Archivo de la etiqueta: el circulo rojo

Reseña, Olga, de Vicente Corachán

filigrana

Olga, de Vicente Corachán por ALBERTO PASAMONTES

“A Olga la conocí… –mejor dicho: ella me conoció a mí- en la fiesta de un colega.”

Gumer es uno de esos detectives que todos los aficionados al género negro reconocemos desde el primer momento. Ingenioso en sus pensamientos y comentarios, atrevido, goza del éxito en su trabajo, y quizá por eso ha acabado divorciado. Como casi todos los detectives, la mayoría de encargos que recibe son por cuernos, bajas laborales… ese tipo de casos tan aburridos, pero tan necesarios para cuadrar las cuentas de la agencia a final de mes. Tiene también un ramalazo machista que le hace ver a las mujeres como distracciones de una noche, aunque tal vez ello sea debido al daño que le causó el divorcio, aunque no le guste mucho reconocerlo. Al menos hasta que, como surgida de la nada, aparece Olga.

Y es que, durante un viaje de trabajo a Madrid (él vive y trabaja en Barcelona) que aparentemente no implica muchas dificultades, alguien le tiende una trampa, haciéndole aparecer como principal candidato a comerse el brutal asesinato de una prostituta. Poco tardará Gumer en sospechar que Olga, que ha llegado a su vida apenas unos días antes, está implicada en el asunto.

Vicente Corachán es el autor de Olga (Círculo Rojo, 2016). Y también es investigador privado, igual que Gumersindo Hierro, Gumer para los amigos. Se notan su experiencia y conocimiento del mundillo en la forma de narrar los procedimientos y cauces por los que transcurre una investigación, y al contar las relaciones de los detectives con los diferentes cuerpos policiales, así como las colaboraciones, no siempre cordiales, entre ellos. En este sentido, el lector agradecerá los detalles que Corachán aporta a la narración, que añaden un plus de interés y veracidad a su relato. La trama, además, es consistente y está muy bien urdida, y los razonamientos de los implicados bien trenzados, de modo que no deja ningún cabo suelto en una historia que avanza con paso ágil y firme hasta un clímax al que llegamos a la mitad del libro.

Pero aquí nos encontramos con un pequeño problema. Y es que Vicente Corachán nos ha llevado hasta allí con tanta eficacia, y el pico narrativo es tan intenso, que la segunda mitad de la novela se ve perjudicada al no lograr alcanzar de nuevo una cota tan alta. Quiero que se me entienda bien: no es que el resto del libro sea malo o no tenga interés. Por supuesto, ya que estamos aquí, queremos saber qué es lo que pasa con Olga, averiguar cómo se va a librar Gumer de esta, y ver cómo los que le han hecho el lío muerden el polvo, pero no volveremos a sentir ese subidón de adrenalina de antes. La historia sigue siendo buena, continúa sin presentar fisuras y merece ser leída hasta el final. Un final que, para Gumer, presenta un futuro más… bueno, mejor no lo digo. Así esperaremos con más ganas su próxima aventura. Porque tanto el personaje, Gumer, como su creador, Vicente Corachán, muestran un gran potencial que aún se puede desarrollar y explotar más. Ambos merecen que los sigamos con mucha atención.

CARTA A LOS REYES: Olga