Archivo de la etiqueta: joyce carol oates

Lo más vendido en novela negra octubre 2016

Aquí cerramos otro mes y otra vez os dejamos con lo más vendido en novela negra , ya se nos acerca el frío y las navidades!!! , recordad que en SomNegra todos los meses es navidad y que nosotros hacemos de Reyes Magos con nuestro 5% de descuento y envío gratis.

Disfrutad de la lista y felices lecturas en negro

perros-salvajes

Perros Salvajes – Ian Rankin

La jubilación no va con John Rebus. No nació para tener hobbies, irse de vacaciones o dedicarse a las mejoras del hogar. Lleva a la policía en la sangre.

Siobhan Clarke ha estado investigando la muerte de un importante abogado cuyo cuerpo fue hallado junto a una nota amenazante. En el otro extremo de Edimburgo, Big Ger Caerty –la vieja némesis de Rebus – ha recibido una nota idéntica y una bala a través de la ventana. Entre tanto, el inspector Malcolm Fox aúna fuerzas con un equipo de agentes de Glasgow que está persiguiendo a una conocida familia de gánsteres. Si su presencia en Edimburgo tiene que ver con el asesinato y las notas, quizás esté a punto de empezar una guerra por el control de la ciudad.

Así que cuando la inspectora Siobhan Clarke le pide ayuda, Rebus no necesita barajar demasiado sus opciones.

 

 

COMPRAR: Perros salvajes

 

rey-de-picas

Rey de picas – Joyce Carol Oates

Andrew J. Rush ha conseguido el aplauso del público y la crítica, un éxito con el que sueña la mayoría de los autores. Sus veintiocho novelas policíacas han vendido millones de ejemplares en decenas de países. Utilizando el seudónimo Rey de Picas escribe otro tipo de novelas, violentas y espeluznantes: el tipo de libros que el refinado Andrew nunca leería y mucho menos escribiría. Su vida perfecta se viene abajo cuando su hija encuentra una novela de Rey de Picas y comienza a hacer preguntas. Al mismo tiempo, Rush recibe una citación judicial tras ser demandado por una mujer del pueblo que le acusa de plagio. Mientras la reputación, la familia y la carrera de Rush peligran, los pensamientos de Rey de Picas se vuelven cada vez más malvados.

COMPRAR: Rey de picas

 

falco

Falcó  – Arturo Pérez Reverte

La Europa turbulenta de los años treinta y cuarenta del siglo XX es el escenario de las andanzas de Lorenzo Falcó, ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia. Durante el otoño de 1936, mientras la frontera entre amigos y enemigos se reduce a una línea imprecisa y peligrosa, Falcó recibe el encargo de infiltrarse en una difícil misión que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres -los hermanos Montero y Eva Rengel- serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece.

COMPRAR: Falcó

 

todo-esto-te-dare

Todo esto te dar̩ РDolores Redondo

En el escenario majestuoso de la Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez. El rechazo de su poderosa familia política, los Muñiz de Dávila, le impulsa a huir pero le retiene el alegato contra la impunidad que Nogueira, un guardia civil jubilado, esgrime contra la familia de Álvaro, nobles mecidos en sus privilegios, y la sospecha de que ésa no es la primera muerte de su entorno que se ha enmascarado como accidental. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.

La inesperada amistad de estos tres hombres sin ninguna afinidad aparente ayuda a Manuel a navegar entre el amor por quien fue su marido y el tormento de haber vivido de espaldas a la realidad, blindado tras la quimera de su mundo de escritor. Empezará así la búsqueda de la verdad, en un lugar de fuertes creencias y arraigadas costumbres en el que la lógica nunca termina de atar todos los cabos.

COMPRAR: Todo esto te daré

 

la-dama-de-zagreb

La dama de Zagreb – Philip Kerr

Cuando Joseph Goebbels da una orden directa no se le puede decir que no. Y para su desgracia. Bernie Gunther lo sabe mejor que nadie. Esta vez se ve obligado a viajar a Yugoslavia donde los nazis croatas dan a la palabra “crueldad” una nueva dimensión, y a una Suiza engañosamente neutral. Pero no todo van a ser penalidades para Gunther. Va a conocer a toda una estrella de cine. Una mujer como no existe otra

COMPRAR: La dama de Zagreb

 

juegos-de-maldad

Juegos de maldad – Graziella Moreno

La agresión a un adolescente y una operación de narcotráfico tienen en danza a una joven juez, a una cabo de Mossos d’Esquadra y a un inspector de la Policía Nacional. Una novela policiaca y judicial. Un desenlace sorprendente, perturbador… auténtico. A veces los casos más sobrecogedores no salen en los periódicos. Una noche a finales de enero un niño de catorce años aparece herido de arma blanca en un camino forestal a las afueras de una urbanización cercana a Barcelona. Está conmocionado, aterido de frío y apenas tiene fuerzas para hablar. Lo único que dice es: «Me ha cortado… Ella». A la mañana siguiente, sin embargo, cambia la versión. Este extraño caso cae sobre la mesa de la joven juez Sofía Valle, quien en ese mismo momento está lidiando con la compleja investigación de una banda de narcotraficantes que amenaza su integridad física, y con el secreto anhelo de no dejarse consumir por el trabajo y tener una vida propia. Pero la siniestra verdad sobre el caso del chico aflorará lentamente y sobrecogerá a la juez, a los investigadores y a todos los implicados.

