Sirenas, de Joseph Knox

compartir

 

Joseph Knox

 

Sirenas, de Joseph Knox por José Rasero Balón

Comprar: Sirenas

Sirenas es la primera novela de Joseph Knox. La edita Penguin Random y saldrá a la venta en España en febrero. La editorial ya ha anunciado para marzo la publicación de The Smiling Man, la segunda del autor, también con el inspector Aidan Waits como protagonista. De Joseph Knox solo sé lo que aparece en su web: “Nació y creció en y alrededor de Stoke y Manchester, donde trabajó en bares y librerías antes de mudarse a Londres. Lee, escribe y corre compulsivamente”.
En la solapa de la edición no venal que tengo en mis manos, entre otros comentarios favorables, me llama la atención el que firma Paco Camarasa: “Léanla y estarán de acuerdo conmigo: la editorial nos engaña si insiste en que una novela tan excepcional y redonda como esta es una ópera prima”.

Sirenas, de Joseph Knox

Veamos.
El joven inspector de policía Aidan Waits no vive su mejor momento. Su breve carrera policial está a punto de irse al garete debido, en gran parte, a sus variadas adicciones –pastillas, cocaína, alcohol–, que lo llevan a sustituir la coca decomisada como prueba (en la comisaría) por polvos de talco. Y lo pescan. El superintendente Parrs le ofrece dos alternativas: la cárcel y el posterior desempleo, es una; infiltrarse en la Franquicia del capo Zain Carver y descubrir qué policías están siendo untados por la organización es la otra. Aceptará la segunda.
Waits trabajará asimismo para el parlamentario David Rossiter, en la búsqueda de su hija desaparecida, Isabelle, que podría haberse convertido en una nueva sirena: las jóvenes que van de club en club recaudando el dinero de las drogas para Zain Carver. La prostitución, la servidumbre –las chicas pertenecen al capo– son parte del tabú que esconde la bella palabra.
A partir de este planteamiento asistimos a un retrato demoledor de un Manchester (brutal personaje per se) nublado y oscuro, descrito de forma detallada y rica en imágenes. Las sucias calles, los bares y clubs nocturnos, los neones y los barrios a los que ni la policía se acerca son las zonas urbanas que acogen a drogadictos, intermediarios y proveedores, en las que reina una violencia descarnada y donde las pandillas luchan por el control del negocio. Por su parte, los altos edificios de las afueras, que vencieron a la tragedia de la crisis, amparan la corrupción y la codicia de políticos y clases adineradas. Y ambos mundos se interconectan más de lo que pudiera parecer.
Nadie es inocente, en nadie podemos confiar, parece decirnos Knox.
Sirenas es un thriller inspirado en el clásico hard boiled, urbano, con las dosis de violencia y corrupción –política y policial– propias de la mejor novela negra. Las diferentes capas que lo componen se irán desmenuzando hasta llegar al desenlace –y a la explicación– final. El repertorio de personajes es amplio. Y de calidad. Las sirenas Sarah Jane, Cath, Isabelle Rossiter, el capo Zain Carver, su lugarteniente Grip, su oponente Sheldon White, los policías, el Bicho…
La primera persona del protagonista logra una narración coherente con el personaje –complementada con unos diálogos que cumplen su función de hacernos avanzar– mediante una prosa a veces desquiciada, que refleja con acierto su mente turbada por las drogas. Waits vive en una bruma narcótica cotidiana. Lo mueven la negligencia, la rabia y sus vehementes instintos. Y le funciona.

La acción avanza a un ritmo de montaña rusa, al igual que los movimientos de Waits que, tras ascender, por ejemplo, al refinamiento y a la modernidad de Beetham Tower, se precipita a continuación a las calles y subsuelos más depravados de la ciudad, y ofrece también al lector breves reposos para digerir y reflexionar sobre lo sucedido, repasar las pistas que van apareciendo y aproximarse a las soluciones que están por llegar.
Muy recomendable novela negra, en definitiva, que recrea y combina lo mejor de los clásicos con cierto desparpajo contemporáneo. Una gran ópera prima, si desoímos al maestro Camarasa, claro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *