Archivo de la etiqueta: salamandra ediciones

Reseña: Naturaleza Salvaje, de Jane Harper

Jane Harper

JANE HARPER
Nacida en Manchester (Inglaterra), pero a los ocho años se mudó con su familia a Boronía, a la región australiana de Victoria. Actualmente vive en Melbourne.

Se graduó en Historia y Literatura Inglesa por la Universidad de Kent, en Canterbury, y trabajó durante trece años en Inglaterra y después en Australia como periodista.

Años de sequía” (Salamandra 2017), traducida a más de treinta idiomas, recibió numerosos premios, como ABIA, Indie y Ned Kelly en Australia, entre otros, y fue finalista del prestigioso CWA Gold Dagger Award de 2017 en el Reino Unido. Se han adquirido también los derechos cinematográficos de la novela.

Ha publicado otras novelas con el mismo protagonista, Aaron Falk, y es probable que siga la saga del personaje.

Naturaleza salvaje, de Jane Harper

Reseña de Naturaleza Salvaje, de Jane Harper por Ramona Solé, ediciones Salamandra.

NATURALEZA SALVAJE
Muchas empresas se unen a la moda de realizar actividades en la naturaleza, para fomentar el compañerismo y el trabajo en equipo entre sus trabajadores, pero a veces el destino tiene otros planes, y acaba pasando lo contrario.  

Bailey Tennants es una empresa familiar que ha realizado este tipo de actividades anteriormente. En este caso se crean dos equipos, uno de mujeres y otro de hombres. Después de unos días conviviendo en un tupido bosque en medio de la nada, solo el grupo masculino alcanza la meta en el lugar y tiempo propuesto. El grupo femenino llega con horas de retraso, y habiendo perdido una de sus componentes. 

El equipo de rescate y grupos de voluntarios se ponen en marcha, pero una suma de circunstancias complicará el argumento. La sombra de diversos asesinatos de mujeres ocurridos años atrás, provocará rumores y reavivará el temor que provocaron los sucesos nunca olvidados.

El agente de la policía federal australiana Aaron Falk, que investiga sobre blanqueo de dinero, recibe un mensaje confuso de Alice Russell la misma noche de su desaparición, y junto a su compañera Carmen Cooper se desplazan al lugar de los hechos para colaborar y a la vez intentar averiguar si lo ocurrido tiene algo que ver con su investigación. (Aaron Falk es uno de los personajes de la novela anterior “Años de sequía”, aunque los libros explican casos totalmente independientes).

La autora alterna capítulos correlativos del rescate y las pesquisas de los agentes, con otros donde seguiremos al grupo de mujeres en los días previos a la desaparición. Los incidentes desafortunados que fueron marcando su camino, las frustraciones, las tensiones, las decisiones y los errores, los secretos y rencores.

Jane Harper crea unos personajes con historias complicadas. Nos muestra el entorno familiar de cada uno y la complejidad de las relaciones entre padres e hijos, o entre hermanos, sin alterar el compás de avance. Problemas de adicciones, de alimentación, de acoso en las redes… Mantiene un ritmo constante con capítulos cortos y ágiles, buenos diálogos y protagonismo coral. Los distintos giros provocarán que las sospechas del lector vayan cambiando de dirección, y aunque puede que nos esperemos un final más complejo, la autora consigue atar los cabos y cerrar bien la trama.

Comprar: Naturaleza salvaje

Reseña: Sin dejar rastro, de Haylen Beck

Sin dejar rastro – Haylen Beck

Sin dejar rastro ~ Haylen Beck – Salamandra Black por Luis V

Si quieres leer una novela muy adictiva, la tienes delante. Te lo pongo al principio, para que no tengas excusas si no tienes tiempo de seguir leyendo. Si te van otro tipo de novelas recuerda que la curiosidad mató al gato, así que ni te arriesgues a leer sus primeras páginas porque cuando muerde ya no suelta. No me hago responsable si al acabar eres otro, así que lee bien el prospecto: «Sin dejar rastro puede producir efectos secundarios en el lector que le hagan permanecer dentro de la novela una vez la haya terminado; las secuelas desaparecerán con el tiempo de manera inversamente proporcional a la intensidad de la lectura efectuada». Creo que te va quedando claro, pero ten en cuenta que el ritmo no lo vas a marcar tú, así que abróchate bien el cinturón que puede haber curvas. Por cierto, si las últimas 250 páginas te las metes de un solo golpe no pienses que tienes superpoderes, a mí también me pasó y soy un mindundi.

Podría seguir bordeando la historia o pegarle un giro brusco y soltarte de sopetón los acontecimientos más inquietantes, incluso adelantarte el desenlace final, y la novela no perdería demasiado interés; a pocos capítulos que lleves leídos en tu mente solo habrá un posible final, y si no fuera ese no creo que quieras volver a leer a este autor. Por cierto, si no te suena Haylen Beck no te preocupes, su propia madre hubiera dicho lo mismo hasta hace poco al oír ese nombre de mujer con el que Stuart Neville firma las novelas cuya trama se desarrolla fuera de Irlanda del Norte. Sin dejar rastro es la primera de ellas, un thriller que transcurre en los Estados Unidos de América, concretamente en un imaginario y polvoriento pueblo del desierto de Arizona.

