Muero y vuelvo, de Rafael Guerrero

compartir

Muero y vuelvo – Rafael Guerrero por Alberto Pasamontes

Círculo Rojo Editorial 2013

El detective privado Rafael Guerrero (personaje) está a punto de tener un disgusto en un viaje de trabajo a Túnez. Gajes del oficio. De vuelta a España, se verá embarcado, debido a una inesperada concatenación de hechos que escapan a su control, en una nueva investigación que le llevará a visitar Budapest, Barcelona y Río de Janeiro.

Así comienza Muero y vuelvo (Círculo Rojo 2013), la segunda novela de Rafael Guerrero (escritor). Sí, no me he equivocado con el nombre. El personaje y el escritor comparten nombre y profesión. Y es que son la misma persona. Rafael Guerrero, además de escritor, es investigador privado y tiene su propia agencia de detectives (no me digan ustedes que no mola). De modo que, si alguien tiene autoridad en este país para escribir novelas de detectives, es él.

Guerrero sabe de lo que habla, es algo que se nota nada más comenzar a leer, y que aporta un plus de interés y verosimilitud a Muero y vuelvo. Empeñado en mostrarnos el trabajo del detective tal y como es (viajes, largas esperas, discreta vigilancia, entrevistas con clientes, contactos y colegas), la historia avanza a un ritmo más lento y menos artificioso de lo que lo hacen otras novelas de género negro. Guerrero huye de las espectaculares escenas de acción para centrarse en lo verdaderamente importante: la investigación, el método, la resolución, para bien o para mal, de la investigación en curso. En ocasiones, la verdad, los hechos, no son los que le gustarían. Incluso pueden entrar en conflicto con sus valores o sus sentimientos, pero ha de mantenerse fiel a su cliente, ser honrado con quien le paga y consigo mismo. No siempre es fácil, pero es lo correcto.

Por supuesto, hay momentos peligrosos en esta historia. También hay engaños, medias verdades, mentiras ocultas, amigos incondicionales y mafiosos cabreados. Y una mujer, claro. Siempre hay una mujer, que en este caso será el nexo que conectará un hotel de lujo de Budapest con una favela de Río de Janeiro, y que hará que Rafael Guerrero muera y vuelva. Pero no del modo en que ustedes piensan.

Muero y vuelvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *