Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, de Juan Ramón Biedma

compartir

Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, Juan Ramón Biedma, 2015. por GRAZIELLA MORENO

Lengua de Trapo SL

AUTOR: Juan Ramón Biedma, nace en Sevilla. Entre otras actividades, ha trabajado como locutor de radio, guionista, crítico musical y cinematográfico. Sus relatos han aparecido en diversas publicaciones y antologías (La lista negra, Libertad condicionada y otros relatos, Guernika variaciones, Aquelarre, Lava negra, Obscena…). Su primera novela es El manuscrito de Dios (2005), a la que siguen El espejo del monstruo (2006), El imán y la brújula (2006), El efecto Transilvania (2008), Riven. La ciudad observatorio (novela gráfica, 2009), El humo en la botella (2010), Antirresurrección (2011) y La lluvia en la mazmorra (2016)). Sus obras han sido traducidas al portugués, ruso, griego, alemán y turco. Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado (Lengua de Trapo, 2015) ha sido galardonada con el Premio Valencia de Novela Negra en su segunda edición.

SINOPSIS: Londres, 1891. Una oleada de secuestros de niñas, algunas de ellas relacionadas con las primeras personalidades políticas, resulta ser solo un signo más de la cadena de acontecimientos que amenaza con el desplome del país más importante del mundo. Rambalda, hija del lord canciller, está dispuesta a sumergirse en lo más profundo de los bajos fondos por encontrar a su hija, para lo que contacta con un viejo conocido, Cox, que se gana la vida robando en las tumbas, para que encuentre a un compañero de oficio relacionado con el rapto de la niña.

Juntos recorrerán un mundo victoriano que se nos había ocultado hasta ahora: el Jardín Zoológico de Aclimatación Hagenbeck, en el que se exhiben nativos de todo el mundo como si fueran animales en reclusión, el más perverso de los teatros de variedades, cementerios de prostitutas, la primera huelga de berlinas de alquiler, las singularidades de la prisión infantil de Newgate, las infernales jornadas de los obreros de la fábrica de gas de Westminster, el interior de algunos de los más míseros hogares, pero también los primeros grandes almacenes y sus servicios exclusivos para las clases más acomodadas.

Al mismo tiempo el profesor James Moriarty deberá usar los hábitos investigativos de Sherlock Holmes para encontrar a un cómplice desparecido, mientras el detective consultor empieza a considerar la posibilidad de usar los métodos coercitivos del profesor James Moriarty para hacer frente al más extraño de los casos a los que se haya enfrentado.

RESEÑA: Esperaba mucho de esta novela de Juan Ramón Biedma y mis expectativas se han visto superadas con creces: “Siendo primer ministro, Benjamín Disraeli, sostuvo que Londres es una nación, no una ciudad”. Totalmente de acuerdo con ello. La ciudad, la niebla y la llovizna son personajes por sí mismos. La cita inicial de Oscar Wilde (que da título a la novela), es perfecta, nos prepara para lo que vamos a encontrar en esas 432 páginas intensas, de capítulos cortos, una obra coral, equilibrada, en la que los personajes muestran su yo interior, sus luchas internas y especialmente, sus demonios. El estilo del autor es muy visual, las frases justas y necesarias para crear la atmósfera y tu imaginación hace el resto. El recorrido por esta ciudad sucia, gris, en la que la desigualdad social es brutal, tiene la virtud de estremecerte en más de una ocasión. Las prostitutas maltratadas, el drama de los leprosos, la violencia sin sentido, los zoológicos humanos, el espiritismo, el hambre y la miseria profunda, están expuestas al lector sin tapujos, sin paños calientes. En definitiva, la hipocresía de toda una época, la victoriana, que el autor clava en este párrafo: “En aquella maldita nación, las clases bajas son masacradas, y callan, las clases medias procuran distraerse y callan, la clase dominante no necesita callarse, pero mantiene el escenario en perfectas condiciones con toda discreción”. La moral es algo reservado a los salones elegantes y ni siquiera allí es real, los ricos usan a los pobres para satisfacer sus necesidades y especialmente, sus vicios. Frases que golpean: “Todos están descalzos. Todos pálidos. Todos famélicos. Todos enfermos. Cada familia tiene su propio estilo”.

He disfrutado con dos personajes fantásticos, Sherlock Holmes y James Moriarty, la vieja lucha del bien contra el mal, recuperados para dar forma a los días previos al relato original de “El problema final”, del que el autor ha transcrito los pasajes necesarios. Fantástico Moriarty, maldad en estado puro, pero con los matices que le da el autor para que podamos entender el por qué de su conducta. Un Holmes mesurado, el cerebro deductivo que creó Sir Arthur Conan Doyle, en una carrera contra reloj para detener al mayor criminal de todos los tiempos.

Debe hacerse también una mención a la portada, estremecedora, de las que te hacen alargar el brazo para coger la novela y leer la sinopsis. A mi juicio, una historia merecedora del premio que se le otorgó y de muchos más. Los que quieran disfrutar de una novela diferente, vivir ese siglo XIX con intensidad, y transportarse a un Londres que ya no existe, tienen la oportunidad al alcance de sus manos. Yo no la dejaría escapar.

COMPRAR: Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado

Un pensamiento sobre “Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado, de Juan Ramón Biedma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *