polémico escritor que defiende a ultranza “la verdad verdadera”, en un tiempo regido por la corrupción, la mentira y el doble juego. 

Reseña: Abordé la lectura de esta novela con mucho interés y ya en las primeras líneas pude darme cuenta de que estaba ante una obra especial. El estilo narrativo sorprende por su frescura y originalidad. Los que ya hayan seguido la saga de los Malussène no tendrán ningún problema en reconocer a los personajes, para el resto, es imprescindible el Directorio que encontramos a final de la obra, con jugosas descripciones como ésta: “Tanita: Sombrerera de las islas. Esposa del inspector Adrien Titus; su crema, su corazón, su lamparilla, su piltra, su anona, su hermoso madràs, su guitarra, sus glándulas, su trocito de chocolate, su tecito, su vida, su vida…Estas son palabras del propio capitán Adrien Titus”. El autor se vale de giros, de cambios en el tono de la narración, de personajes que parecen rozar el absurdo, para desarrollar una trama en la que el secuestro del empresario va a ser lo de menos. No estamos ante una novela ligera, todo lo contrario, en las frases aparentemente intrascendentes hay muchos temas para la reflexión: la corrupción, el engaño, el paso del tiempo, la hipocresía, la amistad, el amor. 

Pennac se vale de la riqueza de sus personajes para trazar un retrato fiel, no desprovisto de cinismo en ocasiones y de amargura en otras, de la sociedad francesa del momento  (extrapolable a la de cualquier otro país europeo), de la juventud  y sus expectativas, sus miedos, su falta de oportunidades, su lucha por vivir en el mundo que les ha tocado y por qué no, por cambiarlo: 

“Sin duda alguna, una idea germinada en la cabeza de un consejero, deslizada al oído del presidente y comunicada al Ayuntamiento de París: celebrar el regreso a las escuelas y al paro, distraer a los jóvenes a falta de encontrarles trabajo, embrutecerlos con bajos telúricos para que se movilicen contra los ametrallamientos en las terrazas, las bombas humanas y los asesinatos que vendrán. El arte de la diversión contra la ciencia del terror…” 

Una mirada certera hacia lo que somos y hacia donde vamos, aunque no desprovista de ternura y de una pizca de esperanza. Y lo mejor de todo, es que tiene continuación. 

Comprar: El caso Malaussène

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *