Archivo de la etiqueta: carreteras de otoño

Reseña Carreteras de otoño, de Lou Berney.

Carreteras de otoño

Reseña de «Carreteras de otoño», de Lou Berney (HarperCollins Noir) por Luis V. @balborraz

Afirma uno de los personajes de ‘Carreteras de otoño’ que «con cada decisión creamos un nuevo futuro», y no está del todo equivocado. Podría tratarse de una de esas típicas frases sacada de algún libro de autoayuda en la que recitada a modo de mantra puede hacerte creer el amo del corral, pero en la vida real influyen otros muchos factores, y en esta novela también: dos capítulos después alguien decide callar la boca para siempre a este personaje alojándole dos balas entre pecho y espalda. La vida son decisiones, no cabe duda, pero unas influyen más que otras. Cuando leí en la sinopsis de esta novela que estaba ambientada en torno al asesinato de JFK mi primera intención fue olvidarla e ir a por otra (quería una buena historia en la que disfrutar evadiéndome, y leer sobre conspiraciones americanas era lo último que me apetecía), pero (quizá por su sugerente portada) decidí leer el primer capítulo, y aquello fue ya un no parar: una puta locura de viaje por los Estados Unidos del año 63. 

Frank Guidry trabaja para Carlos Marcello, capo de la mafia de Nueva Orleans. Tras finiquitar uno de sus últimos trabajos asesinan al presidente de los EEUU (John F. Kennedy), momento en que Guidry, en principio mano inocente en este asunto, se da cuenta de que uniendo ciertos hilos pueden llegar a relacionarle con el asesinato, y con él al resto de la cadena de mando. Es consciente de que la mafia no deja cabos sueltos y pese a ser uno de los hombres de confianza de Marcello comprende que tiene los días contados, por lo que en lugar de esperar sentado el tiro de gracia decide emprender una huída en la que intentar jugar sus últimas cartas. 

Hoy la mafia localizaría fácilmente a cualquier desertor teniendo un topo a sueldo en cada compañía telefónica que facilite su geolocalización, empresas de mensajería (Whasapp,Telegram, Signal…) que lea sus mensajes, o compañías de pago que detecten sus pagos con tarjeta y movimientos bancarios, pero estamos en 1963 y las redes mafiosas beben de otras fuentes; Guidry las conoce bien, y Carlos Marcello pone tras su rastro a Barone, su mejor sabueso. La novela avanza por la legendaria Ruta 66 dirección California, donde  Guidry conoce a Charlotte, y ve en esa mujer, que viaja con sus dos hijas y un perro, un buen modo de pasar desapercibido hasta barajar las opciones que le ofrece Ed, su antiguo socio, del que desconoce hasta qué punto se puede fiar sabiendo que han puesto precio a su cabeza.

Lou Berney

Lou Berney (Oklahoma City, 1964) entra con fuerza con esta primera novela traducida al castellano, de lectura ágil y llena de contenido en la que cuesta trabajo acabar un capítulo sin querer saber lo que pasa en el siguiente. Cuenta el autor que en esos días turbios en los que transcurren los hechos su madre asegura que fue engendrado, lo que aumentó su interés por estos sucesos. Para disfrutar de la novela no hace falta conocer más datos, pero por si no les suena el nombre de Carlos Marcello y quieren hacerse a la idea de hasta donde llegaban sus tentáculos, en el periodo descrito era el capo más rico, poderoso y peligroso de los EEUU (famoso el letrero que colgaba en su despacho: «tres pueden guardar un secreto si dos están muertos»); tiempo atrás (1946) había participado junto a capos más mediáticos como Lucky Luciano, Frank Costello, Joe Bananas o Sam Giancana en la histórica Conferencia de La Habana (reunió a los líderes de la mafia estadounidense, del Sindicato del crimen judío y de la Cosa Nostra, y fue amenizada por la actuación del cantante Frank Sinatra). ¿Conexión entre política y mafia? ¿Alguien lo duda? La vinculación de Joe Kennedy (padre de JFK) con el crimen organizado fue un secreto a voces desde sus tiempos de contrabandista de whisky; es igualmente público que su hijo JFK compartió amistades (como la del mencionado Frank Sinatra) con capos de la mafia de la talla de Sam Giancana (con éste JFK compartió incluso a su amante Judith Campbell); si como parece ser, la campaña electoral de JFK fue financiada por algunos de estos capos, cuyas redes influyeron en asegurar su victoria a cambio de cierta impunidad en la ilicitud de sus negocios, y le añadimos que cuando llegó al poder el «desagradecido» JFK intentó acabar con ellos, saquen sus propias conclusiones. Alguien debió advertirle a JFK que cuando decides borrar los hilos que puedan comprometerte, has de tener en cuenta que los demás también toman sus propias decisiones, y que éstas no siempre coinciden con las tuyas.

Decídanse, un ejemplar de ‘Carreteras de otoño’ les espera en su librería de confianza y SomNegra.com que es la librería en la que confiamos los amantes del género negro. Un último apunte personal: cuando tengan la novela entre sus manos, vayan al epílogo y arranquen las 3 hojas que lo forman; tendrán una novela mucho más redonda.

Comprar: Carreteras de otoño