Autores

Información

EN LA PIEL DEL ASESINO - ELENA MERINO - SALVADOR LARROCA

En Somnegra puedes comprar online el libro de crimenes reales En la piel del asesino, de Elena Merino y Salvador Larroca. 30 confesiones imaginarias muy reales.

¡Precio rebajado! EN LA PIEL DEL ASESINO (ELENA MERINO - SALVADOR LARROCA) Ver más grande

9788494305634

Nuevo

EDITORIAL: GLYPHOS
EDICIÓN: ABRIL 2015
ENCUADERNACIÓN: RÚSTICA CON SOLAPAS
IDIOMA: CASTELLANO
ENTREGA: GRATIS 48-72h Mensajero – 5-6 dias correos

Más detalles

Este producto ya no está disponible

23,70 €

-5%

24,95 €

RESUMEN DEL LIBRO

En la piel del asesino. 30 confesiones imaginarias de criminales muy reales es un libro en el que se repasa minuciosamente la biografía y perfil psicológico de treinta y cuatro seres humanos nada convencionales: hombres y mujeres que fueron capaces de matar a un semejante, al menos, una vez.

En la piel del asesino nos invita a un recorrido por la crueldad, la desesperación, el sadismo y la locura de treinta y cuatro biografías, profusamente documentadas e ilustradas, de algunos de los personajes más abyectos de cuantos ha conocido la humanidad; algunos, tristemente célebres, como Erszébet Báthory, “la condesa sangrienta”, que pasó a la historia, no por ser una de las nobles más poderosas de la Hungría del siglo XVII, sino por haber asesinado a más de seiscientas vírgenes para bañarse en su sangre; y otros de los que ya casi nadie recuerda, como Álvaro Bustos, que clavó a su padre una estaca en el corazón porque creía que era el diablo. Pero lo particular, y al mismo tiempo, escalofriante de esta obra es que cada biografía viene acompañada por la confesión imaginaria de sus protagonistas, algunas de ellas, recogidas de las propias palabras del criminal. Salvador Larroca ha complementado las palabras de Elena Merino con treinta y una magníficas ilustraciones de los casos, además de retratar fielmente los rostros de estos monstruos de carne y hueso. El libro tiene una cuidada y original maquetación, firmada por el también excelente ilustrador, Manuel Berrocal, quien es, además, junto con Manuel Carballal, prologuista de la obra.