COMPRAR: Juegos de maldad

 

la-cuarta-victima

La cuarta víctima – Mari jungstedt

Una mañana de finales de verano tres encapuchados atracan un banco a mano armada en pleno centro de Klintehamn, una pequeña localidad en la costa oeste de la isla de Gotland. En su huida en un coche robado, los ladrones atropellan a una niña de seis años. Cuando la Policía da con la casa de campo abandonada donde se ocultan, encuentran el cadáver de uno de los delincuentes, pero ni rastro de los otros dos miembros de la banda. El comisario Anders Knutas y su compañera Karin Jacobsson se encargan de la investigación. Para empezar, solo cuentan con dos datos que pueden ser de ayuda: el primero es que, según un testigo del robo, uno de los ladrones era una mujer, y el segundo, que existen conexiones con los clubes de motoristas de Gotland. Cuando ninguna de estas pistas da sus frutos, Knutas decide retomar un caso ocurrido hace años. Por su parte, el periodista Johan Berg empieza a hacer su particular aportación al caso, pero no puede sospechar que la tragedia está a la vuelta de la esquina.

COMPRAR: La cuarta víctima

 

volt

Volt – Alan Heathcock

Alan Heathcock logra transformar su pequeño pueblo en un gran lienzo de la América periférica. Como los relatos del clásico Winesburg, Ohio (de Sherwood Anderson), los relatos de Volt están llenos de violencia y de arrepentimiento, así como de la triste desesperación de lo grotesco. Cada cuento es como una novela comprimida.

COMPRAR: Volt

 

la-wycherly

La Wycherly – Ross MacDonald

Lew Archer está lejos de su casa y con bastantes probabilidades de que lo incriminen en un homicidio. Un hombre del sur de California llamado Wycherly lo ha contratado para que encuentre a su hija. Cuando llega a San Francisco, el rastro de la muchacha de ojos oscuros lleva a Lew directamente hasta su madre, la rubia y alcohólica exesposa de Wycherly. Entonces empiezan a producirse muertes, y antes de que pueda encontrar el sentido de algo de lo que ocurre, tanto la madre como la hija desaparecen. En medio de un laberinto de niebla y asesinatos, pasiones equivocadas y extorsiones, Lew tiene que encontrar tanto a la mujer Wycherly que está muerta como a la que todavía sigue con vida…

COMPRAR: La Wycherly

 

nunca-vuelvas-atras

Nunca vuelvas atrás – Lee Child

Después de un largo viaje, Jack Reacher llega a Virginia. Su destino: el cuartel general de su antigua unidad militar, lo más parecido a un hogar que ha tenido en su vida. Su objetivo: hablar con la comandante Susan Turner, oficial al mando. Parece una tarea fácil pero no lo va a ser. Ni mucho menos. La comandante Turner ha sido arrestada con unos cargos de lo más insólitos. Y eso no es lo peor, porque Reacher también va a ser acusado de algo mucho más grave.

COMPRAR: Lee Child

 

Rey de picas. Una novela de suspense, de Joyce Carol Oates

oatesJoyce Carol Oates (Lockport, Nueva York- 1938). Galardonada con multitud de premios a cuál más prestigioso (como el National Book Award, el PEN/Malamud Award y el Prix Fémina Étranger. En 2011 recibió de manos del Presidente Barack Obama la National Humanities Medal, el más alto galardón civil del Gobierno estadounidense en el campo de las humanidades, y en 2012, el Premio Stone de la Oregon State University por su carrera literaria), Oates, es uno de los nombres más relevantes de la literatura contemporánea y no ha parado de publicar desde que lo hiciera por primera vez en 1966. Autora de innumerables obras entre las que podríamos nombrar, por ejemplo, las novelas La hija del supulturero, Mamá, Blonde o Carthage; recopilaciones de relatos como Infiel o Mágico, sombrío, impenetrable. Esta escritora cultiva también el ensayo, el teatro y la poesía.

rey-de-picas

Rey de Picas. Una novela de suspense. Publicada en España en octubre de 2016 por Alfaguara por MONTSE GALERA

Traducción: José Luis López Muñoz.

Pues no. Este año tampoco le han concedido el Nobel a Joyce Carol Oates, una de sus eternas candidatas. Empezar una reseña así no es brillante, lo sé, está muy manido. Pero de haber sucedido lo contrario no hubiera podido omitirlo, en eso estará de acuerdo incluso Dylan, así que me concedo el gusto. Ciertamente, en su momento, a Oates también se le escapó el Pulitzer del que fue finalista con su novela “Blonde”. No obstante, no deben preocuparnos esos contratiempos “insignificantes”, la lista de premios recibidos por la autora neoyorkina es casi tan larga como la de sus obras publicadas. Bueno, no. Me he excedido. Joyce Carol Oates es, probablemente, una de las autoras más prolíficas del panorama editorial actual y es cierto que no son muchas  (o no las suficientes) a las que se les reconoce tanto oficio. Leer a Oates es habérselas con un mito afincado entre las más grandes plumas de la literatura contemporánea y eso es algo que conlleva un pellizco de decepción. Se ansía tener entre las manos no una joya, sino la joya; aspiras a sentirte perdido y huérfano cuando cierras el libro, a que no exista una lectura nueva capaz de consolarte. He de confesar que albergo la sospecha de que esta, tal vez, no sea la mejor de sus novelas, estoy casi segura de que otras, anteriormente, contribuyeron a poner un altísimo listón. De ser así, vamos a tener que buscar cobijo en ellas cuando lleguemos al final de esta novela tan malditamente buena.

Pero las novelas se empiezan por el principio que en esta obra reza así:

“En el aire había aparecido el hacha. Por alguna razón se alzaba y se caía en un vaivén desenfrenado, en dirección a mi cabeza, mientras yo intentaba alzarme de mi posición en cuclillas y perdía el equilibrio, por la desesperación de querer escapar, al tiempo que me fallaban las piernas y se oía una voz ronca que suplicaba “¡No!¡Por favor, no! (¿era la mía, irreconocible?), por cuanto a pocos centímetros de mi cabeza, la cuchilla se estrellaba y se hundía en el escritorio, del que saltaban astillas; para entonces ya había caído yo pesadamente al suelo, un suelo duro y rígido debajo de la deshilachada alfombra oriental”.

Oates dedica la totalidad de un brevísimo primer capítulo (ocupa una sola cara) a la fantástica descripción de lo que una servidora se atreve a denominar “el asunto del hachazo”. ¡Y ya está! ¡venga! ¡ya lo tenemos! Porque nos vamos a llevar con nosotros esa bendita escena durante toda la lectura a modo de marca páginas y no vamos a poder para hasta reencontrarla. Oates ha hecho vibrar la escena como si fuera el cascabel de una serpiente y nos va a llevar hasta el final pendientes de su sonajero hipnótico. Vamos a meter la mano en el saco, precisamente, porque sabemos que la serpiente está en él.

¿Pero dónde? nos preguntamos inquietos mientras encadenamos una ristra de ¡ay! ¡Ui! ¡ala! ¡Ya verás tú como…! ¡Noooo si al final…! Y esa es la magia de Oates.

La novela, construida por contundentes y breves capítulos, está relatada en primera persona por su principal personaje ( o no), Andreu J. Rush, un aplaudido escritor —cuya reputación se asienta siempre en un peldaño por debajo de Stephen King— de novelas negras, pulcras, políticamente correctas…; su vida es una postal idílica donde aparentemente reina el orden, el prestigio social, una vida familiar estándar acomodada…pero esconde un secreto: escribe bajo seudónimo —este es “Rey de Picas”— una suerte de novelas macabras, gores, gamberras, y sobre todo impropias de Rush… Consiguiendo, mediante ingeniosos malabarismos, que absolutamente nadie lo sepa. Sin embargo, el lector sí va a conocer los entresijos de los rincones más sombríos del protagonista gracias a que una de las novelas de Rey de Picas va a “caer” en manos de su hija. Prácticamente al mismo tiempo Rush recibe una citación judicial. Lo acusan de plagio. Menos mal que a King…también.

Joyce Carol Oates nos presenta su personaje como quien enseña una casa. Nos coloca ante su entrada y nos muestra un jardín con columpios, ostentoso e impoluto para desvelarnos paulatinamente que también tiene patio trasero, puerta de servicio, habitación del pánico, desván y zulos subterráneos. Nos da a conocer a Rush siempre visto por él mismo. Él nos describe su entorno, pero lo que realmente nos muestra es cómo su entorno le entiende a él.

También encontraremos divertidísimas referencias a escritores emblemáticos de todas las épocas —¿qué opinará S. King de esta novela? — sin olvidar, no se puede, el magistral guiño que le hace a Allan Poe. De hecho, un fragmento de uno de sus cuentos “El demonio de la perversidad” abre la novela:

“Estamos al borde de un precipicio. Contemplamos el abismo…, nos sentimos mal y nos mareamos. Nuestro primer impulso es apartarnos del peligro. Inexplicablemente, no lo hacemos”.

No hay que perder de vista esta cita, Oates no nos enseña ninguna habitación de El rey de Picas por que sí.

Montse Galera.