Archivo de la etiqueta: esteban navarro

Una historia de policias, de Esteban Navarro

Una historia de policías, de Esteban Navarro (PLAYA DE ÁKABA) por LUIS V

Una de las frases atribuidas a Stephen King que más me llama la atención, por controvertida, es ésta: «cada libro que escoges tiene su propia lección o lecciones, y muy a menudo los libros malos tienen más que enseñar que los buenos»; tenerla en mente, en nada mejora la calidad de la lectura, pero valorada en su conjunto, el regusto final puede llegar a compensar el tiempo invertido. No fue sin embargo esta cita del americano el acicate para continuar leyendo «Una historia de policías», sino un cuestionario respondido por el propio Esteban Navarro en la revista Fiat Lux, en el que aseguraba, entre otras, estas dos características suyas: que en sus creaciones comienza por el final y luego va desarrollando la historia, y que no corrige mucho. Había que llegar hasta el final, aunque sólo fuera por una cuestión metaliteraria.

Cinco policías nacionales de la Comisaría de Huesca se ven implicados en el asesinato y posterior ocultación del cadáver de un conocido delincuente. Antes de coincidir en ese destino, lo habían hecho en la Escuela de Policía, desde donde mantenían una amistad que se había acentuado por su complicidad en la realización y/o posterior encubrimiento de acciones cometidas al margen de la ley en otras plantillas. Sus silencios ocultan las maquinaciones urdidas para salir airosos de delitos de drogas, atracos a bancos, detenciones ilegales y pederastia, entre otros, pero ahora les toca lidiar con un delito de sangre, y cuando el miedo emerge, surge la desconfianza.

Lorenzo es uno de estos cinco policías, y quien nos narra en tiempo pasado la novela, presentándonosla de manera lenta y poco ordenada, alternando los primeros momentos tras conocer el asesinato, con un baile de fechas en el que relata las peripecias de los cinco hasta llegar a Huesca. Este primer tercio de la novela se torna pesada, al no avanzar apenas la trama, y prodigarse el autor en acontecimientos y anécdotas personales y profesionales de unos personajes que tal y como han sido presentados, en esta primera fase cuesta trabajo identificar.

«Me reí solo de pensar que en algún momento de la noche habría tres policías de judicial con el cadáver de un delincuente que había matado uno de ellos en el maletero de su coche, y dentro de la comisaría de policía.»

En el segundo tercio de la obra hay un cambio substancial, tornándose ésta más propia del género cómico. Sus personajes deciden llevar el cadáver a la Comisaría para extraer las balas antes de hacerlo desaparecer; allí hay cámaras grabando, compañeros trabajando, y ellos paseándose, con las ropas encharcadas de sangre, sin levantar la más mínima sospecha, emulando escenas propias de «Los hombres de Paco», aderezadas con bromas sin gracia y comentarios poco creíbles:

«Si nos viera un inspector de seguridad ciudadana con el cadáver de Dull, él creería a pies juntillas cualquier interpretación que le diéramos.»

Las últimas 100 páginas, desenlace de la novela, cobran mayor intensidad y la cosa se pone seria; en la Comisaría de Huesca han denunciado la desaparición del finado y los policías de esa plantilla han de investigar el caso. Con las pistas que han ido dejando por el camino parece evidente lo ocurrido, pero no lo sabemos todo, y el autor nos desvelará datos que darán otro sentido a esta aventura.

Desconozco si tal y como respondió en el citado cuestionario, Esteban Navarro, también comenzó esta historia por el final, lo que sí que es cierto es que es su parte más lograda. Respecto a que corrige poco, se nota; y aunque cada lector ha de ejercer su propio análisis, valga a modo de anécdota, la de la última página, donde tras confesar uno de los protagonistas haber matado a Dull, firma la declaración varios meses antes de que éste echara el último aliento.

Una historia de policías, poco creíble, pero suficiente para comprender lo fácil que es poner en entredicho los pilares de la amistad; una historia en la que, parafraseando a Stephen King, el buen observador tendrá muchas cosas que aprender.

Comprar: Una historia de policias

Presentación y firma de ejemplares. Una historia de policías, de Esteban Navarro

Una historia de policías – Esteban Navarro – Novela policiaca – Playa de Ákaba

Ufff que mes de Abril nos espera, y empezamos con la primera de muchas firmas y presentaciones que realizaremos durante el mes el de la fiesta del libro.

Os invitamos a la presentación y firma de ejemplares de Una historia de Policías, de Esteban Navarro. No podéis faltar a la charla que mantendremos con el autor para que nos explique todo lo relacionado con el mundo policial, al que pertenece y sabe más que nadie.

La presentación tendrá lugar el 19 de Abril a las 18:30 en la Calle Aragó, 108. Os esperamos y si no puedes asistir haz tu reserva en SomNegra y te enviamos tu ejemplar dedicado.

¿Cómo hacerlo? muy sencillo, haz tu pedido normal y en observaciones dinos el nombre al que te gustaría que fuese dedicado tu ejemplar.

A por tu ejemplar!!!

COMPRA DEDICADA: Una historia de policías

La puerta vacía, de Esteban Navarro

La puerta vacía – Esteban Navarro – Novela policiaca – Ediciones B por GERMÁN GONZÁLEZ

Todo lector de novela negra tiene la fantasía de convertirse en policía. Ni que sea por una sola vez nos gustaría estar al cargo de una investigación, ser capaz de reunir pruebas que en principio nada tienen que ver entre ellas y llegar un momento en que todo encaje. Incluso seguro que habría versiones de ese mismo sueño ya que nos puede atraer ser el comisario con un gran equipo detrás o ese que actúa como un cazador solitario hasta que atrapa sin ayuda al culpable. Es fácil encontrar ejemplos literarios de los dos casos y hasta seguramente en algún momento una ficción puede recordar extrañamente a la realidad, aunque habitualmente se queda en un simple espejismo ya que la mayoría de obras del género negro no están escritas por profesionales.

Por eso esta novela de Esteban Navarro nos ofrece una cura de realidad en los métodos que tienen los policías para afrontar un caso tan complejo como es un asesinato. Se nota que su oficio ha ayudado al autor a crear una difícil trama que por momentos parece irresoluble, con misterio de la habitación cerrada de por medio. Si algo demuestra esta novela es que los personajes no son buenos o malos, sino que tienen una amplia gama de grises que aparecen a lo largo del relato. La puerta vacía no deja de ser un ejemplo cercano a cómo los investigadores de verdad afrontan un crimen, del tipo de material que reúnen para montar un rompecabezas y de lo importante que es que esas pruebas sean sólidas ante un juez, ya que las teorías se deben demostrar.

Aunque en este libro el lector tiene la ventaja de que conoce más versiones que los mismos policías que investigan, el autor teje su misterio entorno a las falsas apariencias y demuestra las dudas humanas de los agentes, no sólo en relación al crimen sino a la ética particular de cada uno. Ante una trama compleja no es extraño que la novela deje algunos cabos sueltos y en este caso, pese a no afectar a la resolución, reducen bastante la solidez de la historia. Es una lástima que no se explote más a varios personajes secundarios que seguro que habrían enriquecido el texto por su capacidad de anticipación.

Pero el gran acierto de la novela está en la ágil prosa de Esteban Navarro. Cada capítulo engancha más que el anterior y ofrece una inigualable riqueza técnica de terminología policial y judicial que el lector avezado agradece. El ritmo trepidante del libro permite introducirnos en la historia de unos personajes que deben lidiar con el calor del verano en Murcia además de con una investigación judicial que amenaza con descubrir recónditos secretos. Hay muchas puertas para abrir en esta novela, pero los lectores aprenderán a que algunas están vacías por lo que no vale la pena cruzarlas.

Navarro nos sitúa su novela en su Murcia natal después de que su protagonista, Diana Dávila, haya sido trasladada a esta ciudad. Es la tercera novela de la saga de Dávila, tras las obras La noche de los peones (finalista del Premio Nadal en 2013) y Los crímenes del abecedario, pese a que el autor también ha publicado un cuarto volumen, El libro de Goethe, protagonizado por esta ambiciosa policía que demuestra que aprende muy rápido además de tener un instinto para conectar los indicios. Navarro es policía en Huesca aunque lleva más de 20 años escribiendo libros, relatos y artículos, además de participar y ganar numerosos concursos literarios. Tras tener dificultades para publicar sus obras empezó a usar la plataforma Kindle para difundirlas. Los éxitos de venta hicieron que las editoriales se fijasen en él para empezar a publicar sus libros en papel. De esta forma cumplía un sueño y empezaba a ser un referente entre los autores del género negro españoles.

COMPRAR: La puerta vacía