Mundos de sombras, Lorenzo Lunar

compartir

Mundos de sombras – Lorenzo Lunar – novela negra – Atmosfera Literaria por Grecia Odania Lemus Rivera

Existen varios factores que convierten a esta novela en algo significativo y diferente dentro del género de la novela negra. No es ni siquiera necesario pasar a insistir en el hecho de pertenecer a un país como Cuba. Las características fundamentales de esta novela radican en algo que escapa al simple hecho de ser cubana a la cual se llegara, inevitablemente, justo porque es innegable que este hecho agrega, además, un sello peculiar pero, para mi sorpresa, no es ni lo más significativo, ni lo que la diferencia.

La esencia radica en la forma en que los personajes superan, sin lugar a dudas, la búsqueda del asesino. La maestría de este escritor está basada en su necesidad de hacer de cada uno de ellos un motor desencadenante de los hechos que se investigan, cada dato de la vida de todos y que son la verdadera causa que provoca el hecho policial y la búsqueda del asesino.

Mirta, la madre de los gemelos, es la que acoge un engendro, para crear las condiciones propicias, sobre lo que le ha impuesto el nuevo sistema totalitario, de modo que su existencia se acomode a las exigencias de una sociedad que le obliga, so pena de expulsión y rechazo, a desechar los valores personales, familiares y más humanos, para que sirva a sus intereses. Mirta es, sin lugar a dudas, el suceso-personaje pues, sin este hecho, no existirían los demás. Es fácil de explicar: la decisión de esta mujer de crear una familia a partir de su necesidad de encajar en los cánones de la nueva sociedad, de mujer ejemplar entregada a la Revolución, es la que genera todo.

Así, elige ser madre, sus motivos alejados de toda humanidad, la selección de un hombre (como esposo por estar integrado al sistema y en buena posición dentro del régimen), la traición a su marido para poder mantener su estatus de compañera y la no defensa de los hijos que no tuvo por madre, sino por responder al llamado salvaje de una sociedad que obliga a recomponer los más elementales valores humanos, generando el desamparo y el desamor. Son, sin lugar a dudas, las piezas sin la cual la novela no podría existir. Ésta es la esencia a la que nos lleva el escritor y lo que hace de esta novela algo diferente y novedosa dentro del género. La forma en cómo se plantean sus vidas, los motivos que guían a los personajes son los motivos que generan la trama y la hacen rodar envuelta en el misterio del asesinato.

La mujer que desaparece, una italiana, no es más que el reflejo de una sombra, tan real, que obliga a la policía a establecer todo un operativo de búsqueda de culpables e inmediatas repuestas a los mandos superiores. ¿Absurdo? No, complemento de una realidad rodeada de sombras. Yenia y Yuri, se mueven en un mundo de sombras, dada que su existencia, desde sus inicios es sombría y desprovista de toda humanidad. Mirta, de igual manera, estructura su vida a partir de la sombra que alarga la sociedad para manipularla. El Caballo es el reflejo del sombrío mundo de la marginalidad. El teniente es una marioneta movida por sus sombras interiores, aferrado a las migajas que se reparten a los de abajo en la supuesta sociedad de igualdad y obligado a creer en la falsa sombra protectora del Estado, para intentar establecerse cómo un individuo realizado. El guarda parque, aquel que vivió por y para la Revolución, actúa desde su sombría existencia, desesperado por lograr a través de los impuestos nuevos patrones, un hecho que le permita destacar de algún modo del anonimato. La sombría existencia de los personajes promueve y justifica los hechos que suceden.

Sin estas existencias oscuras y arrastradas a ser como son por su entorno, es imposible que las cosas ocurran, es imposible un final sin respuesta y, al mismo tiempo, este final es inevitable ya que en el mundo donde se mueven los personajes de Lorenzo Lunar no existen respuestas lógicas ni coherentes. Llegar a esta conclusión hace de esta novela una nueva forma de plantear el género; no desde lo oscuro e intrincado que resulta el descubrimiento de un muerto y la persecución de su asesino, sino desde la oscuridad de sus personajes abocados a la absurda búsqueda de víctima y victimario, en cada uno de ellos y en cada una de sus acciones, como cadena que se perpetua en una sociedad de círculo cerrado. Cada uno de ellos es víctima y verdugo a la vez en sí mismo y para con los demás, donde la supuesta víctima y el supuesto asesino de cualquier novela de este género, no les ha quedado más alternativa que ser sombras. Con lo cual la trama transcurre por la propia esencia de sus personajes y no por el hecho policial en sí mismo.

EL TRATAMIENTO DE LA SEXUALIDAD Y SU CONEXION CON EL GÉNERO.

No voy a regodearme en el hecho simplista de explicar con demagogia, las características que tiene la sexualidad al manifestarse en el caribe. En realidad, en esta novela, el planteamiento escapa una vez más al hecho del calor y las dulces caderas que se bambolean libres empujadas por las olas:

Primero, existe en esta novela una indisoluble conexión entre suceso-personaje-sociedad. En la manifestación de su sexualidad cada uno expone, propone y provoca un hecho que, en sí mismo, hace avanzar no sólo la trama sino que los hace caminar de manera introspectiva; proceso interior que desencadena los sucesos que promueven la acción en la historia.

Vamos por parte, Yuri y Yenia son dos gemelos, nacidos en un laboratorio, dentro de una probeta, lo que les permite ser y no ser hermanos; lo que les une y los distancia lo suficiente como para que, al presentar el escritor el hecho de que ambos comparten todo incluyendo su sexualidad, al lector no nos provoque las sensaciones del incesto. Al mismo tiempo, son recibidos en este mundo por Mirta que los acoge como verdadera moneda de cambio para sus propósitos.

Para que esto no sea más que un juego de palabras explicaré lo que para mí son tres momentos cruciales, dentro de la novela que el autor convierte en metáforas de la agonizante existencia de sus personajes:

Yuri y Yenia: Los motivos por los que Yuri se lanza a los brazos de Yenia no tienen nada que ver con un suceso tan grotesco como los concebidos por el famoso emperador Romano Nerón, enredado en perpetua neurosis egocéntrica. Este personaje nacido de la frialdad de un laboratorio que no fue amamantado, ni cobijado jamás, tiene sólo a su gemela (ovulo y espermatozoide fecundado a su lado) como único punto que le acerca al resto de la humanidad. Su frágil naturaleza le lanza a la dependencia de su única conexión real con el mundo. ¿Existe otra salida para él? No, sólo en ella puede estar; ella que, hembra al fin, sabe desde la prehistoria que a la criatura débil se le protege y se le trae a la cueva la comida y se le esconde de los depredadores. Por este motivo Yenia, por comprensión instintiva, por pura supervivencia conforman la burbuja para que puedan respirar.

Segundo y muy importante, cuando Lorenzo nos remite a este hecho, lo hace desde la comprensión de lo humano consiguiendo que quede en el lector la aceptación de estos sucesos como lo ineludible. La delicada forma de exponer la fragilidad de Yuri a través de sus circunstancias hace de ella metáfora obligatoria que, sin lugar a dudas, expone al personaje al resto de situaciones y que hacen avanzar la novela.

Fijémonos que esta relación sexual en ningún momento pasa a ser lo que no es. En ningún momento trasmite nada relativo al instinto, nada relativo a lo carnal, nada relativo a otra cosa que no sea lo que se ha expuesto anteriormente.

Yenia actúa como recolectora del mundo exterior incorporando todo lo que le permite su círculo cerrado absorbiendo literatura, música y sexo con la amiga, con los hombres con la vida misma; sexo que se expone como lo que es, mero aprendizaje desprovisto de la falsedad de los prejuicios, pero también de humanidad; característica que se refleja en toda la obra y que responde a la transformación de lo que fue la espontaneidad caribeña en la necesidad de refugio donde la erótica de los personajes, cualidad intrínseca de la tierra, se manifiesta envenenada por la realidad oscura y siempre sombría de la sociedad en que se mueven.

Además, los personajes extranjeros que, como la italiana, acuden como zombis al llamado del erótico caribe, sólo pueden recibir lo que ha quedado: una desprendida sexualidad impersonal y superficial dado que nada existe y sólo quedan sombras detrás de olas que baten, como disueltas, en lo intangible que se regalan, desnudos que es como los ha dejado la sociedad, sin rumbo, sin salida, guardando en lo más recóndito de sus existencias, la sensibilidad, el conocimiento, la ternura y el verdadero amor desinteresado y fluido con que los habitantes de la isla se alimentan recíprocamente.

Para el foráneo sólo queda la parodia del cubano que fuimos. Lo que parece ser mucho para ellos es únicamente la punta de un inmenso iceberg que se derrite cuando comulga con su verdadera realidad; donde lo que parece malsano o impuro es positivo y coherente. Este tipo de conexión es inevitable y por lo tanto vuelvo a demostrar que las circunstancias obligan a la acción.

Dije que eran tres los momentos en que el sexo se expresa como leitmotiv de la historia. Ahora miremos a la aparentemente brutal escena de Mirta la compañera del partido, apodada Margare Thatcher y el negro fuerte, teniente de la policía César. Aquí la posesión brutal de éste por la mujer que, si leyera ahora mismo, provocaría más de unas cuantas sensaciones eróticas, desconcierta por un hecho muy peculiar: el negro somete a la blanca, el policía someta a quien ya sabe victima (ha caído en desgracia ante el partido comunista); el hambre de sexo somete a lo políticamente correcto. La miseria humana somete al hombre que, entonces, hace de este hecho su propio bien. Este instante en el que negro teniente se siente superado por su deseo y Mirta es poseída como lo que es, una hembra deseosa les humaniza dejando fluir sus verdaderas naturalezas. Por eso, este instante de tórrida o deliciosa posesión anal se convierte en un instante de paz para quienes ya nunca más volverán a tenerla y, por ello, esta escena imprescindible provoca uno de los pilares desencadenantes del resto de la acción.

La tercera demostración sobre el tratamiento de la sexualidad en esta novela es convertida por el autor en sucesos inevitables, en hechos que sobrepasan lo descriptivo. Como complemento del género, hago mención de la fabulosa escena en que el detestable policía posee al cándido pintor, desprovisto de defensas para el mundo. En esta escena triunfa en todo momento la luz del más débil y nunca llega a convertirse en grotesca; maravillosa forma de convertir en melodía, en pura poesía, lo más oscuro del ser humano. Al lograrlo, el autor convierte, una vez, más los sucesos interiores de cada personaje en sucesos trascendentales para que continúe la obra en búsqueda de un inevitable desenlace.

Mundos de sombras es sin lugar a dudas el ejemplo de la nueva literatura del género negro. No es un a palabrería caprichosa, los sucesos transcurren provocados por las inevitables circunstancias del mundo al que están obligados sus personajes. Ésta es la tesis: lo opuesto de lo que se realiza en este género, donde ladrones, asesinos y policías, se pasean por ciudades marginales, como paisajes complementarios que adornan, como en las clásicas funciones del ballet clásico, sin más pretensión que ser telones de fondo donde, sin la intuición del policía sagaz nada avanzaría y donde el único propósito es encontrar al asesino.

En la nueva novela negra cubana nada es posible sin la evolución constante del interior de cada personaje. No es oscura porque existe un muerto; es oscura porque falta luz en el horizonte de seres arrinconados. No se canta en un bar para esperar que aparezca el detective; se canta como lamento de la desesperación. Es una mezcla entre Emile Zola y el gran rey del absurdo, Ionesco, con la diferencia de que esta aparente incoherencia es el más fiel reflejo de una realidad ineludible. Asesino y muerto son un pretexto exquisito para seguir el mundo interior de la sombras de sus personajes.

COMPRAR: Mundos de sombras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *