Restos mortales, de Donna Leon

compartir
Restos mortales, de Donna Leon editado por Seix Barral

Restos mortales, de Donna Leon por JoseVi Blender

“Es bonito regresar a casa. La mejor época es el verano. Es bonito recibir la visita de recuerdos dormidos por el asqueroso cotidiano quehacer. Un momento de solaz esparcimiento para aprovechar y volver a tus raíces. Negras. de las primeras que recuerdas que te recogijaron en un sofá. Con manta o sin ella, la época del año importa poco. Una sensación de seguridad.

Se cumplen las bodas de plata del primer caso que nos narró Donna del querido Guido Brunetti. Fue en Muerte en la Fenice. Ya van 25 años.

Ningún avance en los planteamientos. Nada que no sepamos de nuestro insigne y veterano comisario. Pero las novelas van transformándose. Nada es eterno. Las historias de Guido también. Sus aventuras empiezan a interesarnos menos que él. Y la Sra. Leon nos lo va revelando en su habitual vida hasta que empezamos a asombrarnos de lo que somos capaces de preveer sobre sus reacciones. Nos asombramos de lo que llegamos a conocerlo hasta que el punto de tener la osadía de empezar a considerarlo un frecuente de nuestra vida, cada vez más virtual. Nos cuenta sus dichas y sentimientos, cada vez más profundos. Era de esperar, Veintiséis novelas con el mismo protagonista necesitan una renovación, y ésta va dirigida hacia un mayor énfasis en los sentimientos personales y humanos de un tipo que, para quienes desde hace años que lo seguimos nos resulta, al menos a mí me pasa, un miembro más de nuestra adoptiva familia imaginaria.

Los casos van sirviendo de pretexto para contarnos episodios, circunstancias y posiciones sobre temas importantes. En este caso la amistad, la trascendencia, la honradez, el legado que dejamos.

Con un relato de tintes medioambientales, donde los poderes no se acercan siquiera a comportamientos respetables, como era de esperar, Guido se refugia en un retiro personal de pensamiento y contemplación en los canales adyacentes de Venecia, un lugar fuera del alcance de curiosos y persistentes portadores de cámaras fotográficas donde todavía se pueden encontrar vestigios de vida antecesoras a la vorágine contemporánea de prendas y pagos en la que se encuentra sumisa Venecia, y el resto del mundo. ¡Quién la hubiera podido disfrutar en décadas anteriores!

Restos Mortales y si no, Donna Leon, y si no, Guido Brunetti, van devolviéndonos a un mundo literario que cada vez es más difícil de encontrar. Una vuelta a casa. Reconfortante.”

Comprar: Restos mortales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *