Archivo de la etiqueta: novela policiaca

El secreto está en Sasha, de Rafa Melero

El secreto está en Sasha, de Rafa Melero

El secreto está en Sasha, Rafa Melero editado por Editorial Alrevés

SomNegra te invita a la presentación de El secreto está en Sasha, de Rafa Melero, tercera entrega del Sargento Xavi Masip. Rafa será interrogado por Sebastià Bennassar que intentará sonsacar todo (sin spoiler) sobre los detalles de esta nueva novela.

Como siempre el autor firmará ejemplares a todos los asistentes, y si no puedes venir al evento puedes conseguir tu ejemplar dedicado reservando en nuestra web.

Te esperamos!!

Compra dedicada: El secreto está en Sasha

Años de sequía, de Jane Harper

Años de sequía, de Jane Harper

Años de sequía, de Jane Harper (Salamandra Black) por Luis V

Aún estaba desangrándose la madre cuando el siguiente disparo reventó la cabeza del mayor de sus dos hijos, que solo contaba seis años; los trece meses de la pequeña, único testigo de la tragedia, la mantuvieron con vida pese a su terrible llanto. Alejado de la granja, la escopeta y el cadáver de Luke Hadler, cabeza de familia, comparten la última instantánea de aquel baile de muerte, y nadie en Kiewarra (sureste de Australia) duda que fuera él quien la disparó; los fuertes calores y la larga sequía son capaces de justificar cualquier tipo de desesperación.

Aaron Falk ─quédense con el nombre, que volverá a dar que hablar, trabaja de policía en Melbourne investigando delitos financieros; allí conoce del crimen por la prensa, e identifica por los detalles de la noticia que el principal sospechoso de la matanza es Luke Hadler, su amigo de la infancia. Por si le quedaba alguna duda, alguien deja en forma de carta sobre su mesa siete palabras que incrustan en su cabeza un enjambre de molestas avispas: «Luke mintió. Tú mentiste. Ven al funeral.»

Con un prólogo corto pero redactado con maestría, la anglo-australiana Jane Harper nos introduce de lleno en su ópera prima, creando una atmósfera que horada los sentidos y que ya no te suelta hasta la última página. Kiewarra, que abrasa las mentes ya de por sí obtusas de sus ciudadanos, sube de grados ante el regreso de Falk, veinte años después de que le tocara salir huyendo. Sabe que su presencia no es grata, y ajusta su visita a la asistencia al entierro y correspondiente pésame, así como esclarecer el significado de aquellas palabras que se repiten en su cabeza: «Luke mintió. Tú mentiste. …». Falk recuerda como era Luke, y no ve del todo descabellado que pudiera haber acabado con su familia para luego suicidarse, pero pronto empieza a ver aspectos que no le cuadran. Las sombras del pasado se reproducen y pese a que no todos le vuelven la espalda, quienes le prestan su apoyo no tienen la solvencia deseada; quien no se lleva bien con Mal Deacon, el cacique del pueblo, lo paga caro, y Falk es la diana perfecta para sus actos. Con todo en contra, da legalidad a sus actos amparando la investigación en las inexpertas manos del sargento Greg Raco, quien cuenta con jurisdicción en la zona.

Años de sequía está narrada en tercera persona y mantiene al lector en ascuas durante toda la trama, consiguiendo que cada vez que se coloca una pieza correcta en la investigación, se descoloque otra que parecía ajustada. Las primeras páginas no necesitan mayor fuerza que la urdimbre planteada y a medida que avanzas en la lectura la autora nos arrecia, con progresión, intercalando secuencias y conversaciones del pasado que van llenando de sentido los vacíos encontrados, descubriendo detalles que hacen que surjan nuevos misterios. Su publicación fue la revelación literaria del año en Australia, vendiéndose sus derechos de traducción a más de 20 idiomas, y recibiendo importantes premios. Actualmente una productora cinematográfica trabaja en su adaptación al cine.

No lo duden, por muy listos que se crean tendrán que leer muchas páginas para encontrar una buena pista que les sitúe frente a quien efectuó los disparos.

Comprar: Años de sequía

El karma del inspector González, de Sebastián Vázquez

El karma del inspector González, de Sebastián Vázquez editado por Almuzara

El Karma del inspector González, de Sebastián Vázquez por José Rasero Balón

Comprar: El Karma del inspector González

El Karma –según apunta Sebastián Vázquez al inicio de la novela– viene a significar, en cañí, que “el que la hace la paga”. Y eso es lo que consigue a lo largo de sus 335 páginas, milagrosamente, el inspector González. A González –a punto de ser apartado del caso de un asesino en serie por los nulos resultados de sus pesquisas, que su jefe achaca a su mala vida (bebe, juega a los naipes y acumula peligrosas deudas, va de putas, se deja corromper)– el destino, de pronto, parece sonreírle. Y de tal modo que comienza a resolver casos en cascada, como fichas de dominó que caen una detrás de otra. Eso sí, el primero de ellos, las cinco mujeres asesinadas, se lo endosa sin rubor –sabiendo que es inocente– a Karim, un pequeño traficante de origen magrebí. ¿La razón? González ha de ofrecer alguna cabeza con urgencia a su jefe y, además, Karim es el novio de Verónica, la prostituta por la que el inspector anda colado. González es –sí, con todas las de la ley– un ser repugnante, con la diabetes y el infarto pisándole los talones. Pero tiene un rincón limpio en su corazón. Es capaz de todo por su hija Marta. Ama a Verónica. Se la juega por su compañero más leal.

Será a partir del caso del asesino en serie que, con González siempre en heroica primera línea, caiga una red de narcotraficantes internacional, sea descubierto un torturador de la Argentina de Videla, se desmantele la mafia que controla el juego y la droga en Madrid, etc. Además, por si fuera poco, el inspector consigue salvar su propia vida, seriamente en peligro, y no solo por su salud de pena.

Pero no todo es el inspector González en la novela. Junto a este gran personaje se despliega un enorme abanico de buenos secundarios. Además de los ya mencionados podríamos destacar a El Culebra, gitano y confidente del inspector; El Rólex, capo de la mafia madrileña; El Pintor, aristócrata, homosexual, aficionado al Arte y adicto al juego; Marisa, ex del inspector, y Pilar, su suegra, aficionada a los porros y al tarot. Y Luis, hermanastro de Karim.

La trama es otro gran logro de la novela. En realidad, es un conglomerado de hilos narrativos que el azar, como a los personajes, hace confluir de forma verosímil; que van encajando sin rechinar, y que –aunque en algún momento de la lectura nos parezca imposible– el autor consigue resolver con maestría, sin dejar suelto ninguno de los múltiples cabos, como una maquinaria perfectamente engrasada. Lo único que queda bien abierto es la continuación de las aventuras del inspector González.

Una gran novela negra, empapada de violencia y muerte, muy divertida, vigorosa, con un ritmo frenético, que apenas te permite respirar ni reflexionar acerca de lo que vas leyendo. La acción manda. Es también, podríamos añadir, toda una enciclopedia del delito y de los bajos –y altos– fondos de la ciudad de Madrid.

Sebastián Vázquez Jiménez

Sebastián Vázquez Jiménez (Madrid, 1953)

Desde 1992 es editor en Editorial Edaf y director de Arca de Sabiduría, colección especializada en textos clásicos de las filosofías y religiones de Oriente. Es autor de libros como La presencia de Dios (1996) y coautor junto a Ramiro Calle de Los 120 mejores cuentos de la tradición espiritual de Oriente (1999) y Los mejores cuentos de las tradiciones de Oriente (2003). Asimismo, ha publicado la novela Por qué en tu nombre (2010).