Archivo de la etiqueta: salto de pagina

El porqué del color rojo, de Francisco Bescós

El porqué del color rojo – Francisco Bescós

Desde el desconocimiento que da la lejanía y el condicionante que ofrece el consumo de productos audiovisuales y literarios, como el cine de los Cohen o las novelas de Cormac McCarthy, tendemos a poetizar la Norteamérica profunda, visceral y brutal en el que cualquier crimen multiplica sus efectos sanguinarios por 100 y los asesinos están tan descontrolados que podrían definir el delito de lesa humanidad en el Código Penal español. Sin embargo, no hay que ir tan lejos para encontrarte un entorno rural con sus leyes no escritas, sus costumbres y formas de entender el dolor, la vida o la muerte que horrorizarían a cualquier urbanita además de a los inspectores de Sanidad. No es de extrañar que recelen de todo lo que huela a forastero.
Suena a ‘western’ y a veces el Salvaje Oeste no está tan lejano, a unos cientos de kilómetros España adentro desde cualquier capital que se considere cosmopolita por ser capaz de atraer a un puñado de turistas despistados. Es a este territorio rural que nos traslada la novela de Bescós en su segunda historia con los mismos personajes y el mismo escenario: los campos de La Rioja salpicados de viñedos y en plena actividad laboral cuando llega el momento de la cosecha. Como el vino, el libro respira sabor a tierra.
La autenticidad es lo mejor que tiene la novela. El planteamiento del crimen, la aparición del cadáver, los problemas de tráfico de influencias y ‘amiguismo’ con el que se encuentran los investigadores, o el propio carácter de los personajes dibujan un paisaje cercano y lejano al mismo tiempo, en el que cualquier defecto que conozcamos puede empeorar aún más por el lado salvaje. El autor perfila muy bien las contradicciones internas de la protagonista así como sus relaciones opuestas con sus subordinados y con su familia.
Uno de los aciertos es comprobar como la investigación policial se basa en la intuición que da el oficio, después de llevar muchos casos de crímenes a cuestas, y en ir recapitulando pruebas y más pruebas sin esperar a golpes de ingenio brillantes ni revelaciones mágicas. Los secundarios están bien detallados, aunque hay cierta precipitación en un personaje tan rico en matices como el del cura boxeador, que podría dar mucho más de así. Cumple su propósito de ser la conciencia social de la novela, la que nos alerta sobre el clima de desigualdad y de miseria de los inmigrantes temporeros, que al magnificarse más en un ambiente rural es más visceral y salvaje.
Si la sencillez de la novela encandila, la complicación, a veces artificial, de la trama es lo que puede complicar su lectura. La investigación del crimen, en principio local, se complica por la idea de meter cuestiones terroristas y de conectar luchas del pasado, ahí el paso de la teniente de la Guardia Civil por el País Vasco en los ‘años del plomo’ es un filón, con las actuales conectadas a la religión y las nuevas tecnologías. Los antagonistas parecen caricaturas de malos de ‘saloon’ y cuesta ver realmente el peligro que puede generar para la teniente más allá de remover el pasado.
Las subtramas que incorpora el autor, con las vivencias de algunos de los inexpertos guardias por esa zona rural y su relación con los lugareños, tienen poca fuerza y a veces generan más confusión en una novela que de por sí ya requiere mucha atención. Menos mal que el humor que a veces destila la obra ayuda a recuperar las ganas de devorar las aventuras de nuestro particular grupo de investigadores en lo que podríamos llamar la España profunda desde nuestra prepotente atalaya de la ciudad, aunque estemos rodeados de superficialidad y soledad.

Francisco Bescós

El autor nació en Oviedo en 1979 y desempeña su profesión de publicitas además de escritor. Francisco Bescós, que se licenció en Comunicación Audiovisual y Publicidad por la Universidad de Navarra, ha trabajado para grandes marcas en multinacionales de publicidad y compagina esa labor con la literatura. Su obra está marcada por la variedad en todo tipo de géneros no sólo el negro sino también el humor absurdo. En 2014 ganó el VIII Certamen Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona con la novela ‘El baile de los penitentes‘, el primer caso de los agentes de la Guardia Civil en Calahorra que recuperó después para ‘El porqué del color rojo‘. La editorial Salto de Página también publicó su libro ‘El costado derecho’.E