Archivo de la etiqueta: carlos salem

Cuando mi sombra te alcance, de Carlos Salem

Cuando mi sombra te alcance, de Carlos Salem

Natalia Salgado González

Autor: Carlos Salem, novelista, poeta y periodista, nación en Buenos aires en 1959 y reside en España desde 1988. Es profesor del Centro de Formación de Novelistas de Madrid y dicta talleres de narrativa en España y Suiza, además de realizar asesoría de novela por videoconferencia para diversos países. Ha escrito novelas –algunas de ellas traducidas al francés, alemán e italiano–, poesía, relatos y teatro. Su primera obra, Camino de ida, publicada por Navona en 2014, fue galardonada con el Premio de la Semana Negra de Gijón a la mejor primera novela policial escrita en español y fue finalista del Prix 813 en Francia. También fueron premiadas Matar y guardar la ropa (2008), Pero sigo siendo el rey (2009), Cracovia sin ti (2010), y Un jamón calibre 45 (2011). Asimismo Navona ha publicado las novelas Muerto el perro (2014), En el cielo no hay cerveza (2015) y Relatos negros, cerveza rubia (2016), que han obtenido muy buena acogida por parte de la crítica y del público.

Sinopsis: Cuando terminé de escribir Pero sigo siendo el rey, supe que de verdad yo era un novelista. Quiero a todas mis novelas, pero a ella vuelvo cuando quiero recordar cómo contar lo más duro y que suene a broma, y en la mitad de la sonrisa se te desatornille una lágrima.

Me marcó tanto que, aunque en estos años he esbozado media docena de novelas para seguir hablando del detective Arregui, mi Marlowe donostiarra, no había terminado ninguna. No lo dejé caer en el olvido porque él no me lo hubiera permitido. Y yo que tú, no cabrearía a Txema. Por eso ha tenido papeles en En el cielo no hay cerveza, o en Cracovia sin ti, además de en varios relatos. No lograba dejar atrás Pero sigo siendo el rey.

Hace unos meses, cuando mi editor me propuso volver a publicarla, la releí con detenimiento. Y volví a leerla. Y me di cuenta de que, aunque desde el punto de vista formal, la novela estaba terminada, desde mi subjetividad bipolar de lector/autor, me faltaba algo.
Yo había dejado a Arregui bajo el sol del mediodía que supone descubrir que ya no puedes seguir siendo como eras, pero puedes fingir que lo eres. Me faltaba saber qué haría su sombra. Me faltaba lo que he escrito. Lo que pasó seis años después. Y no podía ser una secuela o una continuación. Por eso esta reescritura. Porque la sombra de Arregui, aunque se tomó su tiempo, por fin me alcanzó. (Del prólogo de Carlos Salem)

Reseña: Más que un epílogo, Cuando mi sombra te alcance es un regalo que hace Salem a todos los que siempre nos quedamos con sed de las aventuras del detective Arregui. Por ello, tras Pero sigo siendo el rey, era casi necesario saber qué había sido de él. Pues bien, el primo donostiarra de Philip Marlowe vuelve con una investigación seis años después de coronarse como un auténtico rey en un viaje a lo más alto “del disparate”. De la relectura de Pero sigo siendo el rey surge este segundo libro, mucho más breve –pero con una velocidad de lectura igualmente vertiginosa–, y un elenco de personajes más reducido de lo habitual. Pero, ¿quién dijo que la mujer en la novela negra era pelirroja? Carlos Salem –y quien conozca sus novelas no se extrañará– nos trae a La loca del pelo verde, título de esta novelita, que junto al anterior componen Cuando mi sombra te alcance.

Una chica con nombre de flor, una hormiga, un GPS y Leonard Cohen son solo un aperitivo de lo que encontrarán los lectores. Arregui, junto a varios personajes –de sobra conocidos por los que se han acercado a este microcosmos salemiano– deberán hacer frente a una investigación aparentemente disparatada. Este “Súper viudo, oriundo del planeta Tristón, vuelve con ganas de cerrar un capítulo en su vida y para ello contará con la ayuda de un asistente realmente imprescindible, al más puro estilo victoriano. El autor sigue manteniendo su tendencia a la intertextualidad musical y literaria, que enriquecen de forma verdaderamente divertida la narración, así como las referencias a su Argentina natal, tan crucial en su obra.

Maravillosa novela donde el reencuentro entre los lectores y este rompenarices irremediable es ya inminente. Siempre recomiendo y recomendaré este autor, por ello animo a todos a descubrir o redescubrir estas aventuras, que sin duda no dejarán indiferente a nadie.

P.D. ¡Arregui, qué bueno saber de ti!

COMPRAR: Cuando mi sombra te alcance

Obscena, trece relatos pornocriminales, de VV.AA

obscenaObscena. Trece relatos porno  criminales.  Por GRAZIELLA MORENO

Editorial Alrevés, 2016.

AUTORES: Carlos Salem, Carlos Zanón, David Llorente, Empar Fernández, Fernando Marí­as, Guillermo Orsi, Jose Carlos Somoza, Juan Ramón Biedma, Manuel Barea, Marcelo Luján, Marta Robles, Montero Glez y Susana Hernández.

RESEÑA: La elección de los autores que componen esta antologí­a es más que acertada, ya que cada uno de ellos aporta elementos distintos sobre el sexo y lo criminal. Tras el prólogo de Juan Ramón Biedma abre fuego Carlos Salem con La noche de Valentina, una noche loca, descerebrada, la historia de una búsqueda de amores imposibles y desconcertantes en “esta ciudad sin mar en la que todo el mundo tiene expresión de haber perdido el barco de su vida”. Más tierna de lo que parece a pesar de la dureza de sus imágenes, Salem nos ofrece una galería de personajes que nos harán sonreír y por qué no, hasta nos pondrán un poquito sentimentales.

Carlos Zanón funde en “Hardcore” pasado, presente y futuro. El amor y el deseo, la muerte y la vida se mezclan en el espejo en el que se mira el narrador que habla en primera persona. La gran pregunta: “¿Quién dice la gente que soy?” plantea el dilema de nuestra propia identidad. ¿Somos lo que creemos o lo que los demás nos dicen que somos? ¿Y ello justifica lo que hacemos o más aún, qué hemos hecho? Un relato duro, como su título.

David Llorente desgrana un mundo que se hunde en “Maldigo el gallo que anuncia el alba” y que fecha en el último cuarto del siglo XXI. “El homo ciberneticus” ha llegado, cualquier órgano puede ser sustituido por elementos mecánicos, pero hay un límite. La venganza, la inmortalidad, el amor y el sexo están presentes en este relato que para mí es muy real, el futuro es hoy y todos somos responsables.

Empar Fernández con “Marcia y Marcial, pasión sin límites” nos regala un relato que vas más allá del mundo del porno. Marcia es un personaje cercano, con una mirada hacia sí misma que te llega triste, conformada a su suerte. “De hecho había sentido tanto miedo años atrás que le bastaba con recuperar el recuerdo de algún golpe en las costillas o la memoria de un cigarro apagado en su antebrazo”. Y sí, hay miedo en esta historia, miedo y sexo, y un sorprendente final.

Fernando Marías consigue con “Sandalias amarillas de tacón de aguja” remover al lector, explorar una sexualidad brutal y explícita. “Los tacones femeninos hablan” escribe el autor, y vaya si lo hacen, hablan y algo más. La tentación siempre está ahí y si cedes, es posible que no puedas salir del lugar al que hayas llegado. Fetichismo, sí, pero en un lado muy oscuro…

Guillermo Orsi y su “Catedral” contiene una profecía, un sueño loco, demencial, con tintes apocalípticos en el que ninguno de los personajes está libre de un final aciago. “He visto arder a los muertos”. Un relato muy visual que no deja al lector indiferente.

José Carlos Somoza, desarrolla una historia brutal en “Desmadre”, haciendo gala de la ironía que es habitual en el autor, guiños constantes al lector y hasta a los críticos literarios. Un relato dentro de otro en el que la imaginación es la clave: “Pero qué importa, pienso, lo que importa es gozarlo”. Sabias palabras.

Juan Ramón Biedma nos lleva de la mano de la detective Sanjuanbenito que siguiendo a los clásicos investiga al “asesino de los parques” en una Sevilla con pronóstico de nieve y en un barrio donde los personajes “son incapaces de salir de allí”. Una historia con sexo, sí, pero también conmovedora y desesperada y con una inquietante obsesión por las lentejas…

Manuel Barea, narra en “Fábrica de carne” una historia de amor, venganza y psicopatía. Requiere una lectura reposada en la que todos los detalles cuentan. “El mundo solo conoce de sufrimientos y la raíz de todos ellos es el afecto”. Amor y venganza, además de locura, mandan en este relato.

Marcelo Luján, aborda la violencia de género en “Cuidados intensivos”, una narración muy cuidada, en la que asistimos a la locura del psicópata y a la angustia de su víctima, todo aderezado con la poesía de Lorca y el silencio, “El silencio ese que precede de un modo exacto a alguna respuesta o afirmación que nunca esperamos”.

