Archivo de la etiqueta: la cajita de rape

La cajita de rapé, Javier Alonso García-Pozuelo

La cajita de rapé” (editorial Maeva) de Javier Alonso García-Pozuelo por Germán González

A diferencia de lo que creen muchos autores, editores y lectores la principal razón de la existencia de la novela negra no es su capacidad para plantear y resolver un misterio. Su objetivo es entretener a la persona que se acerca a esa obra y por eso, en estos tiempos de competencia feroz con una oferta que casi colma la demanda, los escritores apuestan por la especialización y por un producto que sorprenda. En este contexto, se está consolidando el subgénero de la novela negra histórica o novela histórica negra, ya que el orden de etiquetas no altera el resultado final, e incluso podríamos hablar de una nueva división según la época en la que se sitúa la trama. No sólo están las que pasan en períodos concretos ricos en detalles, como la Guerra Civil o la II Guerra Mundial, sino que también las hay lejanas como la época romana o hasta en el futuro.

La cuestión se complica cuando la trama se sitúa en una época histórica anterior de la que tenemos mucha información gracias a los testimonios, orales y escritos, que nos han llegado. En estos casos, el rigor del autor es un elemento más a tener en cuenta no sólo para hacer verosímil la obra sino para ser capaz de ofrecer una lección académica sobre ese momento concreto de nuestro pasado. No hay nada más edificante que al mismo tiempo que nos entretengan nos formen, aunque hay que recordar que en las obras de ficción numerosos detalles pueden despistar al lector. Sin duda, el libro “La cajita de rapé” de Javier Alonso García-Pozuelo es un ejemplo de esta minuciosidad, hasta el punto de que en algunos momentos el relato costumbrista del Madrid de 1861 se antepone a la narración policiaca.

No se puede negar que el autor conoce con precisión quirúrgica, (aquí se nota los estudios), la realidad del Madrid de mitad del siglo XIX no sólo las intrigas de poder entre los diversos grupos de moderados y progresistas, que se dirimían en palacios, gabinetes, cafés o periódicos, sino también en las costumbres o en la geografía urbana y humana de la ciudad. Incluso hay una especial atención a los numerosos acentos y jerga que se podían escuchar por las calles de barrios muy castizos o a las particularidades de cada oficio. A veces la novela peca un poco del folletín al que se quiere parecer, como cuando se habla de las preocupaciones familiares de los protagonistas o se pierde en detalles irrelevantes para el devenir de la narración, así se aleja de la novela de misterio pese a la fuerte presencia del inspector José María Benítez, un personaje con mucha personalidad capaz de sobresalir entre los policías de su subgénero literario.

Y es que uno de los mayores aciertos del libro es dibujar un investigador tan cargado de contradicciones, de culpas y de inteligencia como Benítez al que encima sitúa perfectamente en el ambiente político y costumbrista de ese Madrid que quiere convertirse en una ciudad moderna, como apuntan algunos de los burgueses que aparecen, pero que tiene el lastre de una clase política todavía muy acomplejada por la desmembración sistemática de las colonias que formaron el Imperio español. No es de extrañar que las siguientes aventuras de Benítez ocurran en los casi 40 años que faltan desde el 1861 de esta novela a la pérdida de Cuba y Filipinas en 1898, ya que fueron los años más intensos del siglo XIX.

La trama arranca cuando el inspector Benítez y su equipo se deben hacer cargo de un robo, que acabó con un asesinato, en la casa de una familia rica del distrito de la La Latina de Madrid. La investigación irá paralela a las conspiraciones políticas, a las presiones que recibirá el policía para mantenerse fiel a los que gobiernan y a sus particulares demonios familiares, que iremos conociendo a lo largo del libro, y que dejan algún camino abierto para nuevas entregas. Sin duda, Benítez se rodea de un equipo muy competente y encima tiene la habilidad de acordarse de los dos apellidos de todos ellos, pese a que habitualmente son de lo más común, cuando los nombra para así poder ayudar al lector a diferenciarlos. La minuciosa investigación, lenta y pesada en algunos momentos, converge en un trepidante final que igual necesitaría más digestión y explicación.

Sin duda la formación académica del autor, ya que es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, y diplomado en Cooperación Internacional por la Universidad Complutense de Madrid, ayuda a entender su capacidad de ser tan minucioso en el momento de recrear el Madrid de 1861. Javier Alonso García-Pozuelo (Madrid, 1972) fue profesor de salud pública, epidemiología y educación sanitaria además de redactar y editar textos científicos. Su pasión por la historia y la literatura lo ha llevado a mantener el blog ‘Cita en la Glorieta’ y también es compositor de sus propias canciones que lleva a los escenarios en solitario o acompañado de una pequeña banda acústica.

La cajita de rapé

La cajita de rapé, de Javier Alonso García-Pozuelo dedicado por el autor.

La cajita de rapé – Javier Alonso García-Pozuelo – Maeva

Esto es un no parar!!! otra promoción que os traemos, y es que cuando decimos que SomNegra es la casa de la novela negra es por algo.

Esta vez y con la colaboración de la editorial Maeva os traemos La cajita de rapé una historia  del inspector Benítez, un policía en el Madrid del siglo XIX dedicada por Javier Alonso García-Pozuelo.

¿Como conseguir el tuyo? 

Bien sencillo, haz tu reserva desde ya y hasta el 24 de marzo e indica en tu pedido a nombre de quién quieres la dedicatoria, un gran regalo para el día del padre.

¿ A que estás esperando? haz tu reserva ya.

COMPRA DEDICADA: La cajita de rapé

LEER PRIMER CAPÍTULO: inicio-la-cajita-de-rape