Archivo de la etiqueta: reseñas novela negra

Reseña novela negra, El diablo en cada esquina, de Jordi Ledesma por Montse Galera

el diablo en cada esquina

EL DIABLO EN CADA ESQUINA – JORDI LEDESMA

El diablo en cada esquina: novela finalista del IV Premio Pata Negra del Congreso Negro de Cine y Novela de la Universidad de Salamanca. (Alrevés), 2015.

Jordi Ledesma (Tarragona, 1979) cursó estudios artísticos en la Escola Taller D´Arts i Oficis de Tarragona.

Es autor del poemario Agua de mayo (Silva, 2003) y de Narcolepsia (Alrevés, 2012), novela finalista de los premios literarios de la XXV Semana Negra de Gijón en la categoría de mejor primera novela negra. Y finalista de los premios leemisterio.com, en la edición de 2012, como mejor novela nacional. Narcolepsia ha sido publicada en México con el título de Narcosis (Ediciones B, 2014).

Es guionista del cortometraje Checkout (Quartofilms, 2015), basado en un cuento homónimo, también del autor.

Reseña:

La primera vez que nos vimos las caras literariamente con Jordi Ledesma fue gracias a su magnífico relato “El eco inexistente” que formaba parte de la antología “Diez negritos- Nuevas voces del Género negro español” publicado por Alrevés; coordinado y prologado por Àlex Martín Escribá y Javier Sánchez Zapatero. Estos aseguraban en el prólogo que Jordi Ledesma, junto a Alexis Ravelo y Carlos Zanón, son “cultivadores de un tipo de novela criminal de tono desesperanzado y con cierto gusto por lo sórdido y especialmente atinados en la descripción de ambientes y la construcción de personajes.”

Bueno, como estoy dispuesta a comprobarlo, empiezo con “El diablo en cada esquina”.

Se trata de una novela breve pero impactante. Urdida con un elenco de personajes perfectamente enlazados por la codicia, la casualidad, la mala suerte y un botín muy particular de ubicación inquieta.

Policías permisivos y corruptos, una prostituta, mafiosos, víctimas y sicarios se encuentran magníficamente imbricados en la construcción de una pirámide de poder en la que nadie está exento de sentir temor. Ledesma nos describe un “Miedo sin sinónimos, ni adjetivos. Miedo de verdad, de ese que se mete en el sueño y en la comida.” Y nos recuerda que “Todos los hombres, por muy alargada y oscura que sea su sombra, por muy lejos que lleguen sus brazos, tienen una luz que los ciega, una voz que les ordena y los hace tiritar.”

Nuestros compañeros de viaje transitan por un infierno urbanita. Algunos luchan por salir de él, pero, como si fueran caracoles huyendo del agua hirviendo, siempre tropiezan con una mano amiga que se encarga de devolverlos al caldero sin apenas permitirles asomar la cabeza para coger aire. Otros se dejan caer dentro de él con desidia. Está también el que se sabe y al que se acepta como impositor de las normas. No quiero olvidarme de quien se adapta al medio con suma habilidad, pero con resultados inciertos.

Dentro de ese mundo terrible los personajes se mueven, respiran, dialogan, follan, se pegan y se matan de una forma tan verosímil que te sitúa allí: lo ves, te duele, te avergüenza y casi te apartarías para no recibir. Pero no puedes. Esta novela tiene algo que no debería estar reñido con el buen texto: engancha. Y de qué manera. Porque todo sucede a ritmo de tentación continúa.

Se supone que El diablo en cada esquina ha consolidado a Ledesma como una de las voces emergentes del género negro. Es sorprendente que se pueda decir que “emerge” de alguien que escribe con tanto oficio.

En fin, había leído y oído que esta obra era de lectura obligada y leerla debía proporcionarme la satisfacción del deber cumplido. Pues no. Los tiempos de paz duran poco y ahora me silban “bueno, si te ha gustado “El diablo…” has de leer “Narcolepsia” (Alrevés 2012) y rematan “y que sepas que después del verano sale la nueva y dicen que va a ser la mejor”.

Pues habrá que comprobarlo.

Y vosotros, ya estáis avisados.

Montse Galera.

COMPRAR EL DIABLO EN CADA ESQUINA