Archivo de la etiqueta: novela negra nordica

Carretera de plata, de Stina Jackson.

Carretera de plata, de Stina Jackson

CARRETERA DE PLATA, Stina Jackson, 2019. por GRAZIELLA MORENO.

RBA. Serie Negra.

AUTOR: Stina Jackson (Skelleftea, 1983) es una autora originaria del norte de Suecia. A los veintidós años se trasladó a Estados Unidos. En Denver (Colorado) inició sus estudios de Derecho hasta que decidió volcarse en la literatura. Fruto de tres años de esfuerzos es su primera novela negra, Carretera de Plata, que ha batido récords de ventas en Suecia como debut literario y también ha sido premiada como la mejor obra del género negro publicada en Suecia en 2018, un galardón concedido por la Academia Sueca de Escritores de Novela Negra. 

SINOPSIS: Por tercer año consecutivo, Lelle dedica las noches a recorrer la Carretera de la Plata. Conduce buscando obsesivamente a Lina, su hija, que desapareció sin dejar rastro cuando aguardaba el autobús. Ha pasado tanto tiempo que todo el mundo ha perdido la esperanza de encontrarla. Todos menos Lelle, que no se da por vencido.

Pero ese no es un verano más. A un pueblo de la zona llega Meja, una adolescente harta de aguantar la vida errática de su madre, una mujer incapaz de proporcionarle un hogar estable. Conforme se acerca el otoño, la desaparición de otra chica unirá los destinos de Lelle y Meja para siempre. 

RESEÑA: La luz. La luz eterna, días y noches que no se distinguen. El sol de medianoche transforma el paisaje, las personas, sus ritmos vitales. Durante las noches de verano, Lelle sigue buscando a Lina, su hija desaparecida hace ya tres años. Recorre con su coche la Carretera de Plata, una antigua vía de comercio de ese metal que une Nasafjäll y el golfo de Botnia al norte del país. Tres años sin tener noticias, ausente desde el día en el que la dejó en una parada de autobús en esa misma carretera, sin que su padre tenga ninguna explicación lógica para ello, más que sigue viva, en algún lugar. Es lo que quiere creer porque no puede aceptar otra cosa. Recorre, incansable, enredado en una espiral autodestructiva, las casas abandonadas, rincones remotos, enfrentándose a personas que viven aisladas en mitad del bosque, en lugares en los que la naturaleza es la que marca los tiempos, moldea las reacciones humanas. Y cuando termina el verano, y empieza el otoño y el invierno acecha, la búsqueda se hace imposible: 

En ocasiones, se despertaba en el sofá al amanecer, congelado y entumecido, sin haberse lavado los dientes. La densa oscuridad lo obligaba a ceder ante ella. Los recuerdos del sol de medianoche de las largas noches al volante se le antojaban irreales en esos momentos, cuando tenía que luchar por cada hora de vigilia. Al ver su reflejo en las ventanas oscuras, supo que se hallaba sentado solo. Sin embargo, en sus sueños, ella estaba allí con él.”

Paralelamente a esta búsqueda conoceremos a Meja, una adolescente que llega a la región con su madre, Silje, para vivir con el hombre que ésta ha conocido en Internet. Meja sueña con una existencia corriente, añora la estabilidad que no ha tenido nunca, ya que su madre la ha arrastrado consigo a otra búsqueda, la de la propia identidad; una madre incapaz de ser autónoma, víctima de sus adicciones y de sus trastornos mentales. Acostumbrada a cuidar a Silje, Meja conocerá a un chico de su edad, miembro de una familia muy particular que le abrirá los ojos a una realidad diferente y será la puerta que le conducirá a una vida que ella espera mejor: 

“Hacía mucho tiempo que no tenía un cuarto únicamente para ella. La mayoría de las veces solo había contado con sus propias manos para ocultar los ruidos. El fragor de las maldades adultas, de la desesperación, de los cuerpos embistiéndose mutuamente. Daba igual cuán lejos se fueran a vivir, los ruidos siempre acababan alcanzándola”. 

La desaparición de otra chica de edad y características físicas semejantes a la hija de Lelle, pondrán de manifiesto la inoperancia de una policía que parece esperar sencillamente a que algo suceda, y los caminos de Lelle y Meja acabarán encontrándose para descubrir la verdad.

Trescientas quince páginas divididas en dos partes, capítulos cortos, ágiles. No estamos ante una novela negra más, o ante lo que algunos podrían pensar, una novela “nórdica” más. La autora propone una historia que va más allá de descubrir respuestas y saber quién es el culpable, de describir un paisaje o una forma de vida moldeada por el clima. Construye unos personajes sólidos, alejados de estereotipos, que el lector percibe como reales, sin artificios. Con una escritura sensible, delicada y potente, pone de manifiesto las bondades y maldades del ser humano de forma sencilla y sin adornos. 

Una historia de búsquedas, de respuestas, de necesidades vitales, absolutamente recomendable para los amantes del género y de la buena literatura. 

Comprar: Carretera de plata.

Mañana te toca a ti, de Stefan Ahnhem, Dedicado!!!

Stefan Ahnhem

Stefan Ahnhem es un respetado guionista de cine y televisión. Es miembro del Consejo Sueco de Escritores. Vive en Estocolmo. Mañana te toca a ti es su primera novela.

Mañana te toca a ti – Stefan Ahnhem

Mañana te toca a ti – Stefan Ahnhem

Roca editorial y SomNegra te dan la posibilidad de conseguir dedicado Mañana te toca a ti, de Stefan Ahnhem, la nueva sensación del thriller nórdico.

Haz tu reserva desde ya y hasta el día 13 de marzo y te enviamos tu ejemplar dedicado por el autor.

Compra dedicada: Mañana te toca a ti

Fabian Risk creía que sus días de estudiante habían quedado atrás. Ahora, sus excompañeros están siendo asesinados por sus pecados del pasado. ¿Quién es el feroz asesino que ha vuelto para proclamar venganza?.

 

Mentiras, de Yrsa Sigurdardóttir

Mentiras – Yrsa Sigurdardóttir

Mentiras – Yrsa Sigurdardottir por Alberto Pasamontes

Niebla espesa y húmeda, la dosis justa de frío, mucho, mucho viento, unos desconocidos, un par de lugares aislados y unos sucesos del pasado. Todo muy visto, pero efectivo. Si a todo ello le añadimos un escritor islandés, escritora en este caso, tenemos todos los elementos para una novela inquietante y opresiva. Y muy entretenida.

Como decía, nada nuevo bajo el sol (poco en este caso, ya saben, hablamos de Islandia). Pasó ya el tiempo en que los lectores de estas latitudes más benignas climatologicamente hablando nos sorprendíamos con el cóctel descrito más arriba, pero lo cierto es que no todos los autores saben manejarlo de igual modo, e Yrsa Sigurðardóttir lo hace muy bien.

Mentiras (Roja y Negra, 2017) arranca con una serie de turbadores acontecimientos en los primeros capítulos. Tres historias aparentemente inconexas (cuatro operarios que tienen que arreglar un faro en un islote remoto, una familia que regresa a su casa tras las vacaciones, una policía que debe superar el intento de suicidio de su marido), dotadas de un cierto aura sobrenatural en ocasiones, que transcurren de forma paralela en el tiempo. Sigurðardóttir nos lleva de una a otra con agilidad, a través de capítulos bien medidos en los que, sin embargo, hay que anotar en el debe un uso excesivo del cliffhanger. Ocho seguidos (sí, me he molestado en contarlos) es excesivo, se mire como se mire, y el recurso acaba perdiendo efectividad.

La novela se lee con mucha facilidad, es divertida y rápida, a pesar de esa costumbre tan propia de los escritores septentrionales de gastar media página para narrarnos cómo alguien sube un escalón (debe ser cosa del frío, que ralentiza el metabolismo). En realidad, es un recurso que trata de hacer subir la tensión narrativa, aunque hay que reconocer que Yrsa Sigurðardóttir no es de los que más abusan en este sentido. Cada una de las historias tiene su ritmo y elementos diferenciadores propios, y la autora sabe hacerlas fluir con sedosa naturalidad hacia el momento en el que las tres acaban por converger, el punto en el que cada elemento encaja con los demás casi con precisión suiza. Y digo casi, porque hay un aspecto de una de las historias que no me acaba de cuadrar. No sé cuál será la costumbre en Islandia y me parecería raro que sea distinta a la de aquí en una situación similar, pero (atención, spoiler de aquí al final del párrafo) si uno piensa que las llaves de su casa pueden haber caído en malas manos, lo primero que hace es cambiar la cerradura.

Que nadie se eche atrás por esto. Superado ese detalle que, dicho sea de paso, la autora podría haber resuelto de mejor modo con facilidad, lo cierto es que la trama está bien trabajada y el punto de partida que genera toda la historia y que conoceremos en las últimas páginas es consistente y genera interés. Una historia, en definitiva, que nos mantendrá entretenidos, que enganchará a muchos lectores, en especial si son aficionados al noir nórdico, y que no disgustará a nadie. Al fin y al cabo, ¿no es eso lo que le pedimos a una novela?

COMPRAR: Mentiras