Marta Robles, presenta un relato redondo con “Un sabor muy familiar”, no exento de humor, en el que la cocina es importante y la familia, peligrosa. La inocencia (“creyó que era ese príncipe azul con el que soñaba antes de llegar a España”) tiene un precio, y en ocasiones, puede ser muy alto.

Montero Glez y “Sangre callada”. Breve, pero suficiente para despertar sensaciones que no voy a desvelar aquí, tendrá que descubrirlas el lector por sí mismo, pero ya la primera frase de “el marqués” puede dar una pista: “- Es tan bella como el nombre de una puta”.

Susana Hernández, titula “El amante de Shanghái” a este relato que no es lo dulce que pudiese aparentar. Es una historia de locura, de represión, de sexo y de miedo. “Cuando no estás, mi sexo te reclama, insaciable”. La imaginación es muy poderosa, a veces, no sabemos cuánto.

Tal y como dice el propio Juan Ramón Biedma, “puede ser que haya llegado el momento de abordar la plasmación del sexo realista con las armas del terror y el crimen o viceversa”. El momento está ya aquí, con estos relatos que recomiendo a todos los lectores que quieran vibrar, sentir e imaginar con las palabras de estos magníficos autores porque ¿no dicen que el sexo está en el cerebro? Pues eso.

COMPRAR: Obscena

José Ramón Gómez Cabezas nos recomienda sus novelas negras

cabezasJosé Ramón Gómez Cabezas – El ataque Marshall

Estas son 5 de mis novelas negras preferidas, al menos aquellas, que tuvieron la virtud de descubrirme nuevos paisajes literarios y que aún recuerdo con especial cariño. Esta mini lista igual requiere una más amplia justificación, dada la antigüedad de algunos títulos y quizás también, el corto recorrido en primer plano y estanterías que algunas de ellas tuvieron.

sucios

Mundos sucios de José Latour. Fue el primero, al menos el que yo leí, luego Semana negra de Gijón fue descubriéndome autores y amigos, tan interesantes como Latour, Justo Vasco, Amir Valle, Lorenzo Lunar, mucho más tarde descubría a Padura. Esa Cuba con sombras sí que era la que yo conocí en el año 98. Un tipo de literatura tan negra como la desesperanza. Imprescindibles.

 

 

mara

La Mara de Rafael Ramírez Heredia. Ganó el Hammet en el 2005 y lo que a mí me sorprendió fue el respeto que todos los autores le reconocían al maestro Heredia. Esta novela fue un gran descubrimiento y aun hoy recuerdo la cantidad de emociones que me provocaba, desde el rechazo hasta la admiración más morbosa. Nada convencional, pero acongojante por lo realista. 

 

 

 

 

 

las-marismasLas marismas de Arnardul indridason. Probablemente no sea el primero, mucho antes nos conquistaron tanto Mankell, como Maj Sjöwall y Per Wahlöö, durante, estuvieron Larsson y todos lo que quisieron los editores, después, o quizás a la par, Nesbo, y podía ser válido haber traído cualquiera de los mencionados, pero Indridason me conquistó, puede que por el paisaje aún más decadente que en todas las otras, porque estuviera ambientada en una isla maravillosa como Islandia dónde nunca ocurre nada o puede simplemente, porque fuera muy, pero que muy bueno este autor.

COMPRAR: Las Marismas

 

camino-de-idaCamino de ida y Chamamé de Carlos Salem y Leonardo Oyola. La semana negra del 2008 me descubrió a estos dos autores inigualables, de los que podría recomendar cualquiera de sus novelas, pero esas dos primeras fueron como conocer a esa chica. Argemí y mucho otros venían de allá con un pasado que te da fuerzas de vendaval. Estos dos, no la necesitaban, su fuerza era otra, igual de arrolladora, con la misma intensidad, pero con matices de hierba mate sabor desencanto. Además, publicada por una pequeña editorial (Salto de página) que no paró de cosechar éxitos posteriores con el propio Salem, Biedma, Luján y un largo etcétera de imprescindibles también

COMPRAR: Camino de ida

 

la-feriaLa feria del crimen. La recopilación de cuentos que Lengua de trapo publicó en el 2007 la guardo entre mis favoritas. Los 18 relatos que contienen, por un lado, denotan la cantidad de buenos autores que poseen nuestro vecinos del norte y por otro, la incomprensible certeza de no tener traducidos a muchos de ellos. Problemas de traducción, alegan los que tiene más contacto con editores. Lo cierto es que se la recomiendo si quieren leer uno de los mejores libros de relatos que yo me haya echado a la vista, aunque si se encolerizan luego porque no encuentran más publicaciones de muchos de los autores, no lo paguen conmigo, yo les advertí.