Archivo de la etiqueta: thriller

Reseña: Una historia negra, de Antonella Lattanzi

Una historia negra – Antonella Lattanzi

Una historia negra – Antonella Lattanzi por Alberto Pasamontes

Roja y Negra, 2018

Vito Semeraro es un maltratador. Hace ya tiempo que Carla, su ex mujer, consiguió librarse de él, pero Mara, la menor de sus tres hijos, echa de menos a su padre y ha pedido que acuda a su fiesta de cumpleaños. Todo sale a pedir de boca y Vito se muestra como un padre cariñoso, algo que, por otra parte, siempre fue, pues la única que probaba en sus propias carnes lo violento que podía llegar a ser, era Carla. Sin embargo, esa misma noche Vito desaparece misteriosamente. Durante los días siguientes, todo el mundo lo busca; la policía, Carla, que acabará por ser la principal sospechosa, sus hijos mayores Nicola y Rosa, que parecen mantener una relación casi amorosa, Milena, la amante de Vito durante los últimos catorce años, y la hermana de Vito, Mimma, y sus parientes que “tienen modales mafiosos”, según asegura la contraportada, y así se deja entrever en la novela.

Buen argumento para una novela negra, ¿verdad? Pues olvídenlo todo, porque esta no es una novela negra. Lo cual no sería malo si esta fuese una buena novela, pero me temo que tampoco. Y es una pena, porque es una novela necesaria. Caray, cuantas novelas…

En primer lugar, la cita respecto a la mafia de la contra parece hecha expresamente para captar la atención de los aficionados al género, porque lo cierto es que no tiene la más mínima influencia en la trama. Para que me entiendan, tiene la misma importancia que si un personaje es rubio o moreno o prefiere la Fanta de naranja al Sprite. En la edición anticipada que el jefazo de Somnegra ha puesto en mis manos, la frase promocional de La Repubblica dice “Un ritmo vertiginoso e ineluctable, rematado por una acción y unos diálogos de primera”. Lo cierto es que, tras un arranque prometedor, el ritmo es lento, especialmente durante la búsqueda de Vito, que se prolonga durante dos semanas y casi ochenta páginas en las que no pasa prácticamente nada; la acción brilla por su ausencia excepto durante diez páginas magistrales, estas sí, casi al final, en las que se narra de forma violentamente cruda y real lo que realmente pasó, y los diálogos, pues bueno, quizás hubieran sido buenos si la autora no hubiese decidido pasarse de original (más adelante me explicaré). En cuanto a lo de ineluctable, solo diré que hemos subido otro escalón en la absurda búsqueda de epítetos originales para intentar vender.

Busco la portada definitiva en internet. Afortunadamente, parece que los responsables de Roja y Negra han reaccionado a tiempo y finalmente han optado por otra mucho más acertada de Corriere della Sera, que promete “Una novela irresistible que narra la violencia contra las mujeres desde una perspectiva inédita”. A mí no me ha parecido irresistible, ya lo habrán notado, pero lo que no se puede negar es que Lattanzi lo trata desde una perspectiva, no sé si inédita, pero al menos valiente y poco usada. El problema es que se pasa de rosca, abusando de una estructura que trata de integrar diálogos, narración y párrafos explicativos en un solo bloque, intercalando e insertando unos dentro de otros, algo que resulta maravilloso si sale bien, pero que se convierte en una lectura farragosa y poco clara en el caso contrario. La escritura se revela forzada y lo que pretende ser asfixiante se vuelve irritante por pesado y falto de continuidad, obligándome de vez en cuando a leer más de una vez y más de dos un fragmento para comprender lo que estaba pasando. En otras ocasiones peca de un buenismo o inocencia, no sé por qué decantarme, que no pega con el libro y con el público al que está dirigido, como cuando una presa con pinta de ser capaz de arrancarle la cabeza a una serpiente de un solo bocado, ya saben, una especie de sociópata a la que solo le importa ella misma, se acerca a Carla para apoyarla y darle ánimos, o se descuelga con un infantil “También [los ojos] de la fiscal despedían rayos, restallidos y truenos”. ¡Cáspita, repámpanos y retruécanos!, me dieron ganas de exclamar en medio de un ataque de risa.

Por último, insistir: por mucho que haya un fiambre y no sepamos hasta el final quién le ha llevado a esa condición, no es una novela negra. Ni siquiera policiaca. Hacen falta otros elementos para considerarla negra. Es una novela sobre sentimientos, íntima en ocasiones, sobre maltrato, necesaria quizás, seguramente. Una historia que debería llegar a remover las tripas y la conciencia del lector, pero que a mí me ha dejado frío debido a su ejecución poco hábil.

Una pena.

Comprar: Una historia negra

Reseña Absolutamente Heather, de Matthew Weiner

Aboslutamente Heather, de Matthew Weiner

Absolutamente Heather, de Matthew Weiner por Josevi Blender

“Un ejemplar de novela que no es lo mismo que una novela ejemplar, para discutir sobre donde empieza y termina el género negro.

Tomando como tema central la relación padres-hijos desde la niñez hasta la adolescencia, Weiner nos expone la vida del matrimonio Breakstore, cómo se conocieron, sus primeros años de matrimonio, sus expectativas vitales, sus compromisos sociales y su particular sueño americano. Y es que Absolutamente Heather es el nombre de la hija del matrimonio, pieza sobre la que giran aspiraciones y el profundo, y a veces equívoco, compromiso paternal sobre los propios vástagos.

Un gran inicio matrimonial seguidos de un declive paulatino de su relación a través de la indagación en los pensamientos de la pareja, verdadera protagonista. Todo ello dentro de la desestabilizante presencia de Boby, un muchacho nacido del polo opuesto del ensalzado conservador modo de vida de una sociedad americana de la que no todos disfrutan, marcado por la delincuencia, las drogas, la desestructuración familiar y  de la psicopatía que puede llegar a producir la parte desechable de esta sociedad.

Boby es quien realmente introduce el elemento noir en esta novela. Su conducta está marcada por la parte desagradable de quienes no pueden optar a las oportunidades del sueño y de los que ponen las trabas para desarrollar ese sueño americano.  Una confrontación de dos mundos que conviven codo con codo y que son incompatibles.

Absolutamente Heather es la primera novela de Matthew Weiner, creador de la famosa serie Mad Men, y en ella, al igual que en la serie, vuelve a criticar el anómalo funcionamiento de una sociedad que se encuentra lejos de asegurar un modo de vida del que tanto se vanagloria, manifestando que existe un delgado hilo sobre el que descansa toda una vida y que puede romperse en cualquier momento. Por cualquier causa.

En cuanto al desenlace es el habitual inicio de lo que solemos llamar novela negra trastocando así muchos de los estereotipos alejándola un poco de ella y abriendo nuevos caminos. El crimen es el principio o es el final.”

Comprar: Absolutamente Heather

Noche, de Bernard Minier

Bernard Minier

Noche – Bernard Minier por Fernando Terrádez.

“Éste (Servaz) tuvo la sensación de que entre bambalinas había un demiurgo que los manipulaba como marionetas a los tres, tirando de unos hilos invisibles…Una sombra cuya identidad adivinó, antes de que se pronunciara su nombre, con el convencimiento de que iba a agrandarse y a envolverlos en sus tinieblas.”

Bernard Minier, Noche

Comprar: Noche

Biografía

Bernard Minier (Béziers, 1960) pasó su infancia en Montréjeau, al pie de los Pirineos franceses y estudió en Tarbes y Tolouse, donde se ambientan sus novelas. En la actualidad vive en el departamento de Essonne, en la Isla de Francia. Estudiante frustrado de Medicina, trabajó para el Servicio de Aduanas de Francia antes de dedicarse por completo a la escritura. Su primera novela, Bajo el hielo (2011), obtuvo un gran éxito siendo traducida a una docena de idiomas. En ella aparece por primera vez el personaje principal de su obra, el capitán Martin Servaz, un policía de Toulouse de gran humanidad y con una pasión por las sinfonías de Mahler que comparte con su antagonista, el psicópata Julian Hirtmann. En cada una de las novelas de Minier, Martin se ve obligado a resolver una serie de crímenes horrendos obra de la mente privilegiada y enferma de Hirtmann. La segunda novela de Minier, El Círculo(2012) es la continuación de Bajo el hielo. Nos encontramos con la misma ambientación, los mismos personajes y la misma obsesión de Martín Servaz por el asesino en serie Julian Hirtmann. Dentro de la misma saga ha escrito No apagues la luz(2014), Noche(2017) y Soeurs(2018), pendiente de publicar en España. Además de la serie de novelas del comandante Servaz, ha escrito otro thriller ambientado en Estados Unidos, pero que no ha sido traducido en España,Une putain d’histoire (2015). Su obra ha recibido el Premio Polar en el Festival de Cognac en dos ocasiones, el Premio de l’Embrouchure y el Premio de las Bibliotecas y las Mediatecas Cognac.

Noche, de Bernard Minier

Sinopsis

La cuarta entrega de la serie del comandante Martín Servaz se inicia con el asesinato de una joven en la iglesia de Santa María en Bergen. Hasta allí se desplaza para investigar el caso la policía de Oslo Kirsten Nigaard. El rastro del asesino le lleva hasta una plataforma petrolífera noruega donde encuentra unas fotos de Servaz tomadas por el asesino, y entre ellas las de un niño, Gustav, que se convertirá en uno de los elementos claves de la novela. Paralelamente, en Toulouse, Servaz entra en coma después de ser disparado en el corazón por Jensen, un depredador sexual, cuando intentaba detenerlo junto con su compañero el teniente Vincent Espérandieu. Tras despertar del coma, Servaz y Kirsten iniciarán una investigación que llevará de nuevo al policía de Toulouse a enfrentarse al asesino en serie Hirtmann. Esta vez, sin embargo, Servaz tendrá que lidiar con giros inesperados fruto de la mente analítica y obsesiva del psicópata

 

 

Reseña

Noche es un thriller psicológico francés o novela polar, como se llama ahora en la época de las etiquetas. Es un libro para leer junto al fuego en un día de tormenta o de nevada, o incluso en la terraza del apartamento de la playa. Tiene todos los ingredientes de un bestseller: un policía atormentado por un crimen mal resuelto que según la opinión de los que le rodean ha padecido un cambio de personalidad después de volver de un coma, un depredador pervertido que instiga constantemente a sus víctimas, una policía noruega con una vida secreta un poco turbia, una pareja de profesores universitarios cuyas juegos sexuales rayan el morbo, un niño enfermizo, y por supuesto el antagonista, un psicópata con una mente privilegiada dedicada a asesinar por placer, un personaje similar al Hannibal Lecter de El silencio de los corderos. Todos ellos actuando en un ambiente invernal, desde una gélida plataforma petrolífera noruega hasta los pequeños pueblos nevados del pirineo francés o de las idílicas poblaciones de montaña austríacas.

La trama de Noche engancha desde el primer momento por todos los elementos que se van añadiendo, configurando una red de la que no puedes perder detalle. En cualquier momento aparece un elemento sorpresa, un argumento secundario que te lleva de un lado a otro sin ningún tipo de misericordia. Todos los finales de cada uno de los capítulos acaban en momentos de suspense, lo que te obliga a querer seguir leyendo. Con cada uno de estos ingredientes se irá cocinando un plato de lo más exótico e inesperado, a un fuego a veces demasiado lento, pero que el lector siempre querrá ir saboreando, probando pequeñas cucharadas, aunque a veces les falte un poco de sal o por el contrario sean demasiado amargas.

Sin embargo, la novela también tiene sus puntos débiles. Uno de ellos son las situaciones poco creíbles que aparecen desde el inicio de la novela y que son narradas como verosímiles, como cuando la policía de Oslo es insultada en el tren a Bergen por su compañera de vagón, hasta casi al final con una operación quirúrgica de lo más improvisada. Además, no añade nada nuevo a novelas del mismo estilo como la que he citado antes, ya que incluso el doctor Hannibal Lecteres un personaje más complejo que el siniestro fiscal y asesino en serie Julian Hirtmann. Excepción hecha de una serie de asesinatos que le hacen brillar a lo largo de la novela, los personajes como la agente de la Kripos, Kristen Nigaard, los ayudantes de Hirtmann, Rolandy Aurore Labarthe, o incluso el propio depredador sexual Jensen, están más perfilados que el antagonista de la novela.

Tampoco creo que juegue muy a su favor el exceso de estadísticas, de datos, que en mi opinión son innecesarios en la novela. Al lector no le hace falta saber el número de helicópteros accidentados al intentar llegar a una plataforma petrolífera, ni que se le dé una definición aclaratoria de alguna institución judicial o policial europea.

Por otra parte, la novela tiene una ambientación que engancha desde el primer momento:la nieve, el frío, la lluvia que te cala hasta el alma, y que te persigue a lo largo de toda la trama. Los fragmentos de la novela que transcurren en ese paisaje invernal son las más brillantes, desde el refugio donde se alojan unos excursionistas al caer la noche en la montaña hasta la muerte acontecida en un bosque nevado a las afueras de un hospital.

Resulta también interesante el juego de pistas mediante nombres falsos del ex fiscal Hirtmann o las constantes referencias culturales que van desde Mahler hasta Guns N’Roses o Airplane Man en lo musical y Edgar Allan Poe, Jack London y Rimbaud en lo literario.

Para terminar, el atractivo de Noche radica en dos elementos clave. Por un lado, la maldad que domina, que mueve los hilos, por mucho que el personaje principal crea que controla las situaciones. Una maldad fría, sin escrúpulos, que no se mueve por impulsos. Por otro lado, Servaz, un policía humano, torpe como nosotros, al que le ocurren acontecimientos paralelos que desconoce, como a nosotros, pero que siempre está por encima del antagonista gracias a su perseverancia.