Ahora fíjate en la portada. La de los labios rojos es Audra Kinney, y va en busca de un futuro mejor lejos del control inmisericorde de su marido. En el asiento trasero van sentados sus dos hijos. Cuando veas que su sonrisa se arruga, tendrá a sus espaldas a uno de esos sheriffs de las películas americanas, con la sirena y rotativos puestos conminándola a detenerse. En el maletero una bolsa con un poco de hierba para fumar hará que el menda la cachee, engrillete e introduzca tras la mampara del coche rotulado que representa la ley, y justo antes de abandonar el lugar verá como la ayudante del patrullero aparece en otro coche y se lleva a sus hijos. Excepto los tocamientos del cacheo la cosa tiene cierta lógica, pero cuando Audra pregunta a dónde se han llevado a sus hijos, la respuesta del sheriff le hace entrar en pánico: ¿QUÉ NIÑOS? Te recuerdo que en la novela tu mente estará alojada dentro de la cabeza de esa mujer, y que tendrás una preocupación seria por lo que les pueda estar pasando a sus hijos, así que si te parece poco lo que lleva encima imagínatela cuando se entere de que es la principal acusada de la desaparición de los menores; la situación es tan terrible que sin figurar en primer plano permanecerá patente en toda la novela. La noticia saltará a los medios de comunicación y el pueblo se llenará de prensa, llegarán los chicos del FBI y empezarán a cobrar importancia personajes locales antes ausentes, y otros que solo conoceremos de forma indirecta, como los expertos en análisis de conducta. También aparecerá en escena un miembro del crimen organizado chino (personaje que podía haber dado mucho más de sí) al que todo aquello no le suena tan raro.

Como ya se me acaba el folio, tan solo apuntarte: que ninguno de los personajes está por estar; que Haylen Beck limita sus movimientos creándoles necesidades que retroalimentan la intensidad en cada capítulo; que el linchamiento mediático que presenciarás te hará ver con otros ojos las noticias del telediario; y que Sin dejar rastro es una novela de ficción, pero los autores intelectuales del delito, verdaderos artífices de disfrutar de la angustia ajena, están entre nosotros, así que fíjate bien en quién tienes al lado.

Comprar: Sin dejar rastro

Años de sequía, de Jane Harper

Años de sequía, de Jane Harper

Años de sequía, de Jane Harper (Salamandra Black) por Luis V

Aún estaba desangrándose la madre cuando el siguiente disparo reventó la cabeza del mayor de sus dos hijos, que solo contaba seis años; los trece meses de la pequeña, único testigo de la tragedia, la mantuvieron con vida pese a su terrible llanto. Alejado de la granja, la escopeta y el cadáver de Luke Hadler, cabeza de familia, comparten la última instantánea de aquel baile de muerte, y nadie en Kiewarra (sureste de Australia) duda que fuera él quien la disparó; los fuertes calores y la larga sequía son capaces de justificar cualquier tipo de desesperación.

Aaron Falk ─quédense con el nombre, que volverá a dar que hablar, trabaja de policía en Melbourne investigando delitos financieros; allí conoce del crimen por la prensa, e identifica por los detalles de la noticia que el principal sospechoso de la matanza es Luke Hadler, su amigo de la infancia. Por si le quedaba alguna duda, alguien deja en forma de carta sobre su mesa siete palabras que incrustan en su cabeza un enjambre de molestas avispas: «Luke mintió. Tú mentiste. Ven al funeral.»

Con un prólogo corto pero redactado con maestría, la anglo-australiana Jane Harper nos introduce de lleno en su ópera prima, creando una atmósfera que horada los sentidos y que ya no te suelta hasta la última página. Kiewarra, que abrasa las mentes ya de por sí obtusas de sus ciudadanos, sube de grados ante el regreso de Falk, veinte años después de que le tocara salir huyendo. Sabe que su presencia no es grata, y ajusta su visita a la asistencia al entierro y correspondiente pésame, así como esclarecer el significado de aquellas palabras que se repiten en su cabeza: «Luke mintió. Tú mentiste. …». Falk recuerda como era Luke, y no ve del todo descabellado que pudiera haber acabado con su familia para luego suicidarse, pero pronto empieza a ver aspectos que no le cuadran. Las sombras del pasado se reproducen y pese a que no todos le vuelven la espalda, quienes le prestan su apoyo no tienen la solvencia deseada; quien no se lleva bien con Mal Deacon, el cacique del pueblo, lo paga caro, y Falk es la diana perfecta para sus actos. Con todo en contra, da legalidad a sus actos amparando la investigación en las inexpertas manos del sargento Greg Raco, quien cuenta con jurisdicción en la zona.

Años de sequía está narrada en tercera persona y mantiene al lector en ascuas durante toda la trama, consiguiendo que cada vez que se coloca una pieza correcta en la investigación, se descoloque otra que parecía ajustada. Las primeras páginas no necesitan mayor fuerza que la urdimbre planteada y a medida que avanzas en la lectura la autora nos arrecia, con progresión, intercalando secuencias y conversaciones del pasado que van llenando de sentido los vacíos encontrados, descubriendo detalles que hacen que surjan nuevos misterios. Su publicación fue la revelación literaria del año en Australia, vendiéndose sus derechos de traducción a más de 20 idiomas, y recibiendo importantes premios. Actualmente una productora cinematográfica trabaja en su adaptación al cine.

No lo duden, por muy listos que se crean tendrán que leer muchas páginas para encontrar una buena pista que les sitúe frente a quien efectuó los disparos.

Comprar: Años de sequía