Archivo de la etiqueta: toni hill

Recomendaciones navideñas, novela de intriga

El género negro es un universo como ya sabéis y hoy le toca a la novela de intriga.

quien-pierde-paga

Quien pierde paga – Stephen King

 

Segunda incursión del Rey del misterio Stephen King en el género negro. Decir cualquier cosa de King es quedarse corto así que os animo a que comprobéis que es un grande toque el género que toque.

CARTA A LOS REYES: Quien pierde paga

 

los angeles de hielo

Los ángeles de hielo – Toni Hill

Después de la trilogía del inspector Salgado Toni Hill nos trae una fantástica historia ambientada en la Barcelona del 1900, con toques góticos y una intriga que nos trae muchas preguntas ¿Qué oscuro misterio sobrevuela este lugar? ¿Maldición o castigo?

CARTA A LOS REYES: Los ángeles de hielo

També disponible en Català

CARTA ALS REIS : Els àngels de gel

 

que-pequeno-es-el-mundo

Qu̩ peque̱o es el mundo РMartin Suter

 

El autor suizo Martin Suter que nos sorprendiera con Montecristo nos trae una historia adictiva  sobre los complejos mecanismos que rigen nuestra memoria.

CARTA A LOS REYES: Qué pequeño es el mundo

 

extranos-en-un-tren-anagrama

Extra̱os en un tren РPatricia Highsmith

No tiene mucho mérito recomendar a la gran Patricia Highsmith, pero teníamos que hacerlo.

CARTA A LOS REYES: Extraños en un tren

Recomendaciones navideñas, novela policíaca

Seguimos con la carta a los Reyes Magos!! ahora recomendaciones policíacas.

perros-salvajes

Perros Salvajes – Ian Rankin

John Rebus es un grande y si además gana el  Premio Internacional de Novela Negra RBA 2016 pues más motivos para leerlo.  Os recomendamos este título en el que por primera vez Ian Rankin ( un tipo simpatiquísimo) junta a sus dos personajes de ficción, John Rebus y Malcom Fox.

CARTA A LOS REYES: Perros Salvajes

 

pesadilla-en-rosa

Pesadilla en rosa – John D. MacDonald

Vuelve Travis McGee. Libros del Asteroide nos trae la segunda entrega de la serie de este peculiar detective. Recomendada para todo amante de la novela policiaca clásica. Sin duda hay que leerlo.

Y si os apetece tenemos Adiós en azul primera entrega y un buen plan para estos días de fiesta.

CARTA A LOS REYES: Pesadilla en rosa

 

una-primavera-de-perros

Una primavera de perros – Antonio Manzini

Vuelve el Subjefe de la policía Rocco Schiavone un tipo impertinente, mal humorado y galán que os enganchará seguro, Schiavonne es tan peculiar que en medio de las montañas nevadas él luce unos Clarks de lo más chic, ya que un Romano no puede ir con cualquier cosa. Lo dicho imprescindible para estas navidades

CARTA A LOS REYES: Una primavera de perros

 

trilogia-salgado

Trilogía Salgado – Toni Hill

Y como no os dejamos un pedazo de regalo con el pack de la trilogía del inspector Salgado de Toni Hill.

Que mejor manera de quedar bien con El verano de los juguetes muertos, Los buenos suicidas y Los amantes de Hiroshima en un estuche especial.

CARTA A LOS REYES: Trilogía Salgado

Los ángeles de hielo, de Toni Hill. Leerlo no es trabajo. Releerlo es un gusto, por Montse Galera

los angeles de hielo

LOS ÁNGELES DE HIELO – TONI HILL

 

LOS ÁNGELES DE HIELO, Penguin Random House_ Grijalbo, marzo 2016.

TONI HILL, (Barcelona, 1966) es licenciado en Psicología, escritor y traductor. En 2011 publicó su primera novela, El verano de los juguetes muertos (Debolsillo), a la que siguieron Los buenos suicidas (Debolsillo, 2012) y Los amantes de Hiroshima (Debolsillo, 2014), que completaron la exitosa trilogía de novela negra protagonizada por el inspector Héctor Salgado.

 

Reseña

Los ángeles de hielo es la última novela de Toni Hill. La obra se percibe como un collage inquietante de retazos tomados a la intriga psicológica, a la novela histórica y, tal vez, a la metaliteratura; Hill ha coqueteado con lo paranormal en este libro y ha barnizado pasajes, formas e imágenes truculentas con un exquisito tinte gótico. Todo ello para construir una enigmática y laberíntica historia sostenida, sin quebrarse, por una compleja estructura: nos hablan diferentes voces, desde distintas épocas, utilizando medios variados como las relaciones epistolares, los diarios íntimos etc…y nada chirría. Todo se sostiene. Nadie dirá que es difícil porque no lo parece.

Sin ser una novela que pudiera definirse como “estrictamente histórica”, se sitúa en una Europa de entre guerras, transcurriendo, en su mayor parte, entre un pueblecito de la costa catalana y una Barcelona cambiante, salpicada por las tensiones y desigualdades sociales propias de la época que el autor describe tal que así: “No se detuvo hasta hallarse de nuevo en las Ramblas, aquel paseo que cruzaba la pobreza con descaro, elegantemente inmune a la miseria de las calles adyacentes”.

Es la voz del doctor Sebastiá Freixas la que, principalmente, nos conduce por la historia no sin antes advertirnos: “Para ello, volveré a mi segundo plano: ocuparé en la narración el lugar de ese Dios que quizá no existe, y que si en verdad mora en algún lugar ha escogido mantenerse ajeno a la perversión que reina en el mundo que Él mismo creó. Porque les aseguro que en esta historia penetraremos en los más oscuros recovecos del alma humana, en las atrocidades que pueden cometer los seres atormentados por la venganza y el odio.

Tanto los vivos, como los muertos”.

Pero Freixas nos miente. No se va a mantener firme en ese segundo plano, sino que lo ocupa o lo abandona, según le complace y necesita, para dejarnos sin aliento, unas veces, o concedernos, en otras, un pelín de aire. El justo para seguir leyendo.

 

Claro, Freixas nos relata que se han cometido unos crímenes, por tanto, hay culpables que descubrir, pistas que seguir, misterios que resolver. El peso, en este sentido, recae sobre Frederic Mayol, un joven médico interesado en el estudio de la mente humana y sus procesos, que abraza las nuevas corrientes en el campo de la psicología y que se cartea con la hija del mismísimo Freud. Frederic, que ha luchado con el ejército Autro-húngaro en la I Guerra Mundial, regresa lisiado del frente, perseguido por sus propios demonios, abominando de la contienda y de la opinión que parte de la sociedad tenía sobre ella “Aunque la guerra estaba en boca de todos, la muerte era algo que no se mencionaba, como si ambos conceptos no guardaran relación alguna o, aún peor, como si admitir esa posibilidad fuera un pecado de traición al Imperio.” Mayol empezará a trabajar en un sanatorio mental ubicado en un edificio que, en el decurso de los años, ha desempeñado diversas e inquietantes funciones. Casi paralelamente, conoce y se enamora perdidamente de una joven de buena cuna cuyo pasado se relaciona con el mencionado edificio y con los trágicos incidentes.

El desenlace, me voy a ahorrar esfuerzos, es de tomar pan y moja. Vosotros veréis. Aun así lo que personalmente me ha dejado más noqueada e imposibilitada para hacer otra cosa que leer, es la capacidad del autor para describir personajes desde dentro, desde la oscuridad de cada uno, iluminándolos para que los veamos, al final, con claridad; También de saber repujar con tino unas costumbres, ambientes y estratos sociales en los que conviven al mismo tiempo personajes tan variados como: enfermos, atormentados, viciosos, sedientos de justicia o sufragistas valientes; Y dejo para el final lo que me quedo para mí una vez cerrado el libro, lo que voy a atesorar y que me gustaría que compartierais: Hill dispone de una sensibilidad capaz de utilizar objetos, edificios, personajes, elementos naturales devastadores y sobre todo obras literarias como recurso para traspasar transversalmente toda la narración, repitiéndolos, ubicándolos estratégicamente, a modo de cordel fetiche con el que deja perfectamente sujeta y encuadernada la historia.

Entre las obras literarias a las que me refiero destacan, como ya se ha repetido innumerables veces en entrevistas y reseñas, “Jane Eyre” de Charlotte Brontë, novela de la que Toni Hill ha sido traductor y el relato “El Hombre de la arena” de E.T.A. Hoffmann del que me permito poner aquí el enlace con Ciudad Seva. http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ale/hoffmann/el_hombre._de_arena.htm.

Leerlo no es trabajo. Releerlo es un gusto.  Y si lo descubres ahora: no hay de qué.

Una de las cosas que se ha comentado sobre Los Ángeles de Hielo es que tal vez sus primeras páginas sean más pausadas que el resto. En mi caso, fue justamente leyendo esta parte cuando tuve que buscar mi lápiz, como el fumador busca el tabaco. Es la que he dejado más subrayada y repleta de Post-its. Cuando ya de entrada osan advertirnos que “Le había visto la cara a la muerte y había oído su espantoso aullido de bienvenida”, tened cerca un lápiz, que esto solo es el principio.

Montse Galera.

Comprar: Los ángeles de hielo

Comprar: Els àngels de gel