Trilogía del surf, de Willy Uribe

compartir
Tres trepidantes ‘nouvelles’ negras con el surf como telón de fondo.

Trilogía del surf – Willy Uribe – Los libros del lince por José Rasero Balón.

Tres novelas cortas configuran Trilogía del surf (Los libros del lince. 2017), la última publicación de Willy Uribe, cuyo título, quizás, pueda llevarnos a engaño: quien nada se interese en esta disciplina acuática, por ejemplo, podría huir despavorido; o sus amantes, acaso, quedar decepcionados.  Si bien es cierto que, en sus primeras obras (Crónicas del salitre o A vueltas con la marea), el escritor vasco nos refiere sus experiencias como practicante del surf en las playas del País Vasco y del mundo entero, en esta ocasión (Trilogía…) ninguno de los tres relatos trata de este deporte, ni es el surf su hilo conductor, aunque sí anecdótico: sus protagonistas se dedican a su práctica y ello sirve para situar, en buena parte, los lugares poco habituales en los que se desarrollan las historias. A partir de ahí, Trilogía del surf   es otra cosa. Lo que hilvana las tres historias es el deseo de conducir al ser humano a una situación límite: y contarnos qué sucede. Tres novelas negras nada convencionales, que destacan por lo diferente de sus intrigas, lo insólito de sus atmósferas y lo acertado de los diálogos.

En “Más allá de Al Ganzung”, relato de unas 40 páginas, un joven californiano que huye de la guerra de Vietnam y busca en las playas vírgenes de Mauritania ‘la ola perfecta’, se encuentra con un grupo de legionarios españoles, desertores, que llevan en su camión, secuestrado y humillado, a Camello, un suboficial, manco y perverso.  Chico, el protagonista, tras acercarse inocentemente a ellos se verá envuelto en un laberinto de violencia y crimen de difícil escapatoria.

En “Doce poemas de amor en Zicatela”, de unas 100 páginas, el inspector Nogales investiga el asesinato de Carlos Fuentes, así como la desaparición de dos turistas australianas. Sus sospechas recaen en Marcos Zuloaga, un bilbaíno, poeta y surfista, que nos relatará en primera persona los hechos –su relación con el también “poeta” Carlos Fuentes y las dos jóvenes australianas– y los interrogatorios a los que se ve sometido por Nogales. La ambientación tropical, el alcohol, las drogas, las mujeres fatales y, también, la poesía, son el mar de fondo que envuelve a los personajes en una trama misteriosa y, casi, irracional.

Nanga”, novela de 150 páginas, es la primera editada (2006) del autor. Se hallaba descatalogada, y ha sido recuperada en esta Trilogía. También es la mejor construida, la más redonda y la que más me ha gustado. El aroma conradiano la sobrevuela de principio a fin, tanto en sus ambientes como en sus personajes opacos y misteriosos. Un joven vasco aficionado al surf vive en una isla remota de Indonesia. Sabemos que huye de su pasado y que su objetivo es ocultarse hasta el punto de perder su propia identidad. El anuncio en un periódico de la zona le hará saber que un periodista de pocos escrúpulos anda detrás de él. Una suculenta recompensa ha puesto precio a su ansiado aislamiento y dará lugar a una sucesión de crímenes. Y a su huida, aún más desesperada, por la selva indonesia.

Willy Uribe (Bilbao, 1965) Es escritor, fotógrafo y aficionado al surf. En 2006 publicó Nanga, su primera novela, y a comienzos de 2008 apareció Sé que mi padre decía, con la que obtuvo el Premio Silverio Cañada de la XXII Semana Negra de Gijón y el Farolillo de Papel de la Cámara del Libro de Bilbao. Finalista del Premio Tusquets Editores de Novela por Cuadrante Las Planas, y tres veces finalista del Premio Euskadi de Novela por Nanga, Lo que hemos amado y El último viaje del Omphalos.

Comprar: Trilogía del surf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *