#Reseña El secreto está en Sasha, de Rafa Melero

compartir

Rafa Melero

RAFA MELERO

Nacido en Barcelona, pero paso su infancia en Lleida, hasta que el año 1995 ingresó en el cuerpo de los Mossos d’Esquadra.
Desde entonces ha trabajado en ciudades como Figueras, La Bisbal de l’Empordà, Lleida, L’Hospitalet de Llobregat y Terrassa entre otras, y ha desenvolupado su trayectoria profesional íntegramente dentro de la policía judicial, en grupos como Homicidios, Salud Pública o Delitos contra el Patrimonio.
Como escritor, a demás de la serie protagonizada por el sargento Xavi Masip, ha participado en diversos libros de relatos conjuntos, y ha publicado la novela Full.

Comprar: El secreto está en Sasha

El secreto está en Sasha

EL SECRETO ESTÁ EN SASHA.

Esta novela es la tercera entrega que protagoniza el sargento Xavi Masip. Las primeras son: La ira del fénix y La penitencia del alfil.
En esta nueva investigación la mujer de un empresario barcelonés es asesinada, y gracias a las marcas encontradas en su cuerpo, el sargento Masip y su equipo, pueden relacionarlo con un caso antiguo que a la vez los lleva a investigar la desaparición de un buen número de prostitutas. Su equipo no lo hará solo, también tendrán la colaboración de un par de miembros del CNP.
Rafa Melero nos adentra en la mafia rusa, en sus negocios sucios, en su organización empresarial, pero su agente protagonista tendrá que vérselas a demás con un sicópata que se cree un personaje terrible de los cuentos de miedo rusos. Un individuo que goza atrapando, torturando y matando. Una investigación que no le resultará fácil. Tendrá que lidiar con compañeros competidores, con la mafia, y también con la corrupción policial, antes de llegar al asesino.
Es una novela cien por cien procedimental, donde se deja ver la experiencia como policía del autor (nos habla con frecuencia de casos reales), pero también se adivina un gran trabajo de investigación sobre las mafias.
Una trama complicada, que vuelve a situar al sargento Xavi Masip en una situación muy delicada, debiendo decidir si ha de pisar la línea fronteriza de la legalidad, como hace con frecuencia, o quizás en este caso, directamente la ha de traspasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *