Autores

Información

CRÓNICAS DE LA MAFIA - ÍÑIGO DOMÍNGUEZ

En Somnegra puedes comprar online la investigación Crónicas de la mafia, de Iñigo Domínguez.Íñigo Domínguez comenzó en 2001 su odisea como corresponsal en Italia

¡Precio rebajado! CRÓNICAS DE LA MAFIA - ÍÑIGO DOMÍNGUEZ Ver más grande

9788416001057

Nuevo

EDITORIAL: LIBROS DEL K.O
EDICIÓN: ENERO 2014
ENCUADERNACIÓN: RÚSTICA CON SOLAPAS
IDIOMA: CASTELLANO
ENTREGA: GRATIS 48-72h Mensajero – 5-6 dias correos

Más detalles

1 Ejemplar/es

Disponible/s

17,96 €

-5%

18,90 €

RESUMEN DEL LIBRO

Íñigo Domínguez comenzó en 2001 su odisea como corresponsal en Italia y abrazó dos costumbres. La primera, escribir la palabra ‘mafia’ cada mañana en la casilla de búsqueda de las agencias de información. Una docena de noticias diarias dibujaba un rompecabezas al que pacientemente se ha dedicado a poner orden. La segunda, acudir al videoclub Hollywood de Via Monserrato, un lugar de optimistas irreductibles —nótese que se trata de un videoclub y que ofrece carnets vitalicios a sus socios— donde su distinguida clientela —Coppola, Bertolucci, entre otros— se dedica a charlar de cine entre abigarradas estanterías donde las películas se agolpan como los indios en un desfiladero.

Este libro es el resultado natural de ambas pasiones. Por un lado, contiene veintidós capítulos que relatan diferentes episodios de la historia de la Mafia siciliana. En estas páginas el lector encontrará personajes siniestros —matones ceñudos que atemorizaban a sus vecinos en el siglo XIX— y otros aún más siniestros —sí, hay muchos políticos—. Este recorrido desde Sicilia a Little Italy, con muchas idas y venidas, permitirá al lector conocer a héroes anónimos y la dramática manera en que la Mafia se entrecruza y se enreda, una y otra vez, en la historia italiana, a la manera de un hilo negro. Por otro lado, el libro contiene una filmografía, con más de 250 películas comentadas, que trata de explicar cómo ha evolucionado la figura del gánster y del mafioso en el cine. Es decir, que trata de hacernos entender por qué profesamos una perversa fascinación cada vez que aparece en pantalla un tipo con borsalino y ametralladora, o ante un persona que recita de memoria un pasaje de El Padrino.