Un nido de víboras, Andrea Camilleri

compartir

Un nido de víboras – Andrea Camilleri por Germán González

El último caso del comisario Salvo Montalbano, el que hace número 26 de la serie si se incluyen los libros de relatos cortos, es un caramelo envenenado. Nadie como Andrea Camilleri con su pluma sencilla y refrescante para tejer con paciencia una telaraña que atrape al lector en unas páginas con complicidades, diálogos ingeniosos, misterio, humor y ese carácter tan hospitalario que garantiza cualquier novela del genio siciliano. Pero cuando menos te lo espera el autor, en este caso como una araña, clava su aguijón y te muestra una historia dura, áspera y atroz, que sorprende, repele y admiras.

Sin duda ‘Un nido de víboras‘, escrita hace más de ocho años pero que llega ahora a España, nos muestra a un Montalbano que pese a dar ejemplos claros de su decadencia como detective aún puede permitirse dar lecciones a cualquier investigador de papel que asome por las estanterías. El comisario está acompañado de todo su habitual repertorio de peleas con Livia, comidas en el restaurante de Enzo, mujeres arrebatadoras, la perversión del lenguaje de Catarella y la eterna eficiencia de sus colaboradores Mimí y Fazio. Pero la resolución del caso de asesinato de un contable que no es lo que parece enseña al lector que Camilleri no es siempre un autor amable sino que sabe ofrecer la peor cara del delito y dejarle con una duda filosófica sobre si existen razones para entender el mal.

Montalbano investiga un crimen cometido en una casa de veraneo de un jubilado. A medida que se conocen más detalles sobre su vida y la de su familia se nos muestra, como capas de cebolla, que hay mucho oculto. En este caso para resolver el asesinato antes deberá entender las pasiones ocultas que hay en cada persona. Esta vez Sicilia no será un personaje más en el devenir de la trama pero sigue de fondo, como el paisaje ideal para que el autor vuelva a dar una lección universal de los motivos que mueven a la mujer o al hombre para desprenderse de su humanidad y convertirse en mensajeros de la muerte.

Camilleri nació en Porto Empedocle, en Sicilia, una ciudad que adoptó el nombre de Vigata por la popularidad de sus novelas. En 1994 crea el personaje de Montalbano que le ha granjeado fama internacional, no sólo en las listas italianas. Sin duda es el padre de la novela negra contemporánea en su país y está reconocido como uno de los más importantes e influyentes en Europa. Ha ganado numerosos galardones como el Premio Pepe Carvalho